Mujer de negro caliente

Ros1ock Tops para mujer con capucha mantener caliente con capucha de color sólido de lana informal suéter suelto, Negro, XXL: Amazon.com.mx: Ropa, Zapatos y Accesorios Chica caliente con el pelo rubio con traje de baño negro y gafas de sol de pie sobre hojas de palma de fondo posando con rodaja de sandía y labios rojos, lamiendo Mujer caliente cubriendo sus bragas Camiseta de la marca Michael Kors de mujer de color Negro. . Pertenece a la temporada FW20. ENVÍOS EN 24 HORAS. Envíos y devoluciones gratis. Nuestras tiendas; Caliente. Últimas tendencias en ropa, accesorios y zapatos de primeras marcas de moda /// Love Moschino, Michael Kors, Guess, Emporio Armani, Napapijri y muchas más. ... women sexy lingerie Store has All Kinds of Negro Sexy Lencería caliente transparente de las mujeres Sexy de Nylon de talla grande medias de red Lencería erótica ropa de dormir Mini vestido,Ropa exótica para mujeres, muñecas para bebés, vestido exótico, lencería Sexy, disfraces Porno, vestido de dormir hueco,Sexy lencería Sexy Bodysuits mujeres cuerpo Mini vestido Babydolls ropa ... O con un suéter tejido o de lana y leggins podrás verte súper, para ir a la oficina o ir a una clase a la universidad. Puedes usar accesorios como bufandas largas o ponchos para que no necesitas muchas prendas para poder estar caliente y cómoda. Para un día no tan frío puedes optar por una camisa de manga larga, unos pantalones y jeans. 2020 Nueva decoración de Halloween de la mujer venta de disfraces de Halloween espeluznante 3d Negro Araña partido pendiente de bricolaje decoración caliente Buscar Similar US $0.76 - 2.36 / Pieza

Tracklist Latin Music Weekend 10 10 2020

2020.10.10 17:30 germanhernandezdj Tracklist Latin Music Weekend 10 10 2020

Download: https://djtools.vip

America Remix 06 10 2020

083 - Por Primera Vez - Camilo Ft Evaluna Montaner - Acapella - Dj Junior Poicon
090 - Los Prisioneros - Tren al Sur - Intro Salsa - Dj Junior Poicon
1 2 3 - punta - Jorge Remix - Transition - acapella - Outro - 96 - 150 Bpm
91 FEID MANUEL TURIZO BORRAXXA (FABIAN PARRADO X fOX DJ EXTENDED)
Alvaro Montes Por Mi Error Clean Transition RamZy Bachata To Norteno 125 Bpm
DJ Bryan Flow - Batidora Mix - Rg Studio - bpm 96
El Alfa x Darell x Noriel - 4K - Dj Junior Poicon - Acapella - BPM 120
Elegi - Rauw Alejandro Ft Varios Arts - DJ DIXX - Reggaeton - Intro & Outro - 86Bpm
Fito Olivares Juana La Cubana Clean RamZy Cumbia Remix 95 Bpm
Kulikitaka - Toño Rosario - Rg Studio - bpm 160
La Popi - Kiko El Crayzy - DJ DIXX - Dembow Intro & Outro - 115Bpm
Los Sabrosos Del Merengue - Soltero & Sabroso - Rg Studio - bpm 125 - 155
Madrid Maluma & Myke Towers - Dj Melvin JN - Reggaeton Intro Outro - 85Bpm
One Day - Dj Ariel Vargas - Club Edit - Bpm 96
Oro Solido - El Baile Del Beeper - Rg Studio - bpm 170
Ozuna Ft Chencho y J Balvin - Una Locura - Andrew Pro Edition - Intro - Outro Remix - 84Bpm
Pa Que La Pases Bien - Arcangel (Intro Extnd Dj Masa)
Se Te Nota - Fabian Parrado - Intro Outro - Bpm 103
Selena x Kumbia Kings Baila Esta Cumbia 2k20 Clean RamZy Cumbia Remix 100 Bpm
Sopa De Caracol - Banda Blanca - Rg Studio - bpm 125
Super Grupo G La Inconforme Clean RamZy Cumbia Remix 95 Bpm
Temblor Causa Ft Farruko Y El Alfa - DJ DIXX - Dembow Intro & Outro - 123Bpm
Transition Tool Clean RamZy Reggaeton To Cumbia Wepa 100 Bpm
Un Monton De Estrellas - Polo M - Intro Outro - Dj Ronal Sanabria - 96 Bpm
Vida Loca - Black Eyed Peas Nicky Jam & Tyga - Dj Melvin JN - Dancehall Intro Break & Outro - 128Bpm.mp3

America Remix 10 10 2020

083 - Por Primera Vez - Camilo Ft Evaluna Montaner - Acapella - Dj Junior Poicon
Alvaro Montes Por Mi Error Clean Transition RamZy Bachata To Norteno 125 Bpm
Amarillo Negro Verde Morado - J Balvin - MauroDj - Mix Colores Medleys - BPM 98
Ana Mile - Grupo Niche - Intro Outro - Dj Ronal Sanabria - 90 Bpm
Aqui La Vamo A Montar - N Fasis - DJ DIXX - Guaracha House - 130Bpm
Buen Corazon - Cano Estremera - Intro Outro - Dj Ronal Sanabria - 88 Bpm
Danza Kuduro - Don Omar Ft Lucenzo - Transicion Reggaeton A Guaracha Edit - 100-130 BPM
Dejale Caer Todo El Peso - Yomo Ft Hector El Father - Starter acapella - Dj David Pro - 96 Bpm
Dile - Don Omar - MauroDj - Extended In Acapella - BPM 96
El Seductor - Bazil - Extended Beat - Dj Ronal Sanabria - 96 Bpm
Elegi - Rauw Alejandro Ft Varios Arts - DJ DIXX - Reggaeton - Intro & Outro - 86Bpm
Fito Olivares Juana La Cubana Clean RamZy Cumbia Remix 95 Bpm
Justo Ahora - Bobby Valentin - Intro Outro - Dj Ronal Sanabria - 100 Bpm
La Bala - Los Hermanos Flores - Jorge Remix - intro - Break - Outro - 106 - Bpm
La Chona - Los Tucanes De Tijuana - Jorge Remix - Ttransition regueton a banda 94 -180 Bpm
La Gasolina - Varios Artist Inedit - Intro Outro - Dj Ronal Sanabria - 96 Bpm
LLueve Otra Vez - Bazil - Extended Beat - Dj Ronal Sanabria - 103 Bpm
Mi Segundo Intento - Bazil - Extended Show - Dj Ronal Sanabria - 80 Bpm
Musica Ligera - Lamento Boliviano - La Guitarra - Dj Cristian Cox - Mix Rock - Bpm 124
OMEGA - Pegao Me Miro Y La Mire - Transcision de Reggaeton a Mambo - DJ Junior Poicon - 98 - 120 BPM
Pegao Omega Dj Masa Intro Edit
Pide Y Toma - Cano Estremera - Intro Outro - Dj Ronal Sanabria - 99 Bpm
Por Mas Que Quiera - Gran Combo - Intro Outro - Dj Ronal Sanabria - 89 Bpm
Que Pena - Hnos Lebron - Intro Outro - Dj Ronal Sanabria - 92 Bpm
Rakataka - Yomille Omar - Original Extended - Dj Ronal Sanabria - 99 Bpm
Run To Me - GuarachaHot - Aleteo - Rg Studio - bpm 130
Satisfaction - Benny Benassi - Trnsicion Reggaeton a Guaracha - MauroDj 100-130 BPM
Se Te Nota - Fabian Parrado - Intro Outro - Bpm 103
Super Grupo G La Inconforme Clean RamZy Cumbia Remix 95 Bpm
Trampolin - Gran Combo - Intro Outro - Dj Ronal Sanabria - 94 Bpm
Ven Bailalo Vs Baila Conmigo - Angel & Krish Ft Dayvi - DJ DIXX - Guaracha House - 128Bpm
Viernes Social - Cano Estremera - Intro Outro - Dj Ronal Sanabria - 97 Bpm
Yo Perreo Sola Safaera Perreo Intenso - MauroDj - Mix Perreo Medleys - BPM 98

DaleMasBajo.com 06 10 2020

Amantes y Amigos - Arcángel ft Sech - JRemix DJ - Reggaeton - Intro - Outro - 86bpm - DMB
Bellas - Anthony Santos FT Romeo Santos - DJ Jhonny Styles - Bachata - Intro Break - 130bpm - DMB
Consigo Mas Que Tu - Geovanny Polanco FT El Krisspy - DJ Jhonny Styles - Merengue - Intro Break - 166bpm - DMB
El Cabañal - Aguilar y su Orquesta - DJ Jhonny Styles - Cumbia - Into Break - 150bpm - DMB
Eque Tumbao - Gilberto Santa Rosa, Herman Olivera - JRemix DJ - Salsa - Intro - Full Steady - 95bpm - DMB
Heroe - Carlos Arroyo, Rauw Alejandro - JRemix DJ - Dancehall - Intro - Outro - 89bpm - DMB
La Curiosidad vs Rompe - Jay Wheeler Ft. Myke Towers - DJ Leonardo Cardona - Acapella Starter - Starter Acapella - 90bpm - DMB
Los Pobres Tambien LLoran - Teodoro Reyes - JRemix DJ - Bachata - Intro Outro - Full Steady - 135bpm - DMB
Mujeres que Matan - Joe Veras - JRemix DJ - Bachata - Intro Outro - Full Steady - 140bpm - DMB
Nada - Cali Y El Dandee, Danna Paola - JRemix DJ - Reggaeton - Intro - Outro - 87bpm - DMB
Pa los Gustos los Colores (Remix) - Javiielo, Brytiago, Khea, Omy de Oro - JRemix DJ - Reggaeton - Intro - 86bpm - DMB
Sera - Llane & Manuel Turismo - JRemix DJ - Reggaeton - Intro - Outro - 83bpm - DMB
Tu Me Vuelves Loco - Frankie Ruiz - JRemix DJ - Salsa - Intro - Hot Break - 94bpm - DMB
Yamile - Rochy ft Onghito Wa - JRemix DJ - Dembow - Intro - Outro - 120bpm - DMB

DaleMasBajo.com 08 10 2020

Abusadora - Oro Solido - Dj Jackson R - Merengue - Intro Outro Hot - 170bpm - DMB (1)
Ave De Paso - Rubby Perez - Dj Pito Flo - Merengue - Intro - 125bpm - DMB
Bella - Wolfine - DJ Jhonny Styles - Reggaeton - Intro Break - 95bpm - DMB
Booty Rompe - Natti Natasha - Dj Jackson R - Cumbia - Outro Break - 95bpm - DMB (1)
Caramelo Remix - Ozuna Ft Karol G y Myke Towers - Dj Jackson R - Moombah - Intro Edit Outro - 99bpm - DMB (1)
Como Voy a Olvidarte - Rodolfo y su Tipica - JRemix DJ - Cumbia - Intro Break - Outro - 102bpm - DMB
Diablo En Mujer - Yandel Ft Myke Towers Natti Natasha y Darell - Dj Jackson R - Reggaeton - Intro Outro Break - 97bpm - DMB (1)
El Cafetal - Farid Ortiz - DJ Leonardo Cardona - Vallenato - Intro - 140bpm - DMB
El Nazareno - Ismael Rivera - Dj Pito Flo - Salsa - Intro - 87bpm - DMB
El santo cachon - Los Embajadores Del Vallenato - DJ Leonardo Cardona - Vallenato - Intro - 132bpm - DMB
El Vendaval - Farid Ortiz - DJ Leonardo Cardona - Vallenato - Intro - 160bpm - DMB
Elegí - Rauw Alejandro Ft Dalex, Lenny Tavarez & Natti Natasha - Dj Jackson R - Transition _ Segway - Intro Outro Break - 102bpm - DMB (1)
Este Amor - Tito Rojas - Dj Pito Flo - Salsa - Intro - 93bpm - DMB
Frente A Una Copa De Vino - Ray Polanco - Dj Pito Flo - Merengue - Intro - 130bpm - DMB
Hablame De Ti - El chaval - DJ Jhonny Styles - Bachata - Intro Break - 135bpm - DMB
Haremos El Amor - Tony Vega - DJ Jhonny Styles - Salsa - Intro Break - 90bpm - DMB
Hawai - Maluma - Dj Pito Flo - Reggaeton - Intro Break (Quick Hit) - 90bpm - DMB
Hawai - Maluma - Dj Pito Flo - Reggaeton - Intro Break V2 - 90bpm - DMB
Hawai - Maluma - Dj Pito Flo - Reggaeton - Starter Break - 90bpm - DMB
Hawai - Maluma - Dj Pito Flo - Reggaeton - Starter Intro Break V2 - 90bpm - DMB
Hay Una Mujer - Hansel Camacho - Dj Pito Flo - Salsa - Intro - 92bpm - DMB
Hombre no Muere de Pena - Teodoro Reyes - JRemix DJ - Bachata - Intro Outro - Full Steady - 173bpm - DMB
Homenaje A Yoscar Sarante - Class A FT Daniel Moncion - DJ Jhonny Styles - Bachata - Intro Break - 133bpm - DMB
Horas Lindas - Los Adolescentes - DJ Jhonny Styles - Salsa - Intro Break - 100bpm - DMB
Imposible Amor - Frankie Ruiz - DJ Jhonny Styles - Salsa - Intro Break - 96bpm - DMB
La Rebelion - Joe Arroyo - DJ Leonardo Cardona - Salsa - Intro - 100bpm - DMB
Macho Perez - Hector Tricoche - Dj Pito Flo - Salsa - Intro - 96bpm - DMB
Me Olvide De Vivir - Toño Rosario - Dj Jackson R - Merengue - Intro Outro - 132bpm - DMB
Mi Niña - Wisin Ft Myke Towers - Dj Jackson R - Reggaeton - Intro Outro - 100bpm - DMB
Mujer Prohibida - Hector Tricoche - Dj Pito Flo - Salsa - Intro - 95bpm - DMB
Ni Tu Ni Ella - Ray De La Paz - Dj Pito Flo - Salsa - Intro - 92bpm - DMB
No Me Quieres Querer (Live) - Anthony Santos - JRemix DJ - Bachata - Intro Outro - Full Steady - 135bpm - DMB
Que le pasa a lupita - mambo - DJ Leonardo Cardona - Salsa - Intro - 109bpm - DMB
Se Acabaron Ya - Silvestre Dangond y Juancho de la Espriella - DJ Leonardo Cardona - Vallenato - Intro - 120bpm - DMB
Se Dice - Darlyn - Dj Pito Flo - Merengue - Intro - 129bpm - DMB
Se le moja la canoa - Los Embajadores Del Vallenato - DJ Leonardo Cardona - Vallenato - Intro - 120bpm - DMB
Se Me Rompe El Alma - Victor Manuelle - Dj Pito Flo - Salsa - Intro - 82bpm - DMB
Sera - Tono Rosario - Dj Pito Flo - Merengue - Intro - 130bpm - DMB
Solitario - Conjunto Clasico - Dj Pito Flo - Salsa - Intro V2 - 90bpm - DMB
Terciopelo Y Piedra - Orquesta Noche Caliente - Dj Pito Flo - Salsa - Intro V2 - 97bpm - DMB
Tu Con El - Frankie Ruiz - Dj Jackson R - Salsa - Intro Outro - 96bpm - DMB

Dembow Party Break DJ Tools 2020 - DJ Starz

Adictiva - Daddy Yankee X Anuel AA - DJ Starz - Dembow Party Break DJ Tool HQ 2020 - 107BPM
Castigo - Hector El Father - DJ Starz - Dembow Party Break DJ Tool HQ 2020 - 107BPM
Chapi Chapi - Farruko X Messiah - DJ Starz - Dembow Party Break DJ Tool HQ 2020 - 107BPM
Chezidon - Don Chezina - DJ Starz - Dembow Party Break DJ Tool HQ 2020 - 107BPM
El Bumper - Wisin & Yandel - DJ Starz - Dembow Party Break DJ Tool HQ 2020 - 107BPM

Especial Pack Remixes Dj Nev Vol.15

Arcangel Sech - Amantes y Amigos (Dj Nev Remix)
El Futuro Fuera De Orbita, John C, Mesita, Blunted Vato - Duro (Dj Nev Remix)
Luis Fonsi, Farruko - Perfecta (Dj Nev Remix)
Omega El Fuerte - Pegao Me Miro Y La Mire (Dj Nev Remix)
Vakero - Se-Pegó (Dj Nev Remix)
Wisin, Myke Towers, Los Legendarios - Mi Niña (Dj Nev Remix)

Esto No Acaba - DJ Jevi Jay

Esto No Acaba - Ozuna x Nicky Jam - DJ Jevi Jay - Danchehall Starter Break & Outro - 105BPM
Esto No Acaba - Ozuna x Nicky Jam - DJ Jevi Jay - Reggaeton Acapella Starter & Outro - 105BPM
Esto No Acaba - Ozuna x Nicky Jam - DJ Jevi Jay - Reggaeton Intro Break & Outro - 105BPM
Si No Te Quiere Vs Esto No Acaba - Ozuna x Nicky Jam - DJ Jevi Jay - Reggaeton Intro + Segway & Outro - 95-105BPM

Europa Remix 05 10 2020

Dasoul - El No Te Da - OlixDJ - Afro Moombhaton Remix - 104Bpm
Dj Tauro - Mercedes Intro Dj Tauro 2020 Meter
Dj Tauro - Mujercita Buena Intro Dj Tauro 2020 Meter
Dj Tauro - Un Copa Mas - Intro Percapella Dj Tauro 2020 Meter
Frecuencia Latina - Corazoncito - Intro Reloop Dj Tauro Meter
Guaynaa x Lele Pons - Rompe Rodillas x Se Te Nota - OlixDJ - Intro Reggaeton Mashup - 103Bpm
Plan B, Tito El Bambino - La Nena de Papa (Dj Luiggi 96 Bpm)




LatinRemixes.com 08 10 2020

Armonia 10 - Cantinera (Dj Matt Intro Hype - Outro) 103 Bpm
Armonia 10 - Cantinera (Dj Matt Intro Hype 2 - Outro) 103 Bpm
Camilo - Vida De Rico Camilo (Dj Matt Reggaeton To Cumbia Pop Intro Outro) - Transicion
Daddy Yankee - Adictiva (DJ OMY Intro Acapella) - Reggaeton
Daddy Yankee Lele Pons Ft Guaynaa - Shaky Shaky Vs Se Te Nota (Dj Matt Segway Break Acapella Hype Outro) - Segway
Daddy Yankee x Frankie Ruiz - Adictiva x La Cura (DJ OMY Transition Reggaeton To Salsa) - Transicion
Galantis x Ship Wrek x Pink Sweat$ - Only A Fool (DJ Pakinho Bachata Remix) - Bachata
Josimar y Su Jambu - Tu Te Lo Pierdes (Dj Matt Aca Starter And Break Percapella Outro) - Salsa
Jowel Y Randy - Patrona (DJ OMY Segway Intro Gargola) - Reggaeton
Justin Quiles - Jeans (DJ OMY Hype Intro Acapella) - Reggaeton
La Ross Maria - Mi Regalo Mas Bonito (Dj Matt Intro Direct Outro) - Hip Hop
La Sociedad Del Barranco - Quiereme (DJ OMY Voz Intro) - Salsa
Lele Pons Ft Guaynaa - Se Te Nota (Dj Matt Acapella Starter - Outro) 103 Bpm
Lele Pons Ft Guaynaa - Se Te Nota (Dj Matt Break Acapella - Outro) 103 Bpm
Mike Towers - La Curiosidad (DJ OMY Hype Intro Acapella) - Reggaeton
Sech x Daddy x J Balvin x Rosalía x Farruko - Relacion Remix (DJ OMY Open Show Acapella) - Reggaeton
Sfera Ebbasta ft. Quavo, Elettra Lamborghini, Duki & Khea Cupido (DJ Tronky Bachata Remix) Bachata
Wisin Ft Ozuna x Daddy Yankee - Escapate Conmigo x Machucando (DJ OMY Segway Transition) - Segway
Yandel x Farruko x Arcangel - Ella Entendio Dj Chris Intro Acapella & Outro Break - Reggaeton

LatinRemixes.com 10 10 2020

Adolescentes - Llamame (Onne Edit Intro Outro Break) 110BPM
Adolescentes - Llamame (Onne Edit Simple Intro Outro) 110BPM
Arcangel Sech Dalex - Soy Una Gargola Vs Feel Me (DJ William Valdivia Mashup Especial) 95 BPM
Arcangel Zion EddieDee - Soy Una Gargola Vs Amor De Pobre (DJ William Valdivia Mashup Especial) 94 BPM
Aventura - Amor De Madre (Dj Enigma Intro Outro Break QH)131BPM
Aventura - Amor De Madre (Dj Enigma Intro Outro Break)131BPM
Aventura - Im Sorry (Dj Enigma Intro Outro Break QH)130BPM
Aventura - Im Sorry (Dj Enigma Intro Outro Break)130BPM
Aventura - Im Sorry (Dj Enigma Simple Intro Outro QH)130BPM
Aventura - Im Sorry (Dj Enigma Simple Intro Outro)130BPM
Daddy Yankee - Dale Caliente (DJ William Valdivia Intro Especial) 96 BPM
Daddy-Yankee-Dale-Caliente-DJ-William-Valdivia-Intro-Especial-96-BPM-15693 (1)
Farruko Dalex Arcangel Beele - Chuleria En Pote Vs Linda (DJ William Valdivia Mashup Especial) 92 BPM
Greeicy Mike Bahia Arcangel Sech - Amantes Vs Amantes Y Amigos (DJ William Valdivia Mashup Especial) 94 BPM
Impacto Latino - Sopa De Caracol (DjBuba Intro Break)
Impacto Latino - Sopa De Caracol (DjBuba Intro Outro)
Jay Wheeler Darell Farruko - La Curiosidad Vs Caliente (DJ William Valdivia Mashup Especial) 90 100 BPM
Jerry Rivera - Cara De Nino (Onne Edit Intro Outro Break) 94BPM
La India - Nunca Voy A Olvidarte (DJ Blaxter In Out Steady Tempo) 87BPM
La Makina - Celosa (DJ Blaxter Intro Break) 125BPM
Lary Over Lirico En la Casa - Subete (DJ William Valdivia Guaracha Aleteo Remix ) 128 BPM
Lary Over Lirico En la Casa - Subete (DJ William Valdivia Dembow to Guaracha Transition) 116 128 BPM
Maluma - HAWAI (Bachata Remix DJ John Moon)
Maluma Ft Nicky Jam - No Puedo Olvidarte (Dj Enigma Intro Outro Break QH)93BPM
Maluma Ft Nicky Jam - No Puedo Olvidarte (Dj Enigma Intro Outro Break)93BPM
Victor Manuelle - Tengo Ganas (Onne Edit Simple Intro Outro) 96BPM



Pack Semana 1 Octubre - Dj William Valdivia

Arcangel Sech - Amantes Amigos DJ William Valdivia 94 BPM
Arcangel Sech - Amantes Amigos DJ William Valdivia Breck Directo 94 BPM
Daddy Yankee - Dale Caliente DJ William Valdivia 96 BPM
Danna Paola - Contigo DJ William Valdivia 90 BPM
Danna Paola - Contigo DJ William Valdivia Directo Breck 90 BPM
Divino - Pobre Corazon DJ William Valdivia Breck Directo 90 BPM
El Oscar - Baby Karen DJ William Valdivia Breck Directo 90 BPM
Farruko Jadiel - ChulerIa en Pote DJ William Valdivia In Acapella 92 BPM
Inna - Sabor Electro DJ William Valdivia 120BPM
Inna - Sabor Electro DJ William Valdivia Directo 122 BPM
JAVIIE2
Javiielo Brytiago KHEA Omy De Oro - Pa Los Gustos Los Colores DJ William Valdivia 88 BPM
Javiielo Brytiago KHEA Omy De Oro - Pa Los Gustos Los Colores DJ William Valdivia Directo 88 BPM
Jay Wheeler Myke Towers - La Curiosidad DJ William Valdivia In Acapella 2 94 BPM
Jay Wheeler Myke Towers - La Curiosidad DJ William Valdivia In Acapella 3 94 BPM
Jay Wheeler Myke Towers - La Curiosidad DJ William Valdivia In Acapella 94 BPM
Jowell Randy - Hey Mister DJ William Valdivia 96 BPM
Magnate y Valentino - Vuelve A Mi DJ William Valdivia Directo Breck 90 BPM
Maluma - Curiosidad DJ William Valdivia 94 BPM
Maluma - Curiosidad DJ William Valdivia Breck Directo 94 BPM
Monthy - Solo Vivo Para Amarte DJ William Valdivia Directo Breck 90 BPM
Robin Schulz David Guetta - Shed a light DJ William Valdivia 128 BPM
Skrillex Diplo - Mind feat Kai DJ William Valdivia Transition 128 87



Pro Latin Remix 08 10 2020

Amor Virtual - Joe Veras - DJ Many Mix - Bachata - Intro Break Outro BassKick - 130 BPM
Amor Virtual - Joe Veras - DJ Many Mix - Bachata - Intro Break Outro BassKick QH - 130 BPM
Amor Virtual - Joe Veras - DJ Many Mix - Bachata - Intro Outro BassKick - 130 BPM
Amor Virtual - Joe Veras - DJ Many Mix - Bachata - Intro Outro BassKick QH - 130 BPM
Asi Es El Amor - Caballote - DJ Many Mix - Salsa - Intro Outro - 108 BPM
Banana - Crazy Design X Patrizia Yanguela - DJ Starz - Dembow Intro Outro - 110BPM
Chapa - Chiki El De La Vaina Ft El Cherry Scom - DJ Many Mix - Dembow - Acap Start Outro - 118 BPM
Chapa - Chiki El De La Vaina Ft El Cherry Scom - DJ Many Mix - Dembow - Intro Acap Start Outro - 118 BPM
Chapa - Chiki El De La Vaina Ft El Cherry Scom - DJ Many Mix - Dembow - Intro Break Outro - 118 BPM
Chapa - Chiki El De La Vaina Ft El Cherry Scom - DJ Many Mix - Dembow - Intro Outro - 118 BPM
Chavo Kiko Y Chilindrina - El Jincho Ft D Jam Saw - DJ Many Mix - Dembow - Acap Starter Outro - 110 BPM
Chavo Kiko Y Chilindrina - El Jincho Ft D Jam Saw - DJ Many Mix - Dembow - Intro Acap Start Outro - 110 BPM
Chavo Kiko Y Chilindrina - El Jincho Ft D Jam Saw - DJ Many Mix - Dembow - Intro Outro - 110 BPM
Dejame Entrar En Ti - Frank Reyes - DJ Leo Mixx - Bachata Classica - Aca Starter - 125 BPM
Dejame Entrar En Ti - Frank Reyes - DJ Leo Mixx - Bachata Classica - Percapella Break - 125 BPM
Dulce Mujer De Mi Vida - Kiko Rodriguez - Alonso Remix - Bachata Intro & Outro - 135 BPM
Dulce Mujer De Mi Vida - Kiko Rodriguez - Alonso Remix - Bachata Intro Acapella Break - 135 BPM
Ella Se Hizo Deseo - Tito Rojas - DJ Many Mix - Salsa - Intro Outro - 86 BPM
Falacia Remix - Liro Shaq Ft Various Artist - DJ Many Mix - Dembow - Intro Outro - 110 BPM V1
Falacia Remix - Liro Shaq Ft Various Artist - DJ Many Mix - Dembow - Intro Outro - 110 BPM V2
Hoy la Vi Pasar (Live) - Kiko Rodriguez - DJ Alex LMM - Bachata Intro Outro Steady - 140BPM
Laberinto - Cauty - DJ Many Mix - Dancehall - Intro Outro - 86 BPM
Mi Civic - Rochy RD Ft El Chima - DJ Many Mix - Dembow - Acap Starter Outro - 120 BPM
Mi Civic - Rochy RD Ft El Chima - DJ Many Mix - Dembow - Intro Acap Starter Outro - 120 BPM
Mi Civic - Rochy RD Ft El Chima - DJ Many Mix - Dembow - Intro Outro - 120 BPM
Perdoname - Yoskar Sarante - Alonso Remix - Bachata Acapella Starter - 133 BPM
Perdoname - Yoskar Sarante - Alonso Remix - Bachata Intro & Outro - 133 BPM
Perdoname - Yoskar Sarante - Alonso Remix - Bachata Intro Acapella Break - 133 BPM
Se Me Salen Las Lagrimas - Raulin Rodriguez - DJ Many Mix - Bachata - Acap Starter Outro BassKick - 130 BPM
Si Se Da - Mike Towers Ft Farruko - DJ Rio - QH Dancehall Remix - 97BPM
Sigo Vivo - Frank Reyes - DJ Many Mix - Bachata - Intro Outro BassKick QH Steady - 125 BPM
Sigo Vivo - Frank Reyes - DJ Many Mix - Bachata - Intro Outro BassKick Steady - 125 BPM
Soy Igual Que Tu - Alexis Y Fido - DJ Rio - QH Dancehall Remix - 97BPM
Te Mentiria - Orquesta Rezakan - DJ Many Mix - Salsa - Intro Outro - 100 BPM
Top Gone - Lil Mosey Ft Lunay - DJ Many Mix - Latin Trap - Intro Clean Outro - 105 BPM
Top Gone - Lil Mosey Ft Lunay - DJ Many Mix - Latin Trap - Intro Dirty Outro - 105 BPM
Waoo Que Chapon Rmx - Young Gatillo X Everybody - DJ Starz - Dembow Intro Break Outro - 117BPM
Waoo Que Chapon Rmx - Young Gatillo X Everybody - DJ Starz - Dembow Intro Outro - 117BPM


Various Artists - The New of the Week Vol 11 (DJ DECKS 5 Radio Edits)

Arcangel ft Sech - Amantes y Amigos (DJ DECKS Radio Intro) 86BPM
Guaynaa x Lyanno - Chama (DJ DECKS Radio Intro) 90BPM
Jennifer Lopez x Maluma - Pa Ti (DJ DECKS Radio Intro) 70BPM
Maluma x Yandel - Perdon (DJ DECKS Radio Intro) 87BPM
Wisin x Myke Towers - Mi Niña (DJ DECKS Radio Intro) 100BPM
submitted by germanhernandezdj to u/germanhernandezdj [link] [comments]


2020.05.24 10:23 Iansecondweb Qtal part2

Ok hola denuevo ayer fui a la casa de kenneth toque la puerta pero nadie contesto , su casa se ve abandonada tiene las ventanas rotas huele a vagabundo y esta toda sucia. Habia un hueco en su puerta asi que pude hacer palanca para abrirla me doy curnta qur la puerta da directo a la sala, tenia unls muebles grises cubiertos por telas de arañs pense de verdad ke miedo me voy de aki pero mi unico huevo me dijo que sea macho asi ke me quede . Avanze un poco mas y empeze a oler un asqueroso olor que no se como describir , me tropeze con algo estaba todo tan oscuro que no podia ver nada , de la nada se cerro la puerta por la que entte me par3 fui corriendo pero estaba en otro lado no era la puerta pude notar un lava platos asi que me di cuenge que era la cocina de su casa, me tranquilize al saber que sans no s eencontraba en casa y que estuviese enfrente de la avenjda Larco . Camine por donde me fui corri3ndo pero no podia encontrar la puerta , me empeze a asustar ya que desde afuera podia ver ventanas rotas pero desde adentro no veia ninguna luz entrar por ningun lado todo era negro deberdad tengo miedo . Toque unas escaleras con mi mano asique empezr a subirlas cuidadosamente llegue a una abitacion llena de cuadros , tenian una pintura guinda que podia notar a travez dr la oscuridad levant emi pie porque senti algo pegajoso y era un liquidi viscoso no entendi q era pero pense que era sangre ya que se veia rojo lo toque y estaba caliente al encontre una puerta en la abitacion la abri y pude ver un cuarto alfondo con las luces prendidas asi que me di media vuelta y empece a correr pero las luces dñse apagaron dejandome nuevamente ciego a oscuras . Ya no enconrre ningun cuadro en esta abitacion estaba lleno de animales disecados asi como trofeos de caza me parecio rato ya que aqui en lima no hay leones ni bueyes ni cocodrilos pero pense que debian ser importados escuche un grito de una mujer no puedo esplicar pero grito sans como si la estuviese machacando con un hacha parecia que rstaba muriendo, obviamente me hice caca en los pantalones corri un poco pero me tropece y cai , pero no toque suelo solo seguis cayendo y cayendo . Ahira que lo pienso creo que estuve suspendido en el aire cayendo por 10 minutos en ese momento no entendia que estaba pasando mi unica explicacion es que esto era un sueño pero mi corazon latia tan fuerte y rapido que no tranquilizaba. Fueron largos minutos hasta que senti el suelo, fue como si nunca estuviese cayendo cai con la misma fuerza con la que habua empezado no con la de los 10 minutos en el aire. Me levante y vi el cuerpo cruzificado de Aitor sansour , no pude creer lo que mis ojos estaban viendo al parecer ya no estaba en la casa de sans estaba en un drenaje enorme no entendi nada me acerque al cuerpo de aitor y saque mi telefono que obviamente estaba sin bateria , porque aitor estaba crucificado? No podia entendwrlo m3 puse allorar suplicandole a dios para que esta pesadilla acabe pero no paso nada escuche alguien llamar mi nombre me gritaba ian pero no sabia de donde venia seguis con taquicardia podia sentir mi corazon salirse , estare loco de berdad no tengo ida que mrd esta pasando , fuu para atras me aleje de aitor muerto encontre unas escaleras las subi y me llevaron a lo que parecia swr la costa verde , todo estaba naranja y rojo el cielo parecia sacado de mi juego favorito destiny empece a camknsr ami casa no puedo esplicar el miedo que siento cusndo camino hacia mi casa cada perosna que pasa me da una taquicardia y me pesa respirar la ansiesdad y la paranoia dominan mis pensamientos , todo esta oscuro , la mirada de las personas , puedo sentir susbintenciones puedo ver cono laten siento que son malas personas que se pueden volver locos en cualquier momento y morderme la cara hasta sacarme los ojos total brutalidad tan solo ese pensamiento me desencadena una taquicardia solo quiero llegar a casa HOLA ME LLAMO IAN SANSOUR OLA IAN IAN IAN INA
submitted by Iansecondweb to IanUnihuevo [link] [comments]


2020.05.09 05:47 Packandreita LEEAN ESTO🔥🔥🔥

Les cuento que estaba relax en el mueble de mi casa el martes pasado, cuando a eso de las 8 de la noche me llega un mensaje por el buzon del OnlyFans... Era nuestra chiquilla preguntandome si estaba interesado o no en lo que habiamos conversado sobre los packs explicitos. Basicamente le comente que si estaba interesado en que hicieramos negocios pero a otro nivel, y que mas que ver sus fotos me gustaria invitarla a cenar para conocerla, en un restaurant-lounge muy famosillo entre las empresarias VIP de estas tierras, solamente como amigos (que si queria podia llevar compañia), pero que de todas maneras le iba a pagar lo que me costaba el pack, para que supiese que hablaba en serio. Note como ella se tardo un poco mas de habitual en responder luego que le dije eso, pero al cabo de unos minutos me dijo que le parecia super, y que podiamos vernos el jueves en la tarde-noche. Les confieso que no esperaba esa respuesta, sino el tipico "jajaja puede ser" que ya me habia soltado en ocasiones previas... Pero bueno, uno a veces en la vida esta mas lechuo que otras, asi que cuadramos bien la cita... Llegada la ocasion, me encontraba yo mas nervioso que la verga y sentia que todo habia transcurrido mas rapido de lo previsto, como quinceañero a punto de tener su primera cita a ciegas. Para mi mayor sorpresa, desde lejos reconozco de una el monumento de mujer entrando por el pasillo hacia la mesa que habia elegido meticulosamente en un rinconcito apartado del restaurant, pero venia sola! La saludo con un besito en la mejilla tratando de que no se me notara que me temblaban las piernas y procedo a ayudarla con la silla para que tomara asiento. Le pregunte que deseaba tomar, pero yo previamente ya me habia llevado mi botella de Buchanans 18 Años y, como parte de mi elaborado plan, la habia dejado perfectamente visible para que ella supiera, como no, que era un pantallero con billete, capaz de bajarse sabroso de la mula (obviamente no lo soy, asi que lo que hice fue llevarme la botella desde mi casa y pagar alla solamente el descorche). Pedimos su bebida, comenzamos a conversar y no perdi oportunidad para sutilmente hacerle llegar informacion sobre mis numerosas inversiones y lo estresado que me tiene la situacion del pais, ya que las ganancias este año no habian estado a la altura de los años anteriores. "Fijate tu lo vacio que esta el restaurant, cuando antes, este mismo dia y a estas horas, no cabia un alma mas, y la gente ya estaba haciendo fila afuera para poder entrar"... "No se consiguen los repuestos para la camioneta, todo hay que estarlo pidiendo en el extranjero y trayendoselo por empresas de envios"... "Antes viajaba todos los fines de semana a Los Roques, a Aruba, a Punta Cana, y en el aeropuerto uno se encontraba un poco de conocidos. Ahora lo que da es tristeza"... Fueron algunas de las perlitas que le fui soltando a lo largo de la conversacion. Tambien aprovechaba de preguntarle esporadicamente sobre sus cosas, pero obviamente no le estaba prestando demasiada atencion a sus respuestas, ya que estaba concentrado en no dejar la vista fija por mas de 5 segundos en las inmensas tetas que se asomaban a traves de una blusita transparente (debajo de la cual tenia un sosten negro que lucia algo costoso, por supuesto). Total que, para no hacerles el cuento mas largo de lo debido, al acercarse el momento de retirarnos le sugiero que no es necesario que gaste dinero en taxi para irse, que yo podia acercarla hasta donde se dirigiera luego de alli, y que la situacion estaba sumamente insegura en la ciudad a esas horas. Conmigo se iria mas segura que boveda de banco central, ya que andaba en camioneta blindada. Pues señores, dejenme decirles que esta debe ser la semana mas afortunada de mi vida, porque la demonia acepto sin chistar! Pido la cuenta, y nuevamente como parte de mi plan, le pregunto al mesonero si es posible pagar con dolares en efectivo, y que si la propina tambien la podia dejar asi. Por supuesto que la respuesta ustedes ya se la imaginaran, asi que procedo a sacar de una bonita cartera negra LV de cuero que utilizo para ocasiones especiales, par de billetes con la efigie de un tal Benjamin Franklin, diciendo al mismo tiempo "dejalo asi" y entregandole en las manos al mesonero otro billete doblado y no visible junto a la expresion "esto es para ti". Me despido de todo el que se atraviesa en nuestro camino hacia la salida como si los conociera de toda la vida y cuando llego al tipo de valet parking, le entrego el ticket de estacionamiento junto a otro billetito verde doblado y la misma frase pretenciosa. Por un instante me quedo congelado apreciando como ese par de monumentales nalgas, metidas en un pantaloncito de cuero a punto de explotar, se dirigen hacia el puesto de copiloto de mi flamante y fiel camioneta, previa ayuda (desinteresada?) de los zamuros del valet parking, quienes deben haber pensado que acababan de traerle el carro a un narco pesado, no tanto por el vehiculo, sino por la diosa que se estaba montando en el... Procedo a montarme yo tambien, le pido destino a Andreita y nos enfilamos hacia la direccion indicada. En el camino retomo el tema de las fotos sin censura que me ofrecio y le pregunto que por que no aprovecha semejante belleza para apuntar mas alto en el negocio, que con esa figura que posee, podria facilmente hacer mucho mas dinero que el que esta consiguiendo actualmente, y que conozco varios hombres de negocios, amigos mios, que estarian dispuestos a pagarle lo que pida con tal de poderla apreciar como Dios la trajo al mundo... "Jejeje, mi amor, es que yo eso ya lo hago desde hace tiempo" me responde al tiempo que trato de no chocar y de recoger la mandibula que se me acaba de caer al suelo de la camioneta, y antes de que yo pudiera siquiera balbucear cualquier comentario adicional, me lanza la estocada final diciendo "cualquiera que me quiera conocer de manera mas intima lo puede hacer, yo cobro mil dolares la hora"... Como se imaginaran, no terminamos en la direccion dada originalmente sino en un establecimiento de descanso familiar denominado "California Suites". Entramos a la suite alquilada por mi (por toda la noche, aunque ella se iba a ir al cabo de una hora), me dice que le de unos minutos y se encierra en el baño. Yo por mi parte me despojo de mi vestimenta en menos de 5 segundos y voy llenando el jacuzzi de la habitacion con agüita agradablemente caliente, aun sin poder creer por completo que eso me estuviese pasando a MI... La imagen de ese caramelo saliendo en ropa interior del baño y preguntandome si queria que se metiera conmigo en el jacuzzi, es algo que JAMAS se va a borrar de mi memoria... Muchachos, yo estaba literalmente en shock cuando se metio en el jacuzzi, se sento a mi lado, me dejo tocarle esas inmensas tetas que porta y ni se inmuto cuando comence a acercar mi boca hacia esos pezones paraditos. Sentia que en cualquier momento iba a eyacular sin remedio alli mismo y ella ni siquiera me habia tocado el machete. Les confieso que no se cuanto tiempo pase pegado como chivito a esas tetas, pero cuando vuelvo en mi, escucho que me dice "levantate" y me pide que me siente en el borde del jacuzzi. Lo unico que pude hacer antes de que mi güevo entrara en la boca mas suave, delicada y deliciosa que ha pasado por mi vida, fue clavar mi vista en uno de los multiples espejos que adornan la habitacion, ver semejantes nalgas rebotando al ritmo que me lo mamaba y fue entonces cuando un pensamiento perturbador invadio de coñazo mi mente: "sera que esto es un sueño?" Dejame pellizcarme pa ver... Hermanos, nunca, pero NUNCA en la vida hagan eso, porque si estan efectivamente soñando, van a agarrar la arrechera mas malditamente grande de este mundo cuando se despierten, COMO ME PASO A MI!!! Todo era un sueño, de esos que uno tiene pocas veces en la vida, y en los que desearia quedar atrapado para siempre tipo Inception... JAJAJA! Asi que ya saben. Postdata: para los que llegaron hasta aqui por el comentario del panita jodedor @Mrbirthmarks en el otro post, lamento decirles que eso tampoco es verdad, se trata de una desalmada fake news. El simplemente los queria trolear, y yo tampoco los iba a dejar pasar lisos dada la oportunidad, jajaja! Buenas noches, yo tambien los amo...
submitted by Packandreita to Andreitax_Garciaa [link] [comments]


2019.12.17 04:42 Dragonlibro_Patata (妖神记 / Tales of Demons and Gods) El Diario de Demonios y Dioses C1

La atención de los estudiantes estaba concentrada en la Maestra. Ella tiene una figura alta, lleva unvestido que se afirmaba estrechamente a su cuerpo, dando énfasis de su abundante pecho. Tenía unas piernas finas, y blancas como la nieve, también llevaba un exquisito maquillaje que la hacía ver elegante y hermosa. Sus ojos estaban llenos de orgullo y arrogancia. La Familia Sagrada es una delas tres familias más grandes en la Ciudad Gloria. Porque ella es de nacimientoNoble,yuna Espiritista Demonio de Nivel 3-plata, ella naturalmente hace a la capital orgullosa.
Como una Espiritista Demonio de Nivel 3-Plata, ella normalmente no debería venir aquí a enseñar. Ella solo accedió a hacerlo porque su sobrino esta en esta clase.
“Espiritistas Demonios y Peleadores Tienen Cinco Diferentes Rangos, Los que Son: Bronce, Plata, Oro, Oro Negro, Y Rango Leyenda. Cada Rango está dividido en Cinco Niveles, De 1-Estrella a 5- Estrellas.”
“Un Espiritista Demonio está por arriba de un Peleador. Un Espiritista Demonio puede formar un ‘Reino Alma‘ en su Dantian*. Tienen la habilidad de integrar unDemoniocapturadoensuReino Alma y entonces combinarse con el Demonio en combate. Esto les permite tener una fuerza que en comparación, es mucho mayor a la de los peleadores.” Shen Xiu levantando su mentón y diciendo de forma muy arrogante, “Justo como yo. Mi Demonios un Zorro de flamas Escarlata.”
[\T/N: Dantian, se refiere a la energía interior de una persona, como su Ki, Qi, Chakra,* etc.]
De pronto, la cara y manos de Shen Xiu tuvieron un cambio espontaneo. Sus rasgos faciales se volvieron más nítidos, sus dientes y uñas se volvieron más afiladas. Finalmente, Una cola escarlata emergió de su parte trasera.
“Después de emerger con un Demonio, puedo controlar su fuerza como también obtener habilidades de fuego. Entre los Demonios , El Zorro de flamas Escarlata es una Bestia de Rango Oro. Eso significa que el Nivel más alto que puedo alcanzar es el de Espiritista Demonio de Nivel Oro. Por supuesto, después de volverme un Espiritista Demonio de Rango Oro, puedo remplazarlo por un Demonio mucho más fuerte.”
Cuando empezó a hablar de su cultivación, el orgullo mostrado en el rostro de Shen Xiu se volvió más denso y visible.
Las palabras de Shen Xiu hicieron a unos estudiantes quedar sorprendidos. Espiritistas Demonio de Rango Oro son una existencia muy lejana para la mayoría de todos ellos.
Mientras Shen Xiu continuaba hablando en el estrado, Nie Li estaba sentado en la fila de atrás. Su mente estaba en trance mientras su Alma flotaba alrededor.
[T/N: Eso de que su “Alma flotaba alrededor” no es como si de verdad su Alma flotara alrededor, solo lo tradujeron así.]
Después de un tiempo, Nie Li lentamente abrió sus ojos. El no pudo hacer nada para evitar estar confundido con la escena enfrente de él.
“¿En dónde estoy?” Nie Li tranquilamente se preguntó a sí mismo.
Él estaba completamente conmocionado cuando se dio cuenta que sus manos se habían vuelto pequeñas y su piel se volvió más suave.
Shen Xiu estaba en el estrado, hablando sin parar. Nie Li claramente recordó que ese era el año en que se unió a la escuela. La maestra hablando era una Espiritista Demonio de Rango 3-Plata y era extremadamente arrogante. Por causa de ella, Nie Li estuvo sin ganas de estudiar por un tiempo.
“¿Yo en realidad he Renacido?” Nie Li estaba profundamente sorprendido. El recordaba ser rodeado y atacado por el Sabio Emperador y seis bestias de Rango Deidad, en donde termino muriendo en batalla. Parece que su Alma ha renacido en el tiempo que el tenia trece años de edad.
Nie Li miro alrededor, y vio rostros familiares: Lu Piao y Du Ze. Esos hermanos que compartieron vida y muerte cuando estaban vivos, excepto que sus apariencias son muy inmaduras.
Y ella, Nie Li volteaa la izquierda. A unos metros de él, una belleza perfecta apareció en su campode visión. Su nombre es Ye ZiYun. Aun cuando su apariencia es solo de trece-catorce años, Actualmente ya se veía hermosa y elegante con pelo de color morado hasta su cintura. Ella tiene cejas arqueadas, y una inteligencia radiante podía ser vista en sus ojos. Ellateníaprofundos hoyuelos cada vez que sonreía.
Aun cuando su apariencia era un poco infantil, Nie Li sabia que, cuando creciera un poco más, seríaextremadamente hermosa y encantadora. Ella llevaba un vestido blanco de seda que le daba una inexpresable elegancia. En su antigua vida, Nie Li tuvo una profunda afección hacia ella desde queera un adolescente.
‘¡Ella no está muerta!‘
[T/N: Por si alguno no sabe, las ‘ son cuando piensan las cosas y “ son cuando lo dicen.]
Nie Li Estaba extremadamente excitado en su corazón, al punto de casi explota.
“Yo en verdad he vuelto en el tiempo, ¿Es esto real? ¿No es un sueño?” Nie Li se preguntaba a sí mismo. El severamente se pellizcaba para estar seguro de no ser un sueño. El claro dolor le dice que no era un sueño. De pronto él pensó en algo.
“¡El Libro Temporal del Demonio Espiritual. Debe ser El Libro Temporal del Demonio Espiritual”
Nie Li bajo su cabeza e inmediatamente busco por él, pero no lo pudo encontrar. ¡A Nie Li le costaba Creer que este raro fenómeno que le sucedió a él no fuera causa del misterioso Libro Temporal del Demonio Espiritual!
El creador de ese Libro Temporal del Demonio Espiritual no era conocido. Es un libro de alto misterio que siempre mantenía junto a él. El recordaba claramente, que cuando peleaba con el Sabio Emperador y las seis bestias de Rango Deidad, su sangre había cubierto el libro. Debió ser El Libro Temporal del Demonio Espiritual el que lo trajo de vuelta a sus yo de trece años.
Después de ver todos esos rostros familiares, Nie Li pensaba ensusmemoriasdistantes.El recordaba cuando la Ciudad Gloria estaba bajo el ataque de las bestias Viento-Nieve. El guardián de la Ciudad Gloria, el gran anciano Ye Mo, quien era un Espiritista Demonio de Rango Leyenda, murióen la batalla con las bestias, junto a cientos de miles de personas. Solo unos pocos lograron escapar al desierto, al este de la St. Montaña Ancestral. Durante el Escape, un sobreviviente tras otro fueron muriendo. Un día, ellos estaban acorralados por las bestias en el desierto. Más tarde al anochecer, Nie Li y Ye Zi Yun susurraron para confortar el Alma del otro.
Esa noche, Nie Li finalmente tomo a la diosa entre sus brazos.
Bajo la noche estrellada, la luz de la luna parecía hecha de plata cristalina que pronto se volvió un velo nebuloso. Ye Zi Yun con su exquisito cuerpo, con su clara y cristalina piel que parecía hecha de un modelo de escultura de Jade. Se abrazaron uno al otro con pasión y locura.
Si no fuera por la destrucción de la Ciudad Gloria y por el espantoso escape, el nunca habría podidoobtener el favor de Ye Zi Yun. Él tenía un ridículo bajo talento y era de una familia con solo lo suficiente para sobrevivir. Después de esa noche, ellos fueron rodeados por otro grupo de bestias. En sacrificio para protegerlo, Ye Zi Yun murió por las garras de una de las bestias. Nie Li nunca podrá olvidar ese momento.
Después de que el experimento los amenazantes ataques, Nie Li logro sobrevivir y camino por el Desierto Infinito. A pesar de que su talento era bajo, Sus instintos de sobrevivencia le permitieron a Nie Lie viajar por el Continente Divino. El paso por incontables personas, peleando con bestias. El también paso por muchas cosas misteriosas, Y también por el Libro Temporal del Demonio Espiritual. Si no fuera por el libro, Nie Li no habría sido capaz de haber vuelto.
¡Ese Misterioso Libro Temporal del Demonio Espiritual, Increíblemente lo trajo de vuelta en el tiempo!
Volvió antes de la destrucción de la Ciudad Gloria. Antes de que sus padres, familia y hermanosmurieran en la batalla. Antes de que Ye Zi Yun muriera en el escape.
“¡Desde que he vuelto, los cielos me han dado otra oportunidad! No dejare que la destrucción de laCiudad Gloria suceda de nuevo.” Nie Li dijo bajo su aliento, apretando los dientes. El firmemente yahizo su decisión.
Vagamente recordó que recientemente él ha entrado al instituto y debería tener trece años. Nie Li quería reír muy felizmente y decir: ‘¡Estoy de vuelta, qué bueno!‘
‘¡Sabio Emperador, la próxima vez que nos encontremos, yo te masacrare completamente, y vengaremi antigua vida!‘
Si no fuera por la destrucción de la Ciudad Gloria, él y Ye Zi Yun habrían sido de dos mundos completamente diferentes. Siendo imposible el que ellos estuvieran juntos. Ye Zi Yun era la hija del Señor de la Ciudad Gloria, sin mencionar que su abuelo es Ye Mo el Espiritista Demonio de RangoLeyenda.
Nie Li era de una familia que no sostenía ningún poder e iba cayendo cada vez más. Ambos, en lamitad del escape, construyeron un profundo sentimiento el uno por el otro. Nie Li solo supo de la identidad de ella más tarde. Cuando Ye Zi Yun entro al instituto, nadie en la clase sabía su identidad.
En la Ciudad Gloria, hay tres grandes Familias. La Familia Divina, la Familia Sagrada, y la familia Viento-Nieve. Ellos representaban el poder supremo de la Ciudad Gloria, El pináculo de las nobles familias. El Señor de la ciudad usualmente nacía de una de esas tres familias. Después de las tresgrandes familias hay siete Familias Nobles y después de ellos están las doce Familias Aristócratas.
Nie Li Pertenecía a la Familia Marcas Sagradas que estaba en el último lugar entre las familias Aristócratas. Aun cuando ellos todavía tienen poco estatus, hay una diferencia astronómica entre ellos y Las Siete Nobles Familias, sin contar a las Tres Grandes Familias que están mucho más lejos.
Con el Soporte* de Nie Li, es simplemente imposible el estar junto a Ye Zi Yun.
[T/N: Soporte es como sus conexiones, la familia que lo apoya por atrás con sus decisiones.]
Pero, un brillo de determinación paso por los ojos de Nie Li, desde que él ha renacido, ¿Eso es algúnproblema? Aun cuando su cultivación es pobre, con un vasto conocimiento de su antigua vida, aumentar su talento no es imposible.
“Nie Li, ¿A que le estas sonriendo?” Pregunto Lu Piao, mirando perplejo a Nie Li.Seestaba preguntando si ya se había vuelto loco, desde que se ha estado riendo el solo por un tiempo e incluso viendo a Ye Zin Yun con una mirada lasciva*.
[T/N: Lasciva = Cochina, pensando en algo adulto]
“¡Solo estoy siendo Feliz! Buen Hermano, ¡Qué bueno verte!” Nie Li Declaro mientras excitadamente abrazo a Lu Piao. Es un hábito de su vida pasada.
Después de ser ridículamente abrazado por Nie Li, Lu Piao Murmuro enojado, “¡Oí, Nie Li! ¡Quien es tu buen hermano, ¿Señor Gay? ¡Rápido, Suéltame!”
Lu Piao estaba agitado, pensando que han iniciado la escuela hace no mucho, solo se habían conocido por unos días. No eran lo suficiente cercanos como para este nivel de intimidad.
Nie Li No dejo de abrazarlo. El miro seriamente a Lu Piao y Rió “¡No importa que pienses, en micorazón, siempre serás mi hermano!”
Naturalmente Nie Li no le podía decir a Lu Piao sobre las aventuras de vida y muerte que pasaron juntos en su vida pasada. Observando la mirada fija que le lanzaba Nie Li, Lu Piao quedo atónito porun tiempo y no pudo hacer nada para evitar decir, “¡Rarito!”
Aun así, no importaba que, las palabras que dijo Nie Li previamente, lo hicieran sentirse movido. Lu Piao miro a Nie Li y dijo, “Sé que eres de los nobles en la Ciudad Gloria, pero déjame advertirte: No tengas ideas con esa chica. Su identidad es extremadamente misteriosa. Escuche que cuando entroal instituto el Director personalmente le organizo su habitación.”
Nie Li sonrió sutilmente, Lu Piao desconoce que la identidad de Ye Zi Yun que Nie Li ya la sabe.
“¡Ella es mi mujer!” Declaro Nie Li, mirando a la hermosa chica con el pelo largo no muy lejos de él. Su corazón late excepcionalmente rápido al pensar en esa noche de pasión. Nie Li no pudo evitar el sentir caliente su corazón.
De pronto Nie Li recordó, ¡El y Ye Zi Yun solo tienen trece!
‘Zi Yun, ¿Cuándo crecerás para volverte la hermosa y encantadora mujer de antes? ¡Yo prometo protegerte y crecer junto a ti!‘
No muy lejos, Ye Zi Yun parecía haber notado algo. Ella giro su cabeza y miroaNieLi.Ella gentilmente arrugo sus cejas, y pensó que Nie Li debe ser un noble travieso. Desde el comienzo de laclase, él ha estado viéndola sin parar. Si él se atreve a provocarla, ella no lo dejara ir tan fácilmente.Ye Zi Yun no quería hacer uso de su estatus para hacer amigos, pero eso no significa que ella sedejara humillar si alguien la molesta.

(Continuará...) Si no quieres esperar, lee más gratis en Bookista @ Google Play.
submitted by Dragonlibro_Patata to Wuxia_y_Xianxia [link] [comments]


2019.03.02 18:02 El_Arabe_ARG Otra vez sopa, negreros, sueldos chicos, horas grandes y demás yerbas.

Ya había hecho un post donde denuncio, a mi empleador por trabajo en negro, y me comía 2 lucas por mes. Lo denuncié, quedé sin empleo... En espera a juicio después de 2 negociaciones con muy poca plata.
Bueno aquí con otra vez sopa, y con un problema de la misma índole y potenciado:
Comienzo a trabajar para cubrir a alguien en un negocio de recoleta, el cual me pagaban $1000 por día 9 horas semanales, totalmente en negro.
Me ofrecieron "entrar" en la Empresa con las siguientes condiciones;
-sueldo de $18000 al mes, mitad en negro, por 54 horas semanales de lunes a sábado.
Ando sin trabajo, lo voy a agarrar de momento. Pero el problema no termina conmigo, todos mis compañeros están totalmente en negro.
A la cajera que hace 45 horas semanales le paga $12000 por mes, la bastardean encima. Se me puso a llorar, es una mujer de unos 52 años.
Los dueños alegan que no hay plata, contratan gente bruta para pagarle 2 mangos y quieren que facturen fortuna... Así también les va
¿Hay alguna forma anónima para por lo menos mojarle las orejas a los dueños? Sin que repercuta en mis compañeros, yo más adelante lo denunciaré, tengo la prioridad de conseguir algo rápido e irme de ahí. La verdad es que estoy re caliente... Quiero trabajar con reglas claras, estar tranquilo, que me paguen lo que corresponde, no estoy pidiendo una fortuna, lo que corresponde por ley !!! por qué me tengo que cruzar con toda esta gente de mierda, la Concha de la madre...
Gracias a todos y disculpen el descargo.
Update:
Llamé el miércoles, como había comentado, te preguntan un par de cosas tales como cuantos trabajan ahí, la dirección y el horario que pueden pasar (dato copado, no es necesario que esté el dueño o responsable del local, solo los empleados) me comentaron que iban a pasar a entre los 20 días y fueron el mismo día, el cual yo no estaba: Considero que alguien ya había llamado o quieren facturar rápido. Mejor.
Les hacen algunas preguntas una vez llegado al lugar, son pibes jóvenes como me dijeron, caen con una notebook y te preguntan tu nombre y. DNI, horarios y días, nada más. Buscan info en la note, llenan un papel ya preimpreso, y te comentan que te van a llamar para declarar en unos dias. Al negocio lo intiman dejando el papel preimpreso y que debe resolver la situación en 10 dias
[datos no tan copado, como las 2 boludas de mis compañeras no declararon que eramos 4 trabajando en total, tengo que llamar de nuevo aparentemente, obviamente voy a volver a llamar porque falto yo y otra piba mas...
Además los dueños del negocio por ahora quieren blanquear al personal peeero solo media jornada, vamos a ver que pasa tiro otro update]
Update 2: Vinieron de vuelta del ministerio, los pude atender yo:
*Revisó todo el local, se identificó, nos preguntó
Nos blanqueó a todos supuestamente después se la primera vez que fueron donde lo intimaron a 10 días a regularizarnos a todos , pero nadie recibió recibos de sueldo, todo raro. E igualmente nos comentó que siguen pasando porque algunos te blanquean un mes y siguen en la misma.
Me despidieron, supuestamente porque no pueden pagar las multas.... Jajaja que se vayan a la reconcha de su madre. Inicié acciones, si bien trabajé más de un mes, no les quiero perdonar nada.
submitted by El_Arabe_ARG to DerechoGenial [link] [comments]


2019.01.09 04:45 caradebalde Bromas Telefónicas

Empezamos, como todo el mundo, haciendo bromas telefónicas inocentes. Cuando los teléfonos eran negros, a disco y del Estado. Las llamábamos ‘cachadas’ y eran tan antiguas como el invento de Graham Bell. Había una gran variedad de métodos, pero casi todos tenían como objeto molestar a un interlocutor desprevenido; sacarlo de las casillas, desubicarlo. Con el Chiri nos convertimos en expertos cuando promediábamos el secundario. Éramos magos al teléfono. Pero entonces ocurrió una desventura que nos obligó a abandonar el profesionalismo. Una historia que aún hoy me recuerda que llevo la maldad dentro del cuerpo.
Las primeras cachadas infantiles siempre tienen como víctima a personas que se apellidan Gallo. En la guía telefónica de Mercedes había nueve señores con ese fatídico apellido y los llamábamos a todos, uno por uno.
—Hola, ¿con lo de Gallo?
—Sí —decían del otro lado.
—¿Está Remigio?
—Acá no vive ningún Remigio.
—Disculpe, entonces me equivoqué de gallinero —y cortábamos, muertos de la risa.
Existían docenas de estas bromas básicas, y siempre nos las copiábamos de hermanos mayores o primos que ya se dedicaban a otras más elaboradas. Como se comprende, las primeras incursiones en el oficio buscaban sólo la propia risa: una carcajada limpia que no causaba grandes molestias a la víctima. Ah, ojalá nos hubiésemos quedado en ese punto muerto de la infancia, donde no existen la maldad y la culpa. Pero no: debíamos avanzar, y avanzamos.
En los pueblos chicos siempre circulan rumores, informaciones y datos sobre la existencia de vecinos propicios a las cachadas. Vecinos a los que llamábamos ‘chinches’. Se trataba de una clase de señor mayor que, ante una broma telefónica, desataba toda la fuerza de su ira y era incapaz de colgar el teléfono. Alrededor de los diez o doce años, nos llegó una información de primera mano: había que llamar al señor Toledo y decir la palabra clave.
—Hola, ¿hablo con lo de Toledo?
—Sí.
—¿Está “cornetita”?
Ésa era la contraseña para que el señor Toledo, que tenía la voz aguda y estridente, comenzara a insultarnos con frases llenas de palabras groseras, resoplidos desopilantes y desenfrenados neologismos. Nos poníamos el Chiri y yo en el mismo auricular e imaginábamos a Toledo en su casa, en calzoncillos, con los cachetes de color borravino y sacando humo por las orejas. Cuando, a los diez minutos, su diatriba perdía la fuerza y sus pulmones el aire, sólo era necesario decir “pero no se enoje, cornetita” para que todo comenzara otra vez. Era el desiderátum.
Pero el niño crece, y con él madura también la ambición, la estructura dramática y —aún dormida— gana forma la maldad. Con el Chiri no tardamos en aburrirnos de invisibles Gallos y Toledos, que sólo eran voces incorpóreas detrás de un cable, y nos pasamos al nivel de las cachadas en tres dimensiones, que tenían como víctimas a sujetos presenciales.
A las siete de la tarde, el pelado de enfrente comenzaba a cerrar su negocio para volver a casa, sin haber vendido nada en cinco horas de aburrimiento. Nosotros podíamos verlo, resignado, desde la ventana del comedor. Cuando el pelado bajaba la persiana pesadísima del local, justo antes de poner el candado, lo llamábamos por teléfono. El pobre hombre, que no quería perder una venta, se desesperaba y abría otra vez la persiana, corría hasta el fondo del negocio y, al quinto o sexto timbre, decía jadeante:
—Alfombras Pontoni, buenas tardes.
Colgábamos.
Al rato lo veíamos otra vez, humillado y vencido, cerrar la persiana gigante; le costaba el doble. Su vida era una mierda, se le notaba en los ojos y en la curvatura de la espalda. Entonces el pelado escuchaba otra vez el teléfono dentro del local. “Si el que ha llamado antes llama ahora, quiere una alfombra con urgencia”, pensaba el comerciante, y otra vez le bombeaba el corazón, y otra vez levantaba la persiana, otra vez corría hasta el fondo, y otra vez decía ‘alfombras Pontoni, buenas tardes’, con un hilo de voz.
Colgábamos. Colgábamos siempre.
Un día repetimos el truco tantas veces, pero tantas, que al enésimo llamado falso el pelado no tuvo más remedio que decir ‘alfombras Pontoni, buenas noches’.
Hubiéramos seguido así hasta el final de los tiempos, pero un año después nos dimos las narices contra el futuro. Al primer llamado, el pelado Pontoni sacó del bolsillo un mamotreto con antena y dijo “hola”. Se había comprado un inalámbrico.
La llegada de la tecnología, antes que amilanarnos, propició nuevos métodos de trabajo. Cuando en casa tuvimos el segundo teléfono (uno con cable, otro no) con el Chiri inventamos la telefonocomedia, que era una forma de cachada a dos voces con receptor pasivo. Consistía en llamar a cualquier número y hacer creer a la víctima que estaba interrumpiendo una charla privada.
VICTIMA: —¿Hola?
CHIRI (voz de mujer): —...claro, pero eso es lo que te gusta.
VICTIMA: —¿Diga?
HERNAN (voz masculina): —Lo que me gusta es chuparte el culo.
CHIRI: —Mmmm, no me digas así que me se ponen las tetas duras.
VICTIMA: —¿Quién es?
HERNAN: —Yo lo que tengo dura es la poronga, (etcétera).
El objetivo de este reto dramático era lograr que el interlocutor dejara de decir “hola” y se concentrara en nuestra charla obscena, como si se sintiera escondido debajo de una cama de hotel. Cuanto mejores eran nuestras tramas, más tardaba la víctima en aburrirse y colgar. Fue, supongo, un gran ejercicio literario que nos serviría —en el futuro— para mantener a los lectores atrapados en la ficción de un relato. Una tarde, después de diez minutos de telefonocomedia, una de nuestras víctimas comenzó a jadear, y nos dio asco.
Con dieciséis años, o diecisiete, ya podíamos considerarnos profesionales del radioteatro. Habíamos ganado en pericia escénica, en impronta y, sobre todo, en naturalidad de reflejos. El Chiri y yo faltábamos a las clases vespertinas de gimnasia y nos encerrábamos en casa con dos o tres teléfonos, un grabadorcito Sanyo y algunos elementos para generar sonidos de lluvia, de tráfico, de incendio, de ventisca. También teníamos a mano claras de huevo, por si era necesario cambiar los matices de la voz.
No nos hacía falta hablar entre nosotros: nos comunicábamos con gestos y miradas, como locutores de radio detrás del vidrio. Hacíamos magia. Éramos capaces de mandar a un desconocido a la Municipalidad a buscar un impuesto inexistente, seducir a la secretaria de un médico hasta enamorarla, hacer sonar la sirena de los bomberos en el momento que se nos ocurriera y convencer al kiosquero de la Diecinueve casi esquina Treinta que estaba saliendo en directo para una radio de Luján.
Nos creíamos dioses, y quizás por eso tocamos fondo en el cenit de nuestra gloria.
Promediaba el año ochenta y ocho. Lo recuerdo porque ya usábamos relojes digitales para cronometrar nuestras hazañas. Era de noche y mis padres no estaban en casa. Hacía horas que, con el Chiri, jugábamos un juego apasionante: hacer durar a la víctima en el teléfono a cualquier precio. Cuando te convertís en un profesional de la cachada volvés a lo básico, a lo simple. El mecanismo del juego era llamar a cualquier número y sacar una conversación de la nada. El reloj corría desde el “hola” y hasta el “clic” de cierre.
Esa noche Chiri llevaba una performance ideal: había logrado una conversación de diecisiete minutos y doce segundos con una señora, diciéndole que hablaba desde la tintorería. Tuvieron una charla graciosísima sobre el planchado en seco y acabaron cantando “Nostalgias” a dúo. Chiri la paseó por donde quiso, con guiños magistrales y toques de genialidad. Era imposible que yo pudiera superar esa maniobra.
Tiré los dados. Me salió el 24612. Marqué el número. Chiri tenía el cronómetro en la mano y me miraba cancherito. Cuando la voz de una vieja dijo “hola” comenzó a correr el segundero.
Yo había desarrollado una técnica, una marca de la casa, que sólo usaba en momentos clave. Era un sistema muy arriesgado que consistía en poner una voz masculina estándar, atónica, pausada, y provocar que la víctima adivinase mi identidad. Aquella noche, en la que sería la última cachada de mi vida, utilicé este método.
—¿Quién habla? —preguntó la vieja después de mi “hola”.
—Lo que faltaba —dije— ¿Ya ni de mi voz te acordás?
Eso era un peón cuatro rey. La apertura clásica. Generaba del otro lado sensación de familiaridad. Siempre hay un sobrino que ha crecido y le ha cambiado la voz, o un ahijado; siempre.
—No sé —dijo la vieja—. ¿Con quién quiere hablar?
—¡Con vos, boludona! Jugada arriesgadísima.
Yo estaba sacando la reina al medio del tablero. Muy poca gente del entorno de una vieja le dice “boludona”. Pero si quería superar el tiempo de Chiri, tenía que actuar como un kamikaze. Funcionó:
—¿Daniel! —dijo ella, en ese tono intermedio entre la interrogación y la exclamación. El tono se llama deseo.
La entonación del nombre propio me dio un millón de pistas. Daniel no era un sobrino, ni un ahijado, porque el grito de la vieja había sido estremecedor. No podía ser más que un hijo. Posiblemente, único. Y ese mismo dato me llevaba a otra cosa: el hijo vivía lejos y no era muy dado a llamar a su madre. Me tiré de cabeza:
—¡Claro, mamá! ¿Quién va a ser?
—¡Dani, Danielito! —sollozó la vieja, mientras Chiri, en silencio, se sacaba de la cabeza un imaginario sombrero, rendido ante mi jugada.
Ahora, el tiempo corría de mi parte. Me fui a caminar con el inalámbrico, para que Chiri no intentara hacerme reír con gestos. Él se quedó escuchando desde el fijo. En cinco minutos supe que Daniel vivía en el sur (“¿y hace frío ahí?”, preguntó la vieja en pleno septiembre) y también que la relación entre ellos no había sido, en los últimos años, muy afectuosa.
—Papá hubiera querido que estuvieses en su entierro.
—No es fácil, mamá. Hay heridas abiertas, la vida no es tan simple.
Supe que Daniel tenía una esposa, la Negra, y dos hijos. El más chico, Carlitos, no conocía a su abuela. Supe también que la ciudad en la que vivía Daniel era Comodoro Rivadavia, y que trabajaba en una fábrica de televisores. A los doce minutos de charla, cuando ya todo estaba encaminado para superar el récord del Chiri, la vieja empezó a sospechar algo, comenzó a hacer preguntas ambiguas, y debí improvisar.
—¿Pero cómo es que te escucho tan cerquita, nene? —quiso saber ella, y entonces no tuve opciones.
—Mamá —dije, sorprendido por mi crueldad—. Estoy acá, en la Terminal.
Del otro lado escuché un silencio, y después un llanto contenido. Me di vuelta buscando los ojos de Chiri, que me miraba pálido. No sonreía. Yo sentí, por dentro, la pulsión de la maldad. La sentí por primera vez en la vida. Estaba en el estómago, en el pito y en el cerebro al mismo tiempo, como una santísima trinidad diabólica. Con un gesto, le pregunté a Chiri qué tiempo llevaba. Dieciséis minutos.
—No llores, viejita —dije.
—¿Habías venido ya otras veces a Mercedes? —me preguntó con la voz rota— A veces sueño que venís, de noche, y que no pasás por casa...
—No. No, no... Es la primera vez que vengo, te lo juro. Pero no quería aparecer así, de golpe. Por eso te llamé.
—¡Hijo! —gritó ella, desgarrada— ¡Colgá y apurate, vení, vení!
Casi diecisiete minutos, hacía falta algo más. Cuando supe lo que iba a decir, mi puño izquierdo se cerró. Ahora creo que la maldad ya me había invadido. Creo que no era yo el que hablaba. Eso que no sabemos qué es, eso que nos hace humanos y horribles, ahora estaba enquistado en mí y yo era su marioneta.
—Tengo que hacer un par de cositas antes, y después voy a casa —dije— . Escucháme, mamá. ¿Me hacés canelones? Estoy muerto de hambre.
—Claro, Dani.
—Siempre extraño tus canelones.
—Apurate, yo ahora te hago.
—Un beso.
—Chau, nene. Estoy toda temblando, apuráte.
Y la mujer colgó.
Lo miré a Chiri, que tenía la vista en el suelo. No me miraba, supongo que no podía verme a la cara. Ni siquiera se acordó de parar el cronómetro, así que tampoco supimos quién ganó.
Estuvimos un rato largo en los sillones, sin decirnos nada.
Media hora más tarde entendimos que en alguna parte de Mercedes había una casa, que en esa casa había una mesa, y que en esa mesa ya humeaba un plato caliente. Nuestra infancia tardía, aquella ingenuidad, supimos entonces, iba a durar hasta que se enfriaran los canelones de Daniel.
Autor : Hernán Casciari

Más: https://cuentosdecasciari.blogspot.com/2019/01/la-desgracia-llega-en-sobres-papel.html
submitted by caradebalde to ClubdelecturaChile [link] [comments]


2018.08.13 04:20 sartrejp Café de pe a pa.

Viendo comentarios he notado que no soy el único "adicto" al café, por eso este post.
Si te gusta el café instantáneo ya podés dar downvote y salir porque lo que voy a describir es un laburo bárbaro que no se justifica en tu caso.
Pasado esto te cuento como empecé yo. Un día acompañé a mi mujer a una dietética (esas casas que venden cosas naturistas, cereales y demás) y vi que tenían café verde. Como el café me gusta pensé que podía probarlo y, si realmente adelgazaba, bienvenido sea, compré 100 grs y me fui a casa a preparar un te de café verde.
Si alguien lo probó entenderá que adelgazás porque es tan horrible que no te dan ganas de comer nada en un buen rato. Para no tirarlo se me ocurrió tostarlo a ver que pasaba, y acá, mis virtuales amigos, comienza la peripecia.
Después encontré que es más barato (mucho más) comprarlo en ML. Ahora pago 150$ el kilo, la dietética te pide 45$ los 100 grs.
Hay que ver de donde viene el café también, pero la mayor producción del mundo viene de Brasil y la mayor cantidad de especie de café cultivada es arábiga. En definitiva, casi todos los cafés son lo mismos y cambian con el tostado. Colombia o etiopía, filipinas, pueden marcar alguna diferencia.
El tostado del café es tan sencillo que asusta. Parece que no puede ser que sea tan elemental y desconfiamos de la sabiduría popular o de la cultura.
Los granos tostados no duran mucho, en una semana ya deberían consumirse (digo porque te venden uno tostado 3 años antes) saaalvo, que estén torrados (tostados con azúcar). Los mexicanos lo inventaron cuando se iban a trabajar al campo y se llevaban sus granos tostados, hoy en día Españoles y Argentinos tomamos la mayoría del café así, tostado con azúcar. Personalmente prefiero el tostado sólo, también a tener en cuenta el tostado con azúcar hace que el grano sea más brilloso, y más duro, por lo que si usas molinillo, las cuchillas se desgastan más rápido.
Bien, ya tenemos el café verde, podemos tostarlo con:
- Máquina para tostar café (lo ponés, lo sacás, no hay ciencia),
- Máquina para hacer pochoclos (si es de aire caliente vale como una máquina de tostar café, si no es de aire vale como sartén),
- Sartén
- Horno
La máquina para tostar café tira aire caliente en los costados inferiores haciendo circular el café así logra un tostado parejo. Las máquinas que hacen pochoclos hacen lo mismo.
Si lo hacés con horno tiene que estar bien caliente (250 ºC),ponés una capa de granos de café verde en una asadera, cada cinco minutos abrís la puerta y lo sacudís/agitás un poquito. Así hasta que esté listo (más o menos 20 minutos).
Si lo hacés con sartén ponés una capa de café verde y con una cuchara de madera revolves o removés los granos continuamente para que no se quemen en un punto y queden sin tostar en otro. Lleva 15 minutos más o menos, con la hornalla bien fuerte.
Cuando comienza a tostarse el grano aumenta de tamaño (por el calor), se libera el agua (o se evapora) y se cristaliza el azúcar.
A medida que vayas tostando el crecimiento no va a ser claramente perceptible, pero al volverlo al recipiente lo vas a notar.
Al evaporarse el agua el grano suena, esto es mucho muy importante. Se escucha un "crack" como si se hiciera un pochoclo, medio parecido pero nada que ver, vas a escuchar continuamente el ruido. Ese ruido indica que comenzó el tueste, si lo detenemos ahora va a ser muy suavecito. El tostado va avanzando y el grano oscurece. Vamos a notar que algunos granos se ponen brillosos, esa el azúcar que se carameliza y los aceites del café que supura o algo así. Sigue el tostado, los granos se oscurecen y, para mi, este es el mejor momento para parar, antes que se ennegrezcan.
Seguís con el tostado y vas a escuchar un segundo crack. Ahí llegás al tostado francés (muy negro el grano) y después empieza a tomar gusto a quemado. Al hacer el café tiene gusto como a ceniza, que no es del todo desagradable, pero no es el sabor buscado.
EN EL PROCESO DE TOSTADO SE HACE HUMO. Además del olor bastante agradable (a hierbas primero, a café después) vas a ver que sale humo. Si vivís en un departamento de new york de las series yankis y tenés detector de humo, no lo hagas abajo del detector porque va a ser una catástrofe.
Si querés torrar el café (cosa que no recomiendo) cuando ya casi decidiste sacar los granos, les agregás más o menos un 10% del peso de los granos en azúcar y removés con una cuchara de madera.
Listo el proceso lo tirás enseguida en un colador de fideos (si es de metal mejor) y los hacés girar un rato. Así se van a enfriar y detener el tostado y separar la cascarilla que queda en el grano final. Un leve soplido ayuda a que la cascarilla vuele, así que si estás afuera, mejor.
Yo guardo lo tostado en un frasco que supo ser de mermelada o algo así. Alcanza para una semana más o menos.
Tenemos los granos tostados, ahora a molerlos.
Los molinillos rondan los mil pesos. Hay de 400 unos básicos, ruidosos y que tenés que sostener mientras muelen porque se mueven. Igual andan.
Los de manija con cajoncito, además de artesanales y de buen gusto para el diseño, no usan cuchillas que se desafilan sino que realmente lo muelen. Una procesadora también puede cumplir la función, o una mini pimer o, lo más antiguo en el mundo del café (y mi método), el mortero. Tengo uno de madera y va bárbaro para moler cada vez que necesito.
Los brasileros que cosechan su café usan unos morteros gigantes hermosos, pero manejan otras cantidades.
Teniendo el café molido, llegó la hora de prepararlo, acá vienen las mil opciones de cafetera, yo me refiero a las más comunes, después si querés comprarte un sifón japonés (es una cafetera hermosa como adorno) allá vos.
- Filtro de tela: Es casi perfecto. Ponés el agua a 90ºC, la taza abajo, café en el filtro, tirás agua sale café. Buen sistema, barata, un lujo.
Media vuelta de tuerca más. Ponés en una taza el café y el agua, dejás reposar 4 minutos y eso lo pasás por el colador a otra taza.
- Volturno o Italiana: Una base abajo donde va el agua, en el medio un filtro de metal donde va el café molido y arriba otro recipiente donde queda el café. Es de lo mejor que hay. No me convence la idea de que hierva el agua para hacerse el café.
- Común barata con filtro de café: a medio camino entre las dos anteriores. Hierve el agua, sube por un tubito y cae sobre el cafe, pasas por el filtro de papel y cae en la jarra de vidrio. Es buen sistema.
- Esspreso: Son buenas, muy buenas. Más caras que chico bobo.
- Prensa francesa: Para mi es la mejor opción. Cuando los especialistas catan café usan un sistema similar al dela prensa francesa. Es una jarra de vidrio, ahí va el café y el agua (por las dudas primero se pone un poco de agua caliente -calculo que para que no sea muy brusco el cambio de temperatura para el vidrio-). El agua a unos 85/90ºCSe deja reposar unos 4 minutos y luego se presiona un émbolo que arrastra una rejilla de metal que lleva los restos de café para abajo, quedando arriba el líquido listo para servir.
(Es buena también si te gusta tomar te en hebras -otro vicio que si probás no vas a entender porque siempre tomamos esos te de mierda-).
Bueno, hasta aquí en resumidos pasos mis conocimientos acerca del café, si tienen alguna duda preguntan que ̣~~invento o googleo~~ que si puedo respondo.
Salud!
EDIT 1: Café en ML porque en la dietética te roban.
submitted by sartrejp to argentina [link] [comments]


2018.07.30 20:55 andreina139 INCLUYE LA CANELA EN EL CUIDADO DEL CABELLO

INCLUYE LA CANELA EN EL CUIDADO DEL CABELLO
La canela siempre ha sido una especia aromática de un uso diverso en las cocinas de todo el mundo, se ha implementado en cientos de recetas, y debido a su sabor y olor particular. Se usa con muchos fines curativos por ejemplo para el cuidado del cabello.
Aunque esta especia va más allá, situándose igualmente como una pieza clave para el tratamiento del cabello ya sea que este dañado por los embates del medio ambiente o porque no lo has cuidado como se debe.
Otra particularidad es que este tratamiento para el cuidado del cabello no requiere mucho tiempo y energía.
La canela para el cabello es usualmente esgrimido contra la caída del cabello, por esta razón el aceite de canela es utilizado regularmente en los productos de belleza.
Como los métodos para el cuidado del cabello por los favores contra la caída del cabello y suministra nutrientes para hacer crecer el cabello de modo natural.
La buena usanza de la canela en ciertas partes del cabello beneficia a la circulación sanguínea, para un mayor cuidado del cabello
Es por esta razón que cualesquiera masajes suaves con los dedos de aceite de canela en la nuca, en el polo de la cabeza y en los extremo del cuero cabelludo van ayudar al incremento del pelo de carácter natural sin ningún tipo de aditivo.
En general es muy conocido el uso de la canela en los otros tratamientos de belleza pero hay que acordarse que los procedimientos pueden traer efectos secundarios, pues los cosmetólogos colocan aditivos muy fuertes para el cabello.
Por eso se exhorta el uso de champús a base de frutas muy suaves y recetas caseras que además de ser económicas ayudan a contribuir a los cabellos nutrimentos que con las embestidas de la plancha, decolorante o tintes se pierden.
Con la ayuda se los nutrientes que contribuyen los alimentos o frutas naturales socorren a darle vida al cabello, fuerza y hermosura al cabello natural o colorado.
https://preview.redd.it/r5k3albpt4d11.jpg?width=700&format=pjpg&auto=webp&s=cf93ee569952436cbe88a4c5cc0522f3fee6d9cf
En esta ocasión vamos a conversar en el consecutivo contenido de los beneficios de la canela para el cuidado del cabello.
Favorece en conservar limpio el cabello ya que quita corrupciones del cuero cabelludo, favorecer al crecimiento del cabello impidiendo la caída del mismo.
Por esta razón te estímulo a leer el consiguiente adjunto el cual basará sobre los mercedes que aporta la canela al cabello ya la salud.
SI andas en búsqueda de tratamiento para hacer progresar el cabello así tener esa peluca que está de moda.
Te encargo leer el siguiente contenido para que logres observar y hacer las diferentes recetas que te esbozo para el acicalado del cabello base de canela

LA CANELA PARA EL CABELLO Y LA SALUD

La canela es oriunda de Sri Lanka, la antigua Ceylán de las naciones trabajadoras de canela es un arbusto pequeño de tamaño aproximadamente de 10 m, de hojas numerosas de color verde lustroso y largo aromáticas.
La canela es acreditada desde la antigüedad en 2500 A.C, china los originarios en usar sus beneficios.
Esta es usada cuando se muestra la caída del cabello como procedimiento para conseguir una melena saludable y llena de vida ya que aporta nutrientes para hacer progresar el cabello por medio de suaves masajes.
De igual forma apoya a descartar toxinas del cuero cabelludo.
Dentro de los favores que contribuyen la canela para el cabello y la salud se hallan los siguientes:
Reduce el desprendimiento del cabello: en general apareja el cabello quebradizo y reduce la caída del pelo al colocar el aceite en las partes laterales.
En especial el cuidado del cabello es mayor en la corona de la cabeza o en la nuca ya que al estimular dichas áreas puede suscitar el incremento del pelo.
Reduce los niveles de glucosa en sangre: gracias a su compuesto B1, estimula los receptores de insulina e inhabilita una enzima que los inactiva.
Acrecentando de esta manera la capacidad de las células para el uso de la glucosa. Por esta razón auxilia a los pacientes que padecen de diabetes de tipo 2 al absorber la canela en las mañanas y posteriormente de cada comida.
Excluye impurezas en el colon: la canela favorece al sistema digestivo por intermedio de sus elementos como la fibra dietética, hierro y calcio.
Aglutinan a las sales biliares y favorece a excluirlas del cuerpo, dichas sales biliares pueden ser nocivas para el colon si no se eliminan.
Decolorante para el cabello: por sus diferentes propiedades al dejar la canela durante toda la noche se puede lograr la decoloración del cabello especialmente a las personas con cabellos claros.
Para excelentes resultados este tipo de método ve sobresalientes efectos cuando se utiliza de manera firme por un período de tiempo.
Ayuda a mejorar cuadros gripales: cuando existe la presencia de cuadros gripales como un catarro, resfrío o cualquier afección respiratoria la canela ayuda a bajar la fiebre, reducir la tos y alzar la moral.
Al agregar unos gramos de canela al té o solamente preparar una infusión de canela y jengibre fresco se ayuda cuantiosamente a descender fiebres.
Reduce la tos por las propiedades antibacterianas y antiinflamatorias que socorren a salir con mayor rapidez de estos cuadros.
Vivificante del cuero cabelludo: El uso de la canela es muy buena en aquellas personas que sufren de caída del cabello porque lo fortalece le da vida y brillo.
Conjuntamente también es un buen limpiador, lo que ayuda a conservar los folículos pilosos en buen estado para que el pelo nuevo crezca en óptimas circunstancias.
Estimula las funciones cerebrales: primariamente a los adultos mayores se ha probado que en pacientes que al masticar goma de mascar de canela, mostraban mejores en las tareas relacionadas con los procesos atencionales
Favorece a apartar dolores menstruales: Una de las propiedades de la canela es su función como anticoagulante, es decir que paraliza que las plaquetas de la sangre se amontonen más de lo que corresponderían hacerlo en niveles normales.
Esta propiedad lo hace un positivo tónico o paliativo para las mujeres en su período de menstruación, ya que beneficia a que esta baje con menos dolencias.
Ayuda al hidratar y robustecer el cabello: Dentro de la constitución de la canela sobresale la presencia de vitamina C, vitamina B1, hierro, potasio, calcio y fósforo.
El cual si se consume en pequeñas cantidades debido a su agudo sabor brinda un conjunto de vitaminas y minerales esenciales para el cabello y todo el cuerpo en general puesto que es ingerida.
Favorece a bajar de peso: por ser un modificador de nivel de glucosa en sangre, activadora del metabolismo y reductora de la ansiedad por disipar azúcares, ayuda a activar el metabolismo y por ello beneficia a la pérdida de peso.
También, elimina el exceso de líquidos y grasas en el cuerpo. Se puede tomar mezclado con agua caliente entre comidas.
https://preview.redd.it/h21z17ott4d11.jpg?width=960&format=pjpg&auto=webp&s=272e5d6df71c5d2bc0ed373202b6f2bcb03a7147

RECETAS DOMÉSTICAS PARA EL CABELLO A BASE DE CANELA

La canela es usada para beneficiar el desarrollo y cuidado del cabello, es muy manejada en los tratamientos de belleza para el pelo.
Pues, al utilizar de manera individual o vinculada con otros ingredientes, generan muy buenos resultados y cediendo al cabello de belleza fuerza brillo e un rico aroma.
Se puede usar la canela como un tratamiento casero barato que ayuda a evitar la caída del cabello, hacer crecer el pelo o aclarar cabellos de modo natural.

CANELA Y MIEL EN EL CABELLO

INGREDIENTES:
  • 1 cucharada de canela en polvareda
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 cucharadas de miel de abeja

PREPARACIÓN

Meramente tienes que tomar el aceite de oliva junto a la miel y mezcla en conjunto con la canela hasta tener una elaboración homogénea.

APLICACIÓN

Lava tu cabello como de costumbre si es posible que sean dos veces para el posterior enjuague.
Toma la mezcla antes dispuesta y emplea por todo el cabello con un dócil masaje
Deja la mezcolanza que actúe durante un cuarto de hora para que el cabello tome los nutrientes necesarios de la preparación.
Luego de los 15 minutos enjuaga el cabello con exuberante agua y si quieres utiliza cualquier baño de crema o enjuague que uses de hábito.
La canela para el cabello en conjunto con la miel son dos componentes sublimes para darle pujanza a cabello puesto ayuda a destacar la caída del cabello de manera natural sin la utilización de productos quimios afanosos para su cuidado.

ACLARADO DEL CABELLO

INGREDIENTES:

  • 2 Canela para aclarar el cabello
  • 1 Cucharada de canela en polvareda
  • 1 acondicionador
  • Gorro térmico o bolsa plástica

PREPARACIÓN

Para preparar la canela para el aclarado del cabello absolutamente debes de mezclar la cucharada de canela en el acondicionador y batir hasta conseguir una mezcla homogénea.

APLICACIÓN

Lava el cabello como de usanza y enjuaga con agua.
Luego aplica la mezcla previamente preparada por todo el cabello con la ayuda de los dedos, si quieres usa una peina para la concentración uniforme por todo el cabello.
Toma el gorro térmico o la bolsa plástica y colócala en el cabello.
Deja intervenir por 30 minutos o deja funcionar por toda la noche para que el cabello absorba los nutrientes.
Retira la mezcla enjuagando el cabello por la mañana con cuantiosa agua.
Se dice que para aclarar el cabello con canela se necesita que sean cabelleras claras únicamente, es decir si posees el cabello negro sería muy difícil el aclarado natural.
Fuentes: Incluye canela en el cuidado del cabello
submitted by andreina139 to u/andreina139 [link] [comments]


2018.07.16 03:54 alforo_ Cuando la catástrofe planetaria es tu trabajo diario

La mujer sonriente se acerca a mí, con la mano extendida para estrechar la mía. “Solo quería decirle lo mucho que he disfrutado de su charla”, me dice entusiasmada. Se lo agradezco en el alma, estoy tan agradecida por sus cumplidos como podría estarlo cualquiera. Pero mi corazón se encoge. He fallado otra vez. La charla “interesante” que acabo de dar era sobre el cambio climático y sus impactos, ahora y en el futuro –una catástrofe planetaria en una presentación de PowerPoint de 40 minutos-. Ahora el público se está marchando, con ganas de tomarse un café o algo más fuerte, pensando ya en donde coger un taxi, qué cenar o en cualquier otra cosa menos en preparar una revolución para salvar el planeta.
Doy muchas de estas charlas –a estudiantes universitarios, grupos de negocios, organizaciones comunitarias, cualquiera que me escuche-. Me esfuerzo mucho en ser interesante, utilizando poco texto y pocas gráficas complejas, añadiendo muchas fotografías y analogías, anécdotas personales e incluso algún que otro chiste. Y en eso está mi problema. Como científica, siento la necesidad de mostrar los hechos tal y como los entendemos actualmente. Pero demasiado catastrofismo es paralizante. La fatiga apocalíptica puede hacer que la gente se esconda bajo una manta, metafóricamente hablando.
¿Cómo se encuentra el equilibrio entre la motivación y la desesperación? Algunas veces parece como que hay el mismo número de gente dando consejos sobre cómo presentar el cambio climático que de gente recogiendo información sobre el tema. Volver a encuadrar el problema, nos dicen. Hablar sobre niños y salud, no sobre osos polares y desastres. Hablar de seguros y de oportunidades, de cómo ser más listo, más sano y más feliz. Hablar del presente, no de décadas futuras. Hablar local, no global, etcétera.
Al mismo tiempo, otros nos dicen que no estamos asustando lo suficiente. Ian Dunlop es el anterior presidente de la Asociación Australiana del carbón, que después de haber regresado del lado oscuro con ganas, ahora está denunciando los debates “orwellianos” sobre política climática y a los políticos que evitan su responsabilidad moral. En What Lies Beneath: The Scientific Understatement of Climate Risks (Lo que yace en el fondo: La subestimación de los riesgos climáticos), Dunlop va incluso más allá: Él y su coautor, David Spratt, retaron a los científicos por ser demasiado precavidos en ausencia de datos perfectos y demasiado reticentes a contar las cosas tal y como son.
No todos somos tan precavidos. John Schellnhuber, director fundador del Instituto Potsdam para la Investigación sobre los Impactos del Clima, es probablemente el científico del clima más influyente que podáis conocer. Entre otras cosas, Schellnhuber fue el que propuso la barrera de 2 grados centígrados que fue inicialmente adoptada por el Gobierno alemán y la Unión Europea y finalmente plasmado en el Acuerdo sobre el Clima de París. En 2011, Schellnhuber fue ponente invitado en la conferencia en Melbourne ¿Cuatro grados o más? Australia en un mundo caliente. Su respuesta a la retórica pregunta “¿Cuál es la diferencia entre un mundo con 2 grados de calentamiento y uno con 4 grados?" fue tan brutal como breve: “La civilización humana”
En realidad nosotros, los científicos del clima, somos un grupo raro. Como el resto de la profesión científica, nos levantamos cada mañana y vamos a nuestras oficinas, laboratorios o campos de estudio. Recogemos y analizados nuestros datos y escribimos nuestros trabajos para publicaciones científicas. Pero aquí es donde nos salimos del guion: somos los únicos miembros de la profesión científica que cada día esperan estar equivocados.
Esperamos estar equivocados sobre cómo el ritmo de subida del nivel del mar se está acelerando tanto que las viviendas de quizá miles de millones de personas podrían quedar inundadas para finales de siglo. Esperamos estar equivocados sobre la muerte de nuestro icono natural más preciado, la antaño magnífica Gran Barrera de Coral. Esperamos estar equivocados sobre cómo el ritmo de deshielo de glaciares en los Andes y el Altiplano Tibetano amenaza el suministro de agua dulce de más de una sexta parte de la población mundial. Esperamos estar equivocados sobre cómo el desplazamiento de personas por todo el planeta, debido a los crecientes desastres relacionados con el clima, podría hacer que la actual crisis de refugiados parezca insignificante. Esperamos, esperamos, esperamos…
El marxista italiano de principios del siglo XX Antonio Gramsci lo reflejó de la forma más elegante cuando escribió sobre la tensión entre el “pesimismo del intelecto y el optimismo de la voluntad”. Él, desde luego, no se estaba refiriendo al cambio climático, pero bien podía haber estado haciéndolo.
La ración diaria de historias relacionadas con el cambio climático en mi correo refleja esta tensión. Está repleta de ejemplos de nuevas granjas solares, interesantes avances tecnológicos en almacenamiento en baterías, del aumento de desinversión en combustibles fósiles por parte de empresas e incluso gobiernos. Pero dispersos entre estas historias para sentirse bien hay momentos de puro terror paralizante que no deja dormir por la noche: aceleración de la pérdida de hielo en el Antártico, debilitamiento de la corriente del Golfo, temperaturas del Ártico que el febrero pasado llegaron a superar en 25 grados centígrados las temperaturas normales. (¡Si, 25! No es una errata)
Se supone que los científicos deben ser objetivos, sopesando calmadamente las pruebas como doña Justicia con los ojos vendados, en vez de ser seres humanos con defectos y asustados, metidos dentro de un tiovivo emocional que diariamente oscila entre la esperanza y la desesperación.
La salud emocional de los científicos del cambio climático ha atraído la atención científica en sí misma. Un estudio realizado por Lesley Head y Theresa Harada, publicado el año pasado en Emotion, Space and Society, basado en entrevistas con 13 científicos australianos con la intención de describir el “trabajo emocional” que implicainvestigar sobre cambio climático. Citando a científicos bajo seudónimos, el estudio exploraba la frustración y la ansiedad que sienten algunos científicos del clima que como mínimo saben que están sujetos a unos estándares de infalibilidad más exigentes que otros científicos, y en circunstancias más extremas se han enfrentado a correos de odio e incluso a amenazas de muerte. Los mecanismos para poder hacerle frente van desde el humor negro, evitar mencionar el trabajo en ocasiones sociales a leer novelas superficiales para desconectar.
La psique de los científicos del clima has sido incluso explorada a través del arte. En 2014, un estudiante de posgrado de la ANU, Joe Duggan, comenzó a pedir a los científicos del clima que le enviasen una carta corta, escrita a mano sobre cómo se sentían acerca del cambio climático. La exhibición de las cartas que resultó de ello, ¿Es así como te sientes?, reveló desaliento, ansiedad, frustración, miedo, depresión, furia, desánimo y tristeza, pero también esperanza, optimismo y su determinación de no abandonar.
A veces me gustaría dejarlo. En algún momento del pasado yo fui una bióloga. Lo echo de menos. Pero después de perseguir hormigas por el bush australiano durante cuatro años a finales de los 80 para conseguir el doctorado en ecología del comportamiento, estaba lista para un cambio. “El cambio climático puede ser una opción” (o algo parecido), me dijo mi supervisor del doctorado. En ese momento me pareció una buena idea y mucho más útil para prepararme para un trabajo que pagase más que las hormigas. En los más de 20 años que han pasado desde entonces he descubierto que la ciencia del cambio climático es el "Hotel California" de la investigación, puedes dejarlo cuando quieras, pero el reto moral (citando a un antiguo primer ministro) que viene con ello significa que dejarlo no es ni siquiera una opción.
En mis días más oscuros miro a las investigaciones a mí alrededor y me pregunto. ¿Cuál es el sentido, por ejemplo, de secuenciar el genoma de esta criatura o esta otra, si esa criatura puede que tenga un tiempo tan limitado en este planeta que todo ese conocimiento será para nada? Al mismo tiempo envidio a aquellos colegas para los que el peor problema de su vida académica es perder una subvención o que un trabajo sea rechazado. Qué simple parece esa vida.
No todo es negro, por supuesto. Paris en diciembre de 2015 fue un momento glorioso y esperanzador. Cuando el entonces ministro de exteriores francés Laurent Fabius anunció la llegada de un Acuerdo sobre el clima en aquella habitación de Le Bourget hubo abrazos y besos y lágrimas de alivio. Y el tsunami de inversión a nivel mundial en energía renovable desde entonces continúa aumentando, superando ahora a la inversión en combustibles fósiles por un margen que sigue creciendo. Pero incluso estas luces brillantes no son suficientes. El último informe de las Naciones Unidas sobre el margen de emisiones dice que con las tendencias actuales se puede conseguir solo un tercio de la reducción de uso de energía necesaria para mantenernos bajo el objetivo de los 2 grados centígrados.
Mientras tanto, aquí en casa, el desastre que es la política sobre el clima australiana renquea gracias a algunos diputados tan fosilizados como su combustible favorito. Desafiando las tendencias mundiales, el Gobierno ha reculado en el Objetivo para Energías Renovables y seguimos siendo el único país desarrollado que ha derogado el precio al carbono. Las emisiones australianas continúan aumentando y en 2015 la organización independiente Climate Action Tracker (Rastreadores de acción climática) nos consideró el país con la mayor diferencia relativa entre nuestra trayectoria de emisiones y nuestras promesas en París.
A un nivel personal, el maravilloso Desmond Tutu nos aporta algo de consuelo. Su llamamiento a “Hacer tu poquito de bien donde te encuentres; esos poquitos de bien juntos son los que embargan al mundo” está escrito en un pósit encima de mi ordenador. Cada día cuando me levanto, voy a mi oficina a escribir mis trabajos y preparar mis diapositivas, intentando hacer mi poquito de bien con esperanza. https://www.themonthly.com.au/issue/2018/june/1527775200/lesley-hughes/when-planetary-catastrophe-your-day-job
submitted by alforo_ to podemos [link] [comments]


2018.07.12 07:22 master_x_2k Interludio VI

Capítulo Anterior < Indice > Capítulo Siguiente

Interludio VI

La mandíbula de Paige le dolía. Ser amordazada como un animal hacia eso.
Las otras ataduras no eran tan molestas, pero eso era solo en un sentido relativo. Sus manos fueron enterradas en un par de cubos de metal reforzado, cada uno lleno con esa maldita espuma de color amarillo pastel. Los cubos estaban unidos detrás de su espalda, con enlaces de cadena cómicamente sobredimensionados. Hubiera sido intolerablemente pesado si no fuera por el gancho en el respaldo de su silla, en el que podía colgar la cadena.
Tiras de metal se habían ajustado justo debajo de sus axilas, cerca de la parte inferior de las costillas, la parte superior de los brazos y la cintura, con dos bandas más alrededor de cada uno de sus tobillos. Las cadenas parecían conectar todo, evitando que moviera los brazos o las piernas más de unos pocos centímetros en cualquier dirección antes de sentir la frustrante resistencia y el tintineo de las cadenas. El collar de metal pesado alrededor de su cuello, lo suficientemente grueso que podría haber sido un neumático para un vehículo pequeño, parpadeaba con una luz verde con la suficiente infrecuencia que olvidaba anticiparlo. Ella se distraía y molestaba por su aparición en su visión periférica cada vez que brillaba.
La ironía era que un par de esposas habrían bastado. No tenía fuerza mejorada, ni trucos para deslizarse fuera de sus restricciones, y no estaba dispuesta a correr de todos modos. Si algo de eso era una posibilidad real, no le habrían permitido entrar en la sala del tribunal. La fiscalía había argumentado que podría haber aumentado su fuerza, que podía ser un riesgo de huida, y su abogado no había hecho un trabajo lo suficientemente bueno para argumentar en contra, así que las restricciones habían continuado. Lo que significaba que estaba atada como Hannibal Lecter, como si ya fuera culpable. Incapaz de usar sus manos, su cabello, el vibrante y sorprendente amarillo de un limón, se había deslizado de donde estaba metido detrás de sus orejas y ahora había hebras colgando frente a su cara. Sabía que solo la hacía parecer más desquiciada, más peligrosa, pero no había nada que pudiera hacer al respecto.
Si hubiera podido, habría tenido un comentario o dos para hacer al respecto, o al menos podría haber pedido al abogado que le arreglara el pelo. Hubiera discutido con el hombre que había sido contratado como su defensa, en lugar de esperar horas o días para responder a cada uno de sus correos electrónicos. Ella habría exigido que se cumplieran sus derechos básicos.
Pero ella no pudo decir nada. Una máscara de cuero reforzada con las mismas tiras de metal que estaban en su cuerpo y una rejilla estilo jaula de pequeñas barras de metal estaba atada a la parte inferior de su cara. El interior de la máscara era lo peor, porque el mecanismo se extendía dentro de su boca, un entramado de alambres manteniendo su boca fija en una posición ligeramente abierta, su lengua presionada con fuerza contra el piso de su boca. El barbárico aparejo dejaba a su mandíbula, su lengua y los músculos de su cuello irradiando tensión y dolor.
“Silencio. Todos de pie, por favor. Esta corte está ahora en sesión, presidiendo el honorable Peter Regan.”
Era tan difícil moverse con las restricciones. Su abogado agarró la cadena que corría entre su axila y su brazo, para ayudarla a ponerse de pie, pero ella tropezó de todos modos, chocó contra la mesa. No había forma de ser elegante cuando usabas restricciones que pesaban la mitad que tú.
“Señoras y señores del jurado, ¿han llegado a un veredicto?”
“Lo hicimos, su señoría.”
Paige vio como el empleado le entregaba el sobre al juez.
“En lo que respecta al estado de Massachusetts versus Paige Mcabee, en cuanto al cargo de intento de asesinato, ¿cómo la encuentran?”
“No culpable, su señoría.”
Paige se relajó un poco con alivio.
“En lo que respecta al estado de Massachusetts versus Paige Mcabee, en cuanto al cargo de asalto agravado con habilidad parahumana, ¿cómo la encuentran?”
“Culpable, su señoría.”
Paige negó con la cabeza lo mejor que pudo. ¡No! ¡Esto no era justo!
Ella casi se perdió la siguiente línea. “... agresión sexual con una habilidad parahumana, ¿cómo la encuentran?”
“Culpable, su señoría.”
Asalto sexual. Las palabras le helaron la sangre. No fue así.
“¿Es este su veredicto?”
“Sí, su señoría.”
“Paige Mcabee, por favor dirija su atención hacia mí”, dijo el juez.
Ella lo hizo, con los ojos muy abiertos, con la boca abierta.
“Determinar la sentencia para este caso no es fácil. Como su abogado sin duda le ha informado, usted cae bajo el alcance del ATCP, la norma de las tres condenas.[1] A la edad de veintitrés años, no has sido declarada culpable de ningún delito anterior.
“Según los testigos escuchados en este tribunal, primero demostró sus habilidades a principios de 2009. Usted fue explicita en no querer ser miembro del Protectorado, pero también expresó su desinterés por una vida delictiva. Este estado, en el que un individuo no se identifica como héroe o villano, es lo que el ERP clasifica como un ‘renegado’.”
“Nos interesa promover la existencia de renegados, ya que la proporción de parahumanos en nuestra sociedad aumenta lentamente. Muchos renegados no causan enfrentamientos, ni buscan intervenir en ellos. En cambio, la mayoría de estos individuos vuelven sus habilidades al uso práctico. Esto significa menos conflicto, y esto sirve al mejoramiento de la sociedad. Estos sentimientos reflejan los que usted expresó a su familia y amigos, como escuchamos en este tribunal en las últimas semanas.”
“Esos hechos están a tu favor. Lamentablemente, el resto de los hechos no lo están. Entienda, señorita Mcabee, que nuestra nación usa el encarcelamiento por varias razones. Nuestro objetivo es eliminar a las personas peligrosas de la población y lo hacemos de manera punitiva, tanto por justicia contra los transgresores como para desalentar a otros delincuentes.”
“Cada uno de estos se aplica en su caso. No es solo la naturaleza atroz del crimen lo que debe considerarse con la sentencia, sino el hecho de que se realizó con un poder. Las leyes son aún nuevas frente a la criminalidad parahumana. Tomamos conciencia de nuevos poderes semanalmente, la mayoría de los cuales, si no todos, merecen atención cuidadosa e individual con respecto a la ley. En muchos de estos casos, hay poco o ningún precedente al que recurrir. Como tal, los tribunales se ven obligados a adaptarse continuamente, a ser proactivos e inventivos frente a las nuevas circunstancias que introducen las habilidades parahumanas.”
“Es con todo esto en mente que considero su sentencia. Debo proteger al público, no solo de ti, sino de otros parahumanos que podrían considerar hacer lo que tú hiciste. Colocarte en detención estándar resulta problemático y exorbitantemente costoso. Sería inhumano y dañino para su cuerpo mantenerla bajo restricción mientras dure su encarcelamiento. Deben organizarse instalaciones especiales, personal y contramedidas para mantenerla aislado de otros reclusos. Usted plantea un riesgo de fuga significativo. Finalmente, la posibilidad de que usted reingrese a la sociedad, por escape o libertad bajo palabra, es particularmente preocupante, dada la posibilidad de una ofensa repetida.”
“Es con esto en mente que he decidido que hay motivos suficientes para condenarla fuera del alcance del ATCP. Culpable de dos cargos, la acusada, Paige Mcabee, es sentenciada a encarcelamiento indefinido dentro del Centro de Contención Parahumana Baumann.”
La Pajarera.
El ruido en la sala del tribunal era ensordecedor. Un rugido de vítores y abucheos, movimiento, gente de pie, periodistas presionando para ser los primeros en salir. Solo que Paige parecía estar quieta. Fría, congelada en horror absoluto.
Si hubiera podido, ese podría haber sido el momento en que perdía el control. Ella habría gritado su inocencia, le habría dado un ataque, incluso habría dado algunos golpes. ¿Qué tenía ella que perder? Esa sentencia era poco mejor que una ejecución. Algunos dirían que era peor. No habría escapatoria, ni apelaciones, ni libertad condicional. Pasaría el resto de su vida en compañía de monstruos. Con algunas de las personas que estaban encerradas allí, la descripción de ‘monstruo’ era demasiado literal.
Pero ella no pudo. Ella estaba atada y amordazada. Dos hombres que eran más grandes y más fuertes que ella pusieron sus brazos debajo de sus axilas, prácticamente cargándola fuera de la sala del tribunal. Una tercera persona en uniforme, una mujer corpulenta, caminó rápidamente junto a ellos, preparando una jeringa. El pánico se apoderó de ella, y como ella no tenía forma de expresarlo, de hacer algo al respecto, la histeria solo se agravó, lo que hizo que se sintiera más presa del pánico. Sus pensamientos se disolvieron en una neblina caótica.
Incluso antes de que la jeringa de tranquilizantes fuera hundida en su cuello, Paige Mcabee se desmayó.

Paige se despertó y disfrutó de cinco segundos de paz antes de recordar todo lo que había pasado. La realidad la golpeó como un chorro de agua fría en la cara, algo literalmente. Abrió los ojos, pero los encontró secos, el mundo demasiado brillante para enfocarse. El resto de ella estaba húmedo, mojado. Gotas de agua corrían por su rostro.
Trató de moverse, y no pudo. Era como si algo pesado hubiera sido amontonado encima de ella. La parálisis la aterrorizó. Paige nunca había soportado ser incapaz de moverse. Cuando se fue a acampar cuando era niña, había preferido dejar su saco de dormir abierto y tener frío en vez de estar confinada dentro de él.
Era esa espuma, se dio cuenta. Las restricciones no fueron suficientes, le rociaron con esa cosa para asegurarse de que todo debajo de sus hombros estaba cubierto. Cedía un poco para permitirle exhalar, incluso podía mover los brazos y las piernas un poco, inclinarse en cualquier dirección. Sin embargo, cuanto más empujaba, más resistencia había. En el momento en que ella detuvo sus esfuerzos, todo volvió a la misma posición con el tirón elástico de la espuma. Sintió náuseas en el estómago, el latido de su corazón se aceleró. Su respiración se incrementó, pero la máscara hizo que incluso su respiración se sintiera confinada. El agua hacía que su máscara se humedeciera, por lo que se pegaba a su boca y nariz. Había ranuras para su nariz y boca, pero era muy poco. No podía tomar una respiración profunda sin llevar agua a la boca, y con la lengua presionada contra su mandíbula, no podía tragar fácilmente.
La habitación se tambaleó, y tuvo que detenerse antes de perder el desayuno. Si vomitaba con la máscara ella podría ahogarse. Débilmente se dio cuenta de dónde estaba. Un vehículo. Un camión. Había pasado por un bache.
Sabía a dónde estaba llevándola. Pero si no podía liberarse, iba a perder la cabeza antes de llegar allí.
“El pajarito está despierto”, una chica habló, con un toque de acento nasal de Boston.
“Mmm.” Un hombre gruñó.
Paige sabía que la referencia a un ‘pájaro’ se debía a las plumas sueltas que sobresalían de su cuero cabelludo. Sus poderes habían venido con algunos cambios cosméticos extremadamente menores, convirtiendo su cabello en el amarillo brillante de un plátano o un pato bebé. Afectó todo el pelo de su cuerpo, incluso las pestañas, las cejas y los finos vellos de los brazos. Las plumas habían comenzado a crecer un año atrás, exactamente el mismo tono que su cabello, solo un puñado a la vez. Al principio, alarmada y avergonzada, ella las había cortado. Una vez que se dio cuenta de que no estaban ocurriendo más cambios, se relajó y las dejó crecer, incluso las exhibió.
Paige dirigió su atención a las dos personas en el vehículo con ella, contenta por la distracción a su creciente pánico. Tuvo que obligar a sus ojos a permanecer abiertos, por dolorosa que era la luz, esperando a que sus ojos se enfocaran. Sentada en el banco a su lado había una chica de su edad. La chica tenía un aspecto asiático en sus rasgos. Sus ojos, sin embargo, eran de un azul muy pálido, traicionando un poco de herencia occidental. La chica llevaba el mismo overol naranja que Paige, y cada parte de ella, excepto los hombros y la cabeza, estaba cubierta por la espuma blanca amarillenta. Su cabello lacio y negro estaba pegado al cuero cabelludo por la humedad.
El hombre se sentaba en el otro banco. Había más espuma alrededor de él que alrededor de Paige y la otra chica juntas. Para colmo, una jaula de barras de metal rodeaba la espuma, reforzando el aparejo. El hombre también era asiático, no menos de dos metros de altura. Los tatuajes se deslizaban por los lados de su cuello y detrás de sus orejas, en medio de su húmedo cabello negro; Llamas rojas y verdes, y la cabeza de lo que podría haber sido un lagarto o un dragón, dibujado en un estilo oriental. Tenía el ceño fruncido, los ojos ocultos en las sombras, ajeno al chorro interminable de roció que los aspersores en el techo del camión estaban generando.
“Oye, pajarito”, dijo la chica sentada frente a Paige. Ella estaba mirando a Paige como si esos ojos fríos pudieran mirar a través de ella. “Esto es lo que vamos a hacer. Te inclinas hacia la derecha lo más fuerte que puedes, luego te empujas hacia la izquierda en mi señal. Pero sigues mirando hacia la puerta de atrás, ¿de acuerdo?”
Paige miró a su derecha. La puerta trasera del camión parecía una puerta de bóveda. Ella rápidamente miró a la chica asiática. ¿Realmente quería darle la espalda a esta persona?
La chica pareció notar la vacilación de Paige. Ella bajó la voz hasta un siseo que hizo que la piel de Paige se estremeciera. “Hazlo. A menos que realmente quieras arriesgarte ante la posibilidad de que pueda encontrarte en la prisión, si no haces lo que te digo.”
Los ojos de Paige se ensancharon. Este era el tipo de persona con la que la iban a encerrar. Ella sacudió su cabeza.
“Bien, pequeño pajarito. Ahora inclínate hacia tu derecha, mira hacia la puerta.”
Paige lo hizo, forzando su cuerpo para moverse tan cerca de la puerta como pudo.
“¡Y de vuelta!”
Ella se movió hacia el otro lado, con los ojos todavía en la puerta. Algo pesado crujió contra la parte posterior de su cabeza. Trató de alejarse, sentarse derecha de nuevo, pero fue detenida cuando la máscara se enganchó en algo.
Cuando sintió un aliento caliente en la parte posterior de su cuello, supo lo que había enganchado. La otra chica se había agarrado a la correa de la máscara con los dientes. Hubo un tirón, luego la chica perdió el agarre, y las dos fueron empujadas hacia atrás a sus posiciones individuales por la gomosa espuma.
“Mierda”, gruñó la chica, “Otra vez.”
Tomó dos intentos más. En el primero, la correa se liberó de la hebilla. En el segundo, la chica agarró la máscara y tiró. Paige giró su cabeza en dirección a la chica para que la jaula parecida a un chupete en el interior de su boca pudiera liberarse.
Zarcillos de baba se extendieron desde su boca mientras estiraba su mandíbula y su lengua, tratando de tragar apropiadamente. Ella dejó escapar un pequeño gemido cuando la sensación regresó a las partes de su rostro que se habían vuelto entumecidas.
“Dos pweguntash,” balbuceó la chica asiática, sus dientes aun agarrando el cuero de la máscara entre ellos, “¿Túh pohwed?”
Paige tuvo que estirar su mandíbula y su boca un segundo antes de poder hablar, “¿Mi poder? Yo canto. Realmente bien.”
La chica asiática frunció el ceño, “¿Gé mash?”
“Yo... hago que la gente se sienta bien. Cuando toma impulso, puedo afectarlos, alterar sus emociones, hacerlos susceptibles a seguir instrucciones.”
La chica asintió con la cabeza, “¿Eh collah?”
Paige bajó la mirada hacia el collar de metal pesado alrededor de su cuello, “Está preparado para inyectar tranquilizantes en mi cuello si canto o alzo la voz.”
“Okah”, balbuceó la chica, "Toma lah mahcaga.”
“¿Por qué?”
“¡Tomagah!”
Paige asintió. Se apartaron la una de la otra, luego se balancearon, la chica le pasó la máscara. Ella la apretó entre sus dientes, sintiendo su mandíbula dolorida.
“Suelta eso y te invierto la piel”, dijo la chica, “Lung. Oye, ¿Lung? Despierta.”
El hombre sentado frente a ellas levantó un poco la cabeza y abrió los ojos. Tal vez. Paige no podía verlo.
“Sé que es difícil con las cosas que te inyectaron, pero necesito tu poder. Pajarito, inclínate hacia adelante, muéstrale la máscara.”
Paige hizo todo lo posible para empujarse hacia adelante contra la espuma que estaba en capas contra su pecho y su estómago, agarrando la correa en sus dientes, la máscara colgando debajo de su barbilla.
“Necesito que calientes el metal, Lung”, dijo la chica. “Jodidamente caliente.”
Lung negó con la cabeza. Cuando habló, no había acento de Boston en su voz. El acento que estaba allí hacia cortas sus palabras, claramente no era la voz de un hablante nativo de inglés. “El agua. Está demasiado mojado, demasiado frío. Y no puedo verlo bien. Mis ojos no han sanado por completo, y es difícil ver a través de este rocío. No me molestes con esto.”
“Inténtalo , miserable hijo de puta. Fracaso de líder. Es lo mínimo que puedes hacer, después de que una niña te pateo el culo, dos veces.”
“Basta, Bakuda.” Gruñó. Él golpeó su cabeza contra el metal de la pared del camión detrás de él, como para acentuar su declaración.
“¿Qué? No pude escuchar eso”, la chica, Bakuda, sonrió con una pizca de manía en su expresión, “¡Tu voz es demasiado aguda para mi rango de audición! ¡Patético... mestizo... eunuco!”
“¡Basta!” Rugió, golpeando de nuevo su cabeza contra la pared del camión. “¡Te mataré, Bakuda, por estos insultos! Te arrancaré el brazo de tu zócalo y lo meteré-”
“¡¿Enojado?!” lo interrumpió, prácticamente chillando, “¡Bien! ¡Úsalo! Calienta el puto metal. ¡La tira de metal alrededor de los bordes!”
Todavía jadeando por el esfuerzo de gritar, Lung dirigió su atención a la máscara. Paige hizo una mueca ante la explosión de calor en su cara, comenzó a alejarse, pero se detuvo cuando Bakuda habló.
“¡Concéntralo!” Gritó Bakuda, “¡Céntrate en los bordes!”
La radiación de calor cesó, pero Paige se dio cuenta de un olor fuerte y ahumado.
“¡Más caliente! ¡Tan caliente como puedas!”
El olor era demasiado fuerte, demasiado acre. Paige tosió un par de veces, con fuerza, pero no perdió el agarre de la máscara.
“¡Ahora, pajarito! ¡La misma maniobra que antes, pero no la sueltes!”
Paige asintió. Ella se inclinó, luego giró en dirección a Bakuda. Lo que siguió la sorprendió más que cuando Bakuda había mordido la correa de la máscara.
La chica asiática comenzó a atacar salvajemente el metal candente con sus dientes, cavando en él incluso cuando tenían que alejarse. Más suave con el calor, la fina tira de metal se liberó de la máscara misma. El metal que corría a lo largo de la correa cortó el labio de Paige cuando salió. Ella casi-casi-dejó caer la máscara, pero logró chasquear los dientes para atrapar la hebilla en los dientes antes de que pudiera caer al suelo.
Cuando la tira se soltó, Bakuda se echó hacia atrás y sacudió la cabeza a un lado, con fuerza, empalándose en el hombro con un extremo. Ella gritó, y la sangre salió de una de las quemaduras en su boca.
Paige miró a Lung. El hombre enorme no hizo nada, permaneciendo en silencio. Solo miró desapasionadamente cómo el pecho de Bakuda se agitaba con el esfuerzo y el dolor, con la cabeza colgando.
“¿Qué diablos estás haciendo?” Respiró Paige.
"Sin manos, tengo que buscarle la vuelta”, Bakuda jadeó, “De nuevo. Antes de que mi cuerpo se dé cuenta de lo mal que lo estoy lastimando.”
Paige asintió. Ella no estaba dispuesta a discutir con el supervillano que amenazaba con darle vuelta la piel.
Los siguientes intentos no fueron más bonitos ni más fáciles. La segunda tira larga de metal fue liberada y Bakuda también la empaló en su hombro. Las rejillas de metal de las partes exteriores e interiores de la máscara estaban próximas a ser liberadas. A Paige solo le quedaba la parte de cuero de la máscara, las correas y la cubierta que le cubría la boca y la nariz. Al ver a Bakuda equilibrar con cuidado las rejillas de metal en su hombro libre, contra la espuma pegajosa para que no se resbalen, Paige hizo lo mismo con el cuero de la máscara.
“¿Qué hiciste para ser enviada aquí?” Preguntó Paige.
“Lo último que escuché, antes de que perdiéramos el poder en nuestro vecindario, era que el recuento de cadáveres era casi de cincuenta.”
“¿Mataste a cincuenta personas?”
Bakuda sonrió, y no era bonita, con sus labios tan devastados como estaban. “Lastime más, también. Y hubo quienes sufrieron daños cerebrales, uno o dos pudieron haberse vuelto locos homicidas, y sé que un montón fueron congelados en el tiempo por cien años más o menos... se vuelve borroso. El momento cumbre fue la bomba.”
“¿Bomba?” Preguntó Paige, sus ojos se abrieron de par en par.
“Bomba. Dijeron que era tan poderosa como una bomba atómica. Idiotas. Ni siquiera entendían la tecnología detrás de ella. Incultos. Claro, era más o menos igual de poderosa, pero ese ni siquiera era el daño real. Lo más increíble hubiera sido la onda electromagnética que generaba. Borraría cada disco duro, freiría cada placa de circuito para cada pieza de maquinaria en una quinta parte de América. ¿Los efectos de eso? Hubiera sido peor que cualquier bomba atómica.”
Incapaz de siquiera pensar en eso, Paige miró a Lung. “¿Y él?”
“¿Lung? Él es quien me dijo que lo hiciera. El hombre a cargo, es él.”
La cabeza de Lung se movió fraccionalmente, pero con las sombras bajo su frente, Paige no podía decir si él estaba mirando.
“¿Tú?” Bakuda le preguntó a Paige. “¿Qué hiciste para ser enviada aquí?”
“Le dije a mi ex que se fuera a la mierda.”[2]
Hubo una pausa, luego Bakuda comenzó a cacarear. “¿Qué?”
“Es complicado”, Paige miró hacia otro lado y hacia abajo.
“Tienes que explicar, pajarito.”
“Me llamo Paige. Mi nombre artístico era Canary.”
“Ooooh”, habló Bakuda, todavía cacareando un poco mientras agarraba una de las tiras de metal que le atravesaba el hombro y la liberaba. Sosteniéndola entre sus dientes, ella dijo, “Esho no esh bueno. ¿Llamahte Canary en prishion?” [3]
“No tenía la intención de ir a prisión.”
“¿Quiéh la tiede?”
“Quiero decir, ni siquiera soy un supervillano. Mi poder, me hace una cantante fantástica. Ganaba mucho dinero haciéndolo, se hablaba de ofertas discográficas, nos movíamos a escenarios más grandes y mis shows seguían agotando entradas... todo era perfecto.”
Bakuda dejó que la tira bajará de sus dientes hasta que colgaba, luego la maniobró con cuidado hasta que se aferró al extremo izquierdo de la misma. Se inclinó hacia atrás, con la cabeza mirando hacia el techo, mientras deslizaba la otra tira de metal, la que estaba empalada en su hombro, dentro de su boca, así que estaba sosteniendo un extremo de cada tira en su boca. Haciendo una pausa, ella preguntó: “¿Qué pasho?”
Paige negó con la cabeza. Era el testimonio que ella nunca había podido decir en voz alta, en su juicio. “Acababa de terminar mi espectáculo más grande hasta ahora. Dos horas en el escenario, un gran éxito, a la multitud le encantó todo. Hice el cierra y fui al backstage para descansar, tomar un trago y encontré a mi ex. Me dijo que, como él fue quien me empujó a salir al escenario en primer lugar, merecía crédito. Quería la mitad del dinero.” Ella se rió un poco, “Ridículo. Como si sé supusiera que fuera a ignorar el hecho de que me engañó y me dijo que nunca lo lograría de verdad cuando se fue.”
Bakuda asintió. Se apartó de las tiras, donde había logrado atarlas con la apariencia de un nudo. Usó sus dientes para doblar las tiras ahora unidas en forma de L. Con el extremo que no estaba empalado en su hombro ahora en una posición frente a ella, cerró la boca sobre él.
“Nosotros discutimos. Luego le dije que se fuera a la mierda. Se fue, y no lo pensé ni un segundo... hasta que la policía apareció en mi puerta.”
Bakuda apartó su boca del final de la tira. Ella lo había doblado en forma de 'v' suelta. Ella frunció el ceño y luego miró a Paige, “¿Y?”
"Y lo había hecho. S- Supongo que todavía estaba energizada con mi actuación, y los efectos de mi poder todavía estaban potenciando mi voz, o él estaba en la audiencia y se vio muy afectado. Entonces, cuando le dije que se fuera a la mierda, él, um, lo hizo. O lo intentó, y cuando descubrió que no era físicamente posible, se lastimó hasta que...” Paige cerró los ojos por un momento. “Um. No entraré en los detalles.”
“Mmmm, leh pasha por idiota. Oo 'oo” Bakuda alzó las cejas, todavía trabajando la tira de metal dentro de su boca. Se apartó, verificó que el extremo estaba en forma de ‘o’, y luego se agarró las tiras con los dientes para sacarse la cosa de su hombro con un gruñido. Puso el extremo que acababa de retocar contra el banco y deslizó su boca a lo largo del metal, para poder agarrarla del otro lado.
Tomándola con los dientes, volvió su atención a la pared del camión entre ella y Paige. Había cerraduras colocadas a intervalos regulares contra la pared, destinadas a asegurar la cadena de esposas estándar en su lugar, para aquellos que no se rocían con espuma. Ella comenzó a pasar la correa de metal a través del lazo de la cerradura. Las gotas de sudor se mezclaron con el agua que corría por su rostro mientras trabajaba.
El nudo que une las dos correas se atascó en el agujero. Bakuda empujó un poco más fuerte, y lo colocó firmemente en su lugar. La curva en L del metal colocó el asa cerrada de metal en forma de ‘o’ cerca del hombro de Paige.
“¿Alguna posibilidad de que Oni aparezca?” Preguntó Bakuda a Lung.
“Me sorprendería”, retumbó su respuesta.
Ella agarró una de las rejillas de metal en su boca y comenzó a trabajar con sus dientes. Era una sola pieza delgada de metal, doblada y tejida como una malla de eslabones, aunque con una malla más apretada. Ahora que las tiras de metal ya no lo sujetaban con seguridad, Bakuda podía comenzar a desenrollarlo y enderezarlo.
Cuando estuvo casi completamente desenrollado, ella ajustó su mordida y apretó la segunda masa de alambre, la que había estado en la boca de Paige, en sus mandíbulas, amontonándola en un desastre cilíndrico de unos cuatro centímetros de largo y una pulgada de ancho. Todavía mordiéndola, giró su cabeza para que el cable de un metro y medio de longitud apuntara a Lung, a menos de un metro de su rostro. Todavía con la boca alrededor de la maraña de alambre, murmuró: “Necesito punta caliente.”
Lung gruñó, pero hizo lo que le pedía. Cuando la punta estuvo al rojo vivo, Bakuda ajustó rápidamente su agarre, soltando y mordiendo otra vez hasta que la punta estuvo cerca de su boca. Con los labios hacia atrás, ella lo mordió.
“¿Cómo puedes hacer eso?” Paige preguntó: “¿No duele?”
“Ovioh ge duere, eshtupidah”, gruñó Bakuda. Se apartó, lo colocó de manera que el mango quedara contra el banco, con la longitud del alambre pegado a su hombro, y examinó su obra. “Pero el esmalte de los dientes es más duro de lo que piensas.” Escupió una gota de sangre en el piso del camión, luego mordió dos veces más, haciendo una pausa entre las mordidas para girar la longitud del metal con sus dientes, labios y lengua.
Cuando extendió la longitud del cable en dirección a Paige, deslizándolo a través del extremo en forma de ‘o’ de la banda de metal, Paige se dio cuenta de lo que Bakuda había pasado tanto tiempo armando. Ni siquiera necesitó que se le pidiera que se inclinara contra las correas de espuma y levantara el cuello hacia un lado, para poner su collar al alcance del extra largo destornillador improvisado. La tira de metal con el lazo en el extremo servía para sostener la parte más cercana a Paige, por lo que Bakuda podía dirigirla más fácilmente.
No fue un trabajo rápido. Bakuda tuvo que usar los dientes, la mandíbula y un giro de su cabeza para girar el destornillador, y era una tarea ardua recuperarlo si perdía el control sobre él. Diez largos minutos de silencio y gruñidos solo fueron interrumpidos por el sonido de dos tornillos cayendo al banco de metal, antes de que Bakuda se detuviera a descansar y aliviar su mandíbula.
“No podrás hacerla nada a mi collar sin activarlo”, dijo Paige.
“Perra tonta”, murmuró Bakuda, sacando su labio inferior y mirando hacia abajo como si pudiera investigar el grado de daño en sus propios labios. “Soy una experta en bombas. Entiendo detonadores y catalizadores en el mismo nivel fundamental que entiendes caminar y respirar. Puedo visualizar cosas mecánicas de una manera que no podrías con cinco títulos universitarios y cien años. Insúltame así de nuevo y estás muerta.”
Como empujada a probarse a sí misma, agarró el destornillador con los dientes otra vez y se puso a trabajar de nuevo. Arrancó un panel y se reanudó el desenroscado, más profundo en el collar.
Paige dudó en volver a hablar, sabiendo lo fácil que era provocar a la chica, pero el silencio era aplastante. “Supongo que tenemos suerte de que sea un viaje largo, desde Boston a Columbia Británica.”
“Estuviste dormida un tiempo,” Bakuda se apartó del destornillador, hablando en voz baja, como para sí misma. “No tenemos tanto como piensas.”
Paige sintió que algo se liberaba del pesado collar que llevaba al cuello, vio que Bakuda inclinaba el destornillador hacia arriba y deslizaba un tubo de vidrio con algo brillante dentro de la barra de metal. Luego de unos minutos, otra pieza de maquinaria se unió al tubo de vidrio, como si fuera un pincho de alta tecnología.
“Trágico”, habló Bakuda, en su próximo descanso. “Este es un trabajo hermoso. No el ensamblado, eso es una mierda. Es obvio que el Artesano que diseñó esto tenía la intención de que fuera armado por tarados. No tendría tornillos y esas mierdas de lo contrario. Pero la forma en que está diseñado, la forma en que todo encaja... hace que una científica se sienta orgullosa. Odio despedazarlo.”
Paige asintió. Ella no sabía lo suficiente sobre ese tipo de cosas para arriesgarse a comentar. Por aterradora como era esta situación, por curiosa que fuera, sentía el efecto persistente del tranquilizante en su sistema, un aburrimiento abrumador.
Ella cerró los ojos.
submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2018.06.28 22:44 master_x_2k Enredo V

Capítulo Anterior < Indice > Capítulo Siguiente

Enredi V

Mis piernas se abrazaron a los lados del cuerpo de Judas. Podía sentir su respiración debajo de mí, la expansión de su cuerpo mientras sus pulmones se llenaban, luego se vaciaba. Soltó un bufido e hizo vapor en el aire fresco de la noche.
Dio un paso adelante, solo un poco, y pude vislumbrar el mundo debajo de nosotros. Treinta y dos pisos más abajo, los automóviles en la calle solo eran visibles por los puntos amarillos y rojos de sus faros y luces traseras. Sentí que Tattletale me agarraba más fuerte, desde donde estaba sentada detrás de mí. La pata delantera de Judas descansaba sobre la barandilla de piedra del tejado, y la apretó con fuerza suficiente como para que las puntas de sus uñas se clavaran en el cemento.
Subir hasta aquí había sido bastante fácil: Tattletale había roto la puerta de acceso de los empleados y habíamos llevado el ascensor de suministros hasta el techo. ¿Alguien había sido alertado de nuestra presencia? ¿Nos había visto una cámara? Difícil de decir. Pero el tiempo era corto, y ya habíamos perdido suficiente tiempo esperando que los perros terminaran de crecer. En el momento en que Perra los considere listos, nos moveríamos.
Este plan había sido aterrador cuando solo hablamos de él. ¿En verdad estar a punto de hacerlo? Diez veces peor.
Todavía había tiempo de pensar en una razón para echarse atrás.
El silbido de Perra, uno de esos que te hace estremecer cuando los oyes a treinta metros de distancia, atravesó el zumbido tenue y ambiental de la ciudad que está debajo de nosotros.
Última oportunidad, Taylor.
Un segundo después, Brutus, con Perra y Grue a montados sobre su espalda, pisó el borde del tejado. Judas se adelantó y siguió.
Al caer desde una altura así, no puedes gritar. El viento te quita tu voz. Si tienes algo a lo que aferrarte, te aferras a eso como por tu vida y rezas, incluso si no eres del tipo que reza. Mis manos agarraban ganchos de hueso a cada lado del cuello de Judas con tanta fuerza que pensé que podría romper el hueso o mis manos.
Tres pisos más abajo del techo, había un patio. Mientras Perra silbaba y señalaba desde su posición debajo de nosotros, Judas pateó la pared justo detrás de nosotros, empujando y alejándose del edificio. Mi corazón se elevó en mi garganta y se quedó allí cuando vi el borde del patio debajo de nosotros, seguramente fuera de nuestro alcance. ¿Había saltado demasiado pronto? La próxima oportunidad que tendríamos de tocar una superficie sería cuando nos desparramemos violentamente contra la carretera.
Sus instintos parecían mejores que los míos. Sus garras delanteras se extendieron y se aferraron al borde del patio. Cada músculo de mi cuerpo se tensó en mi esfuerzo por no ser arrojada de él cuando nos detuvimos, incluso con su poderoso cuerpo absorbiendo lo peor de la caída. Se agarró a la cornisa, luego empujó contra ella mientras apalancaba sus patas traseras en su lugar. Con cada músculo de su cuerpo, parecía, saltó. No hacia abajo, esta vez, sino fuera.
El tiempo pareció detenerse cuando dejamos el edificio atrás. Lo único debajo de nosotros era la calle, veintinueve pisos más abajo. El viento soplaba por mi cabello con un doloroso frío punzante. Habíamos cruzado el punto en que podíamos dar vuelta atrás, era ganar o morir de aquí en adelante. Eso hizo que fuera inquietantemente fácil dejar de lado todas las dudas y vacilaciones y prepararme para lo que venía después.
La Galería Forsberg tenía veintiséis pisos de altura y era uno de los edificios más reconocibles que se podía encontrar en el centro de la ciudad. Si recuerdo bien, fue diseñado por estudiantes de arquitectura en la universidad hace unos años. No era realmente una fan del diseño, que se parecía a las últimas etapas de un juego de Jenga, con cada sección formada en vidrio templado con barras de acero y vigas que proporcionan el esqueleto base. Todo estaba iluminado por luces que cambiaban según la hora de la noche.
En el gris azulado de la noche, la torre era rosada y anaranjada, haciéndose eco de la puesta de sol que había terminado hacía apenas una hora. Cuando el salto nos llevó por encima, un foco de color rosa consumió mi visión.
Mis lentes absorbieron lo peor del resplandor, y un segundo después, pude ver lo que estaba sucediendo de nuevo. Brutus, a unos cuantos metros de nosotros, se estrelló contra el cristal del techo, provocando grietas que lo atravesaron en forma de telaraña. Grue prácticamente rebotó desde donde se sentaba en la espalda de Brutus, perdiendo su asiento, golpeó el cristal del techo con su hombro, y comenzó a deslizarse. Apenas había tracción, ni siquiera en la viga de acero que separaba los enormes paneles de vidrio, y lo único al final de esa caída sería una caída muy larga.
Extendió la mano y agarró el extremo de la cola de Brutus, poniéndose en pie en el mismo momento en que Judas, Tattletale y yo chocamos contra el cristal a su derecha.
El daño que Brutus había causado en el momento del impacto fue suficiente para garantizar que pudiéramos atravesar la ventana en lugar de simplemente quebrarla. Hubo un momento en el que se podía escuchar el sonido del metal en tensión, seguido por el sonido de un montón de vidrios rotos.
Juntos, todos caímos en el centro del último piso de la Galería Forsberg, unidos por un chaparrón de fragmentos de vidrio. Grue aterrizó sobre sus pies y se tambaleó hacia atrás cuando Brutus aterrizó justo en frente de él. A nuestro alrededor, había personas con vestidos elegantes y uniformes. Trajes, vestidos... traje de capa. La gente corría gritando y buscando donde cubrirse. Los héroes dieron un paso adelante, algunos tratando de comprender la situación en medio del caos, otros poniéndose entre nosotros y los civiles.
Una cuestión de latidos después de tocar tierra, Regent y Angelica se sumergieron en la habitación, aterrizando justo detrás de nosotros. Regent perdió su asiento cuando Angelica aterrizó, pero se las arregló para rodar cuando él golpeó el suelo, poniéndose en cuclillas mientras se detenía. Casi logró que pareciera intencional. Angelica se acercó al lado de Perra, vistiendo el mismo arnés que le dimos en el asalto al banco, pero con dos grandes cajas de cartón atadas a sus costados, en lugar de bolsas.
Me sentí extrañamente calmada mientras mis ojos recorrían la habitación. El Protectorado estaba reunido alrededor del escenario en la parte posterior de la sala. Armsmaster, Miss Militia, Assault, Battery, Velocity y Triumph. Dauntless estaba ausente.
No muy lejos estaba la "mesa de los niños" con algunos de los héroes del momento. Clockblocker, Vista, Gallant y Shadow Stalker, siendo interrumpidos en su socialización con los niños ricos, los actores adolescentes y los hijos e hijas de las figuras locales. ¿La rubia platinada con el vestido de noche blanco que me estaba mirando feo? Esa sería Glory Girl, sin traje.
De pie frente a la sala, levantando sus armas en nuestra dirección, estaba un escuadrón de ERP en servicio. Sus uniformes muy reconocibles eran malla de cadena reforzada con kevlar, coronados con cascos sin rostro. El único medio que tenías para identificarlos eran los números de placa impresos en sus chalecos con números blancos gruesos. Cuatro de los cinco tenían lo que parecían lanzallamas. Todavía no estaban disparando, no podían. Estaban cargando lo mejor en armamento no letal, pero había ancianos y niños en la multitud, y según Tattletale, eso significaba que tenían prohibido abrir fuego contra nosotros por el momento.
Los civiles... hombres y mujeres con sus mejores ropas y joyas. Una combinación de las personas más ricas y poderosas de la ciudad, sus invitados y aquellos dispuestos a pagar los precios exorbitantes por las entradas. Los boletos empezaron a doscientos treinta dólares y habían trepado abruptamente a medida que los compraban. Inicialmente, consideramos asistir como invitados, para un plan de ataque, antes de decidir que era demasiado peligroso arriesgarnos a que nuestras identidades secretas fueran captadas por una cámara, o que algo saliera mal mientras intentábamos contrabandear nuestros equipos, disfraces y perros dentro. Una vez que decidimos eso, dejamos de verificar el costo de las entradas, que llegaron a los cuatrocientos dólares por persona. Los invitados podían usar treinta dólares del precio del boleto para pujar en una subasta, pero aún así era bastante exorbitante.
Reconocí al alcalde, la primera vez que lo había visto en persona. Hubo un tipo que podría haber sido un actor poco conocido, pensé que lo reconocí también. El resto solo eran personas, tal vez un poco mejor aspecto que la norma, un poco mejor vestida.
Y Emma.
Podría haberme reído. Ella estaba allí de pie en medio de la multitud con sus padres y su hermana mayor, con aspecto asustado y un pequeño vestido azul cielo y sandalias azules. Su padre era un abogado de divorcios de alto perfil. Supuse que era posible que hubiera trabajado para alguien famoso o lo suficientemente poderoso como para que su familia no hubiera necesitado una invitación o boletos caros para entrar.
De alguna manera apestaba, sabiendo que estaba a punto de darle una historia increíble para compartir con el resto de la escuela cuando terminara su suspensión. Realmente, en serio esperaba que no fuera una historia como "estos villanos idiotas intentaron una estupidez que avergonzaría hasta a Über y a Leet, y los arrestaron en cuestión de segundos.”
Tattletale se rió, con nerviosismo, “¡Mierda! ¡No haré eso de nuevo! Jodidamente intenso... " Su voz se apagó cuando Grue ennegreció a la multitud, dejando solo el lugar donde estábamos y los mismos bordes de la habitación libres de la oscuridad. Ella le lanzó una mirada asesina.
“¡Perra, Regent, adelante!” Él gritó, mientras caminaba, agarró mi mano y prácticamente me sacó de un tirón de donde estaba sentada en la espalda de Judas. Tattletale saltó hacia abajo, siguiendo un paso o dos detrás de nosotros.
Los tres corrimos hacia el frente de la habitación, mientras Perra silbaba por sus perros y corría hacia la parte trasera. Sentí cuando Regent desenganchó las dos cajas que estaban atadas a Angelica. Las cajas eran pesadas y golpearon el suelo con fuerza, rompiéndose en las costuras. Mejor de lo que esperaba. Hice que salieran mis bichos de la parte superior de la caja y de los lados divididos, y los ordené entre la multitud.
Si un poco más de los mordedores y picadores se dirigían en la dirección general de Emma, ​​no se debía a una elección consciente de mi parte.
Si todo iba según lo planeado, Perra, Regent y los perros podrían retrasar o detener a cualquiera que se aventurara más allá de la nube de la oscuridad. Todo lo demás, nuestro éxito o nuestro arresto humillante, dependía de Grue, Tattletale y yo.
Mis bichos llegaron al frente de la sala unos segundos antes que nosotros. Pude sentir sus ubicaciones, y esto a su vez me dio la capacidad de identificar dónde estaban las personas, las paredes, la puerta y los muebles.
Me estaba moviendo con mi cuchillo desenvainado incluso antes de que Grue desapareciera algo de su oscuridad para revelar una parte del escuadrón ERP que estaba estacionado en la entrada. Mientras la nube de negro se disipaba en volutas de humo, me estaba acercando a uno de los miembros del equipo, sacando mi cuchillo contra la manguera que se extendía entre el dispositivo parecido a un lanzallamas que sostenía en sus manos y el tanque en su espalda. No se cortó inmediatamente, lo que me obligó a intentarlo por segunda vez. Cuando el cuchillo cortó el material de la manguera, el miembro del equipo de PRT se dio cuenta de mí y me golpeó la cara con el codo. Mi máscara recibió lo peor del golpe, pero ser golpeada en la cara por un hombre adulto no es divertido con ninguna cantidad de protección.
Caí hacia atrás a través de la puerta incluso cuando el tanque comenzó a vaciar su contenido en el suelo. Era de un blanco amarillento, y cuando se derramó en el suelo, se expandió como crema de afeitar. El tanque probablemente tenía cerca de doce litros, lo que significaba una gran cantidad de espuma.
Grue aprovechó todo su peso para patear en el pecho a uno de los miembros del escuadrón contra la espuma, y ​​luego golpeó la palma de la mano contra la barbilla del siguiente tipo. Cuando el hombre se tambaleó, Grue agarró el tanque en su espalda y se lo puso sobre su cabeza. Esto no solo hizo que el hombre perdiera el equilibrio, sino que el peso del tanque lo mantuvo así. Grue, con las manos todavía en el tanque, tiró del casco del miembro del escuadrón hacia abajo al mismo tiempo que levantó la rodilla. El panel del casco se rompió, y el hombre ni siquiera tuvo el reflejo de levantar las manos para suavizar la caída antes de golpear el suelo.
Un cuarto miembro de la brigada salió de la oscuridad, y Tattletale se apoderó de la boquilla del arma del hombre, forzándola a un lado antes de que pudiera abrir fuego. Me puse de pie para ayudarla. Mientras Tattletale comenzó a perder el forcejeo por el arma, salté sobre la pila de espuma que aún se expandía, y luego me lancé por lo bajo para golpearle las piernas y hacerle perder el equilibrio. Cayó, fuerte, y Tattletale le arrancó el arma de las manos. Cuando él se puso de pie, ella apretó el gatillo y lo roció en la cara. Grue desvaneció suficiente oscuridad para revelar al último miembro del equipo, y Tattletale lo enterró bajo una explosión de espuma.
Había visto un especial del Discovery Channel sobre esta cosa. El EPR, el Equipo de Respuesta Parahumana, estaba equipado con armamento no letal diseñado por Artesanos para someter a los supervillanos. Esta espuma de contención era equipo reglamentario. Se eyectaba como un líquido, luego se expandía en una espuma pegajosa con algunas propiedades útiles. Era flexible y poroso cuando estaba completamente expandido, para que pudieras respirar mientras estabas dentro de él, por lo menos el tiempo suficiente para que lleguen los equipos de rescate con un agente disolvente. También era resistente a los impactos, por lo que los escuadrones de EPR podían cubrir el suelo con él para salvar a las personas que caían o evitar que los pesos pesados hicieran mucho daño.
Por la forma en que se expandía, podrías cubrir casi a cualquier villano, menos los más fuertes, y los incapacitaría. Debido a la forma en que te negaba el movimiento y era resistente a los impactos y al desgarro, incluso personas como Lung tendrían problemas para liberarse. Rematándolo todo, era resistente a las altas temperaturas y era un fuerte aislante, por lo que servía para manejar a los pirokinéticos y aquellos con poderes electromagnéticos.
Mientras el miembro del ERP luchaba inútilmente por quitarse el casco cubierto con espuma, le quité el tanque y ayudé a Tattletale a ponérselo. Grue ya tenía el suyo, y estaba obteniendo un tercero de uno de los miembros del equipo ERP capturados con espuma para mí.
Era pesado, y casi no podía soportar el peso. En lugar de tambalearme, me agaché y dejé que la base del tanque descansara contra el suelo.
Grue señaló a nuestra izquierda, y apuntamos. Un segundo más tarde, hizo que la oscuridad se disipara, mostrando la mesa del buffet rodeada por los varios Custodios y Glory Girl volando a unos pocos pies sobre el suelo. Estaban aplastando a los bichos que se arrastraban sobre ellos, pero no estaban tan distraídos para no notar la repentina aparición de la luz, o de nosotros.
“¡Glory Hole!” Tattletale insultó a la heroína, antes de abrir fuego contra ella. Grue dirigió un chorro contra Clockblocker, a la izquierda, así que volví mi atención a la persona en el extremo derecho del grupo. Shadow Stalker.
Lo admito, tenía una razón que me irritara, ya que ella escribió una nota para el padre de Emma, ​​dándole combustible para ese maldito cargo de asalto. Fue con cierta satisfacción que le descargué una corriente de espuma.
La corriente fue al blanco, pero no pareció importarle mucho mientras evadía a un lado. Le di en el pecho con otro chorro, haciéndola tambalearse un poco, pero no se cayó ni se vio atrapada en la cosa como los demás. En vez de eso, se agachó un poco, su capa ondulándose, y luego rodó hacia un lado, preparando su ballesta cuando sus pies tocaron el suelo y ella empezó a correr a toda velocidad.
Fuera eso un dardo tranquilizante o una flecha real, estaba jodida si ella me daba.
Esparcí la corriente, con el objetivo de atraparla un poco y disminuir su velocidad o arruinar su puntería. Pisó un poco de espuma y se tropezó un poco. Tattletale agregó su poder de fuego al mío, y con nuestras corrientes combinadas, Shadow Stalker cayó. Nos tomamos un segundo para enterrarla bajo la espuma, y ​​Grue le agregó algo de oscuridad.
“¡Siguiente!” Grue gritó, señalando. Arrastré el tanque pesado del suelo y me acerqué a nuestro próximo objetivo antes de volver a bajarlo y apuntar.
Esta vez, moví deliberadamente una serie de bichos al área para distracción extra. La oscuridad se disipó, y esta vez era el Protectorado, la mitad de ellos. Battery, Assault y Triumph.
Battery ya estaba cargada cuando Grue disipó la sombra impenetrable que los había cubierto, y se movió como un borrón tan pronto como pudo ver a dónde iba. Sin embargo, ella no salió corriendo hacia nosotros. En cambio, ella saltó hacia un lado, pateó a Assault en el medio del pecho con ambos pies, y luego se alejó en la dirección opuesta.
Assault era un manipulador de energía cinética, y podía controlar las energías del movimiento, la aceleración y el movimiento de forma muy similar a como otros héroes podrían manipular la llama o la electricidad. Usó la energía de la patada de Battery para lanzarse como un cohete hacia nosotros, mientras Battery se movía para flanquear.
Grue dirigió una corriente directamente hacia Asalto, pero el primer segundo espuma pareció deslizarse del hombre. Comenzó a asentarse después de eso, pero los efectos retrasados ​​le dieron a Assault el tiempo justo para golpear a Grue y enviarlo volando contra la pared junto a los Custodios. Después de eso, la expansión de la espuma le impidió avanzar mucho más.
Tattletale y yo enfocamos nuestro fuego en Battery. La mujer se agachó y esquivó el camino de nuestras corrientes, moviéndose demasiado rápido para seguir de manera confiable con nuestros ojos. Pareció tropezar con una mesa de cóctel, una de esas redondas lo suficientemente grandes como para que cuatro personas pudieran pararse alrededor, pero cualquier torpeza de su parte era una ilusión. Un latido más tarde, ella tenía la mesa en sus manos y giró en un círculo completo.
Tiró la mesa como un frisbee de gran tamaño, y empujé a Tattletale en una dirección mientras me arrojaba en la otra. El borde de la mesa le dio a arma en las manos de Tattletale y la tiró de su agarre con la fuerza suficiente para hacer que Tattletale ruede mientras golpea el suelo.
Lo cual me dejó solo a mí en pie, contra Triumph y Battery. Armsmaster, Miss Militia y Velocity estaban por ningún lado. Podría haber usado mis bichos para sentirlos en la oscuridad, pero tenía asuntos más urgentes en los que concentrarme.
Battery se estaba cargando de nuevo, aprovechando que estábamos desequilibrados para acumular una reserva de energía de nuevo. Diablos, ella probablemente había construido todo su estilo de lucha alrededor de eso. Pude ver las líneas normalmente azul cobalto de su traje brillando en un brillante azul-blanco eléctrico. Concentré mi atención en ella, atrayendo cada bicho en el área inmediata hacia ella mientras trataba de orientarme para abrir fuego otra vez. Avispas, mosquitos y escarabajos se posaron en ella, mordiendo y picando.
Por solo una fracción de segundo, vi el brillo de las líneas de su traje atenuarse, antes de encender de nuevo. Ella necesitaba concentrarse, al parecer, y mis bichos habían servido para distraerla. Cuando me puse de pie y abrí fuego, ella fue un paso demasiado lento para salir del camino de la corriente. La atrapé bajo el rocío y comencé a amontonar espuma encima de ella.
Una onda de choque me golpeó. Me tumbaron por segunda vez en cuestión de segundos y me quedaron los oídos zumbando.
Triumph tenía una temática de gladiador / león para su traje, con un casco de león dorado, hombreras y cinturón, y traje ceñido en el resto. Había logrado arrancar suficientes bichos de su cara para usar su grito sónico. Era uno de esos muchachos que era grande, musculoso y lo suficientemente fuerte como para no querer pelear con él incluso si no tuviera ese otro poder, y su otro poder era uno que le permitía perforar agujeros en el concreto.
Grue apuntó y disparó una corriente hacia él, pero Triumph fue sorprendentemente rápido al apartarse del camino. Cuando Grue reorientó su objetivo, Triumph pateó una mesa de cóctel y la agarró con una mano para usarla como escudo contra la espuma. Intenté alejarme para atacarlo desde otra dirección, pero él abrió la boca y soltó otra onda expansiva que me hizo resbalar por el suelo, peligrosamente cerca de las pilas de espuma que habían atrapado a los Custodios. Cuando intenté elevar mi boquilla en su dirección para rociarle con más espuma de contención, mi visión se distorsionó y vi doble, y un gemido agudo amenazó con ahogar todo lo demás. Bajé el arma, envié más bichos en su dirección y me concentré en recuperar mis sentidos.
“¡Aquí!” Grue gritó. Él levantó su mano. Triumph inhaló, preparándose para otra ráfaga-
Y Brutus corrió por el corredor que Grue había creado en la oscuridad para golpear a Triumph como un toro a la carga.
Tal vez un poco más duro de lo que yo habría golpeado al hombre, si hubiera sido el monstruo del tamaño de un humvee tomando la decisión. Aun así, no puedes culpar a un perro por no saberlo.
Justo a mi izquierda, Shadow Stalker liberó la parte superior de su cuerpo de la espuma y comenzó el lento proceso de liberar su ballesta. Normalmente no es posible, pero su capacidad para entrar en un estado de sombra aparentemente la hizo más resbaladiza que la mayoría.
“No”, le gruñí. “Quédate abajo.” La enterré bajo más espuma.
Me puse de pie, me tambaleé, me enderecé, tambaleé un poco más y luego trabajé en mantener el equilibrio.
“¡Skitter!” Rugió Grue, “¡Muévete!”
No perdí tiempo en arrojarme al suelo. Por el rabillo del ojo, solo vi una mancha azul y plateada donde había estado parada.
Tuve que dejarme caer sobre mi espalda para ver a Armsmaster parado a dos metros de mí, nivelando la hoja de su alabarda en mi dirección. La plata de su visor dejaba muy poco de su expresión visible. Todo lo que podía ver era la delgada y dura línea de su boca.
“Lo siento”, murmuré, lo suficientemente despacio como para estar segura de que Tattletale y Grue no lo escucharían. Apunté con el rociador de espuma.
En un instante, agitó su arma para que el extremo del mango quedara frente a mí. Hubo un sonido amortiguado de ‘whump’, y sentí algo así como una ola de aire intensamente caliente que hizo que todos los pelos de mis brazos, piernas y la parte posterior de mi cuello se erizaran. Me di cuenta de que el gatillo del rociador de espuma de contención estaba hundido y nada salía del extremo del arma. Lo intenté de nuevo. Nada.
Eso sería un pulso electromagnético arruinando la maquinaria. Mierda.
Antes de que pudiera organizar mis pensamientos y advertir a Grue y Tattletale, Armsmaster giró el arma en sus manos como verías a los cadetes militares haciéndolo con sus armas durante una marcha. Mientras giraba a su alrededor, escuché el sonido ‘whump’ dos veces en rápida sucesión.
De alguna manera, dudaba que hubiera fallado.
“Llama a tu mutante”, dijo, con ese tipo de voz que la gente obedecía. “Te lo prometo, solo se lastimaría si me ataca, y prefiero no someter a un animal a eso, cuando el amo es el culpable.”
“¡Perra!” Gritó Grue, “Dile que se detenga. Él tiene razón.”
Desde un punto que no pude ver, Perra silbó. Brutus retrocedió por el pasillo que Grue había hecho para reunirse con ella.
“Te estabas moviendo como si pudieras ver en mi oscuridad”, Grue habló, con una nota de cautela en su voz resonante.
“He estudiado tus poderes”, nos dijo Armsmaster, golpeando con la culata de su arma en el suelo. Cada bicho a menos de cinco metros de él cayó del cielo, muerto. “Esto terminó desde el momento en que entraron en la habitación.”
Miss Militia salió de la oscuridad junto al escenario, con lo que parecía una ametralladora en sus manos, Regent como su rehén. Él no tenía su cetro.
Mierda.

Capítulo Anterior < Indice > Capítulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2018.06.08 20:59 master_x_2k Caparazón VII

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

______________________Caparazón VII______________________

Grue levantó las manos y cubrió toda el área en la oscuridad. No ayudaría mucho. Incluso si dudaban o se confundían en la oscuridad, la multitud de cuerpos eventualmente tropezaría con nosotros, y nos golpearían y reducirían bajo la fuerza de los números. La única ventaja real era que, si alguno de ellos tenía armas, probablemente no dispararían, por miedo a golpear a sus propios hombres.
Sentí manos agarrar mi cintura, y arremetí con mi bastón. Las manos me soltaron, y el bastón golpeo solo el aire. Después de un momento, sentí que las manos me agarraban de nuevo, el agarre suave. No un enemigo, Grue, me di cuenta.
“Lo siento”, murmuré. Podía oír dentro de su oscuridad, ¿no?
Me alzó en el aire e inmediatamente entendí su intención. Levante la mano y sentí ladrillos, luego encontré el metal corrugado del techo. Me levanté y me volteé para alcanzar a la siguiente persona, con una mano sujetando el borde del techo para mantenerme en su lugar.
Encontré las manos de Regent y Tattletale en la oscuridad y les ayudé a subir. Sabía que ninguno era Grue, porque eran demasiado livianos. Cinco o seis largos y tensos segundos pasaron antes de que Grue tomara mi mano y se levantara.
Bajamos por el otro lado, y Grue desvaneció la oscuridad que nos rodeaba.
Había tres pandilleros de ABB parados en un extremo del callejón en el que acabábamos de entrar, y un cuarto miembro solitario en el otro. Ambos grupos miraban hacia el lado equivocado y permanecían inmóviles, lo cual era una buena indicación de que no nos habían notado.
La gran cantidad de soldados que habíamos visto no encajaba, y dije eso, “¿Qué mierda? ¿Cuántas personas eran eso?”
Grue aparentemente estaba pensando en la misma línea. “ABB no debería tener tantos miembros.”
“Lo tienen ahora”, Tattletale miró por encima del hombro a los miembros de ABB que estaban detrás de nosotros, y luego al solitario que aún no había reaccionado a nuestro acercamiento, “¡Trampa! ¡Abajo!”
Prácticamente me empujó al suelo, luego se cubrió ella.
La solitaria figura frente a nosotros brilló, luego desapareció. En su lugar, por una fracción de segundo, había un objeto cilíndrico del tamaño de un buzón. Sabiendo en qué tipo de dispositivos se especializaba Bakuda, acerqué mis piernas a mi cuerpo, cerré los ojos y cubrí mis oídos.
La fuerza de la explosión me golpeó lo suficiente como para sentirla en mis huesos. Me levantó del suelo. Por un momento, me sentí como si estuviera flotando, llevada por un poderoso viento caliente. Primero golpeé el suelo con mis codos y rodillas, y temblaron de agonía ante el impacto.
Caos. Los cuatro o cinco depósitos de almacenamiento que habían estado más cerca del recipiente se habían reducido a trozos de ladrillo llameante, ninguno más grande que una pelota de playa. Otros depósitos cerca de esos tenían puertas, paredes y techos volados. Mas de un deposito había estado en uso porque la explosión los había vaciado de su contenido. Muebles, cajas de libros, ropa, paquetes de periódicos y cajas de papeles llenaban el callejón.
“¿Todos están bien?” Preguntó Grue, mientras se tambaleaba para ponerse de pie.
“Ay. Estoy quemada. ¡Mierda! Ella nos estaba esperando,” gruñó Tattletale. Por muy malas que fueran sus quemaduras, no eran tan severas como para ser vistas a través del humo y el polvo. “Poner trampas, tener a su gente esperando. Mierda, solo estuvimos media hora más tarde de lo planeado. ¿Cómo?”
“Tenemos que movernos”, nos instó Grue, “Esto se vuelve diez veces más difícil si nos encuentra. Tattletale, cuidado con…”
“Ya te encontré”, gritó Bakuda en lo que podría haber sido una voz de cantar, si su máscara no se filtrara a un monótono sonido siseante. Salió del humo que se elevaba desde el lugar de la explosión; su capucha estaba echada hacia atrás y su pelo negro lacio soplaba en el viento. Las lentes de sus gafas de color rojo oscuro eran casi exactamente del mismo color que el cielo sobre ella. Había cinco o seis matones a solo un paso o dos detrás de ella, un tipo de mediana edad que no parecía un miembro de la pandilla, y un chico flaco que probablemente era más joven que yo. Me alegré de ver que ninguno de ellos tenía pistolas, pero todos estaban armados con armas de algún tipo.
“No es que seas difícil de encontrar”, continuó Bakuda, extendiendo los brazos para señalar la devastación que la rodeaba. “Y si crees que esto solo se pone diez veces más duro-”
Grue la atacó, callándola, y su oscuridad se convirtió en una gran nube cuando la golpeó, envolviendo a su grupo. Aprovechamos su ceguera momentánea para escapar por el otro lado del callejón.
Estábamos a mitad de camino del callejón cuando escuché un sonido detrás de nosotros, como el sonido de un látigo. Me pareció profundamente erróneo, ya que no deberíamos haber podido escuchar nada a través de la oscuridad de Grue. De repente, fue como si estuviéramos corriendo contra un poderoso viento en contra.
Excepto que no era viento. Mientras buscaba la fuente del ruido, vi la nube de oscuridad de Grue encogiéndose. Escombros comenzaron a deslizarse hacia el epicentro de la oscuridad, y el viento - el tirón - comenzó a aumentar en intensidad.
“¡Agárrense de algo!” Gritó Grue.
Romper la postura y abalanzarse hacia un lado era como forzarme a saltar sobre un abismo de treinta metros. No sé si lo calculé mal, o si el efecto que estaba ejerciendo sobre mí aumentó en fuerza cuando salté, pero mi mano no llegó al pomo de la puerta. Le erré al que está en el depósito vecino también.
Supe en un instante que, incluso si lograba poner mi mano sobre algo, la fuerza del tirón me arrancaría de él antes de que lo agarrara bien. Tomé mi cuchillo de su funda en la parte baja de mi espalda y lo balanceé con toda la fuerza que podía usar en la siguiente puerta que vi. Se hundió en la madera, impidiéndome ser arrastrada hacia atrás, o caer hacia los lados. Sin embargo, el cuerpo de cincuenta y cinto kilos que colgaba de él era demasiado, y casi de inmediato, el cuchillo comenzó a deslizarse del agujero.
Sin embargo, me había detenido lo suficiente. A medida que la fuerza del arrastre aumento hasta el punto en que mi cuerpo estaba paralelo al suelo, esperé con el corazón en mi garganta, observando el área donde el cuchillo se encontraba con la puerta, al ver que se deslizaba milímetros por milímetro. En el momento en que se liberó de la madera, agarré el pomo de la puerta que había estado solo unos centímetros al lado de mis dedos. Mi brazo se sacudió dolorosamente, pero logré sostenerme y meter el cuchillo en el espacio entre la puerta y el marco. Incluso con dos cosas de las que sujetarse, no parecía suficiente.
De repente, el efecto se detuvo. Mi cuerpo se derrumbó en el suelo en entrada del depósito, y levanté los dedos rígidos del mango del cuchillo y la perilla. A lo largo de toda la calle, enormes nubes de polvo rodaban hacia el punto donde su dispositivo se había activado. Las partes de los depósitos que habían sido incendiados se habían apagado, pero aún ardían lo suficiente como para enviar columnas de humo oscuro al aire.
Regent había encontrado un agarre en el borde del techo de un depósito; o se había doblado antes de agarrarlo, o la fuerza del tirón había doblado el metal mientras se aferraba a él. Tattletale y Grue aparentemente habían abierto la puerta de un depósito, porque salieron de él juntos, Grue cojeaba levemente.
“¿Qué mierda fue eso?” Jadeé, “¿Un agujero negro en miniatura"?”
Tattletale se rió entre dientes, “Supongo que sí. Eso estaba ro-”
Desde el otro lado de los depósitos de almacenamiento, un bote se arqueó en el aire, chocó contra el techo de metal de una taquilla de almacenamiento y aterrizó en el medio de nuestro grupo.
Grue estaba sobre él en un abrir y cerrar de ojos, usando su pie para deslizarlo por el suelo y dentro del depósito que él y Tattletale acababan de dejar. Sin detenerse, abrió los brazos y nos condujo a todos mientras huía.
Incluso con ladrillos y concreto en el camino, la explosión nos derribó. Esa no fue la parte aterradora. Cuando la explosión inicial pasó, el resto de la explosión pareció suceder en cámara lenta. Trozos rotos de la choza de ladrillo se movieron a través del aire tan lentamente que apenas se podía decir que se estaban moviendo. Mientras miraba, pude ver que en realidad disminuían la velocidad.
Luego miré hacia adelante y vi columnas de humo en movimiento rápido y escombros que rebotaban en el suelo al doble de la velocidad normal, a solo tres metros de nosotros. Me tomó un precioso segundo para darme cuenta de por qué.
Todavía estábamos en el área de explosión.
“¡Rápido!” Grité, en el mismo momento en que Tattletale gritaba “¡Ve!”
Nos lanzamos hacia adelante, pero pude ver que las cosas continuaban acelerando justo en frente de nosotros. Lo que significaba, realmente, que estábamos disminuyendo la velocidad. Disminuyendo a una parada absoluta.
De alguna manera, no pensé que este efecto terminaría en cuestión de minutos como lo hacía el de Clockblocker.
Rompimos el perímetro del efecto con lo que parecía un cambio abrupto en la presión del aire. No tuve la oportunidad de comprobar qué tan cerca estábamos de quedar atrapados en el tiempo para siempre, porque Bakuda estaba detrás de la hilera de depósitos, lanzando otra salva: tres proyectiles que se arquearon en el aire, hilos de humo púrpura detrás de ellos.
Grue disparó ráfagas de oscuridad, probablemente con la esperanza de amortiguar los efectos, y dijo sin aliento, “¡Por encima de los depósitos!”
Regent y yo estábamos arriba de la fila de depósitos primero, de la misma manera que lo habíamos hecho cuando la multitud nos había perseguido. Una vez que Regent bajó para hacer espacio, Tattletale y yo ayudamos a Grue a subir, y bajamos por el otro lado.
Una vez más, en cada extremo del callejón, había miembros de los ABB. No se movían, lo que significaba que o no nos habían notado, o simplemente eran imágenes holográficas que ocultaban trampas. Apostaría en esto último.
“Otra vez”, jadeé, “arriba.” No podíamos arriesgarnos a otra trampa, otra explosión de bomba demasiado cerca de nosotros. Así que cruzamos el callejón de nuevo y subimos a la siguiente fila de depósitos.
Nos encontramos mirando a media docena de miembros armados de los ABB. Excepto que no eran tus típicos miembros de pandillas. Uno de ellos era un anciano chino que sostenía un rifle de caza. Había una niña que no podía tener más de doce años, sosteniendo un cuchillo, que podría haber sido su nieta. De los once o doce de ellos, solo tres tenían el aspecto de matón que realmente los identificaba como miembros de la pandilla. El resto simplemente parecía aterrorizado.
El viejo nos apuntó con su arma, vaciló.
Un matón con un tatuaje en el cuello escupió algo en un idioma oriental que no pude ubicar, y la frase terminó con un inglés muy particular, “¡Dispara!”
Estábamos en el otro lado de los casilleros antes de que pudiera decidirse. Grue creó una nube de oscuridad sobre la parte superior de los casilleros, para desalentarlos.
“¿Qué diablos?” Regent se quedó sin aliento. No habíamos dejado de correr o luchar desde que Bakuda nos había lanzado a la multitud sobre nosotros.
“Están asustados, no son leales”, habló Tattletale, no tan sin aliento como Regent, pero definitivamente sintiendo el efecto de los últimos minutos corriendo y escalando, “Ella los está forzando a servir como sus soldados. Amenazando a ellos o a sus familias, probablemente.”
“Entonces ella ha estado trabajando en eso por un tiempo”, dijo Grue.
“Desde que Lung fue arrestado”, confirmó Tattletale, “¿A dónde mierda vamos?”
“De vuelta sobre la misma pared”, decidió Grue. “Los cegaré, cruzaremos en un punto diferente en caso de que abran fuego donde nos vieron por última vez.”
Antes de que pudiéramos poner en marcha el plan, hubo otra explosión. Nos tambaleamos hacia la pared frontal de la taquilla que acabábamos de bajar, colapsándonos en un montón. Todo mi cuerpo estaba caliente, y mis oídos estaban sonando, y ni siquiera habíamos estado tan cerca.
Cuando levanté la cabeza, vi que uno de los armarios de almacenamiento frente a nosotros había sido nivelado. A través del espacio, vi a Bakuda de pie a montada sobre la parte trasera de un jeep, con una mano agarrando la jaula antivuelco que se arqueaba sobre la parte superior del vehículo. Ella estaba diciendo algo a los matones en los asientos delanteros y de pasajeros, pero no pude entender sobre el zumbido en mis oídos. Se despegaron hacia la derecha, y por solo una fracción de segundo, ella me miró.
Tomé mis bichos y los dirigí hacia ella, pero ella se movía demasiado rápido. Eso me dejó la opción de repartirlos para que se interpusieran en su camino, con la esperanza de que se los chocara, y tal vez los suficientes sobrevivirían al impacto para darme una idea de dónde estaba.
“Está dando la vuelta”, le dije, agarrando la muñeca de Tattletale, “No podemos cruzar la pared.”
“Tenemos que seguir corriendo”, jadeó Regent. Estaba teniendo problemas para escucharlo.
“No”, Grue lo detuvo, “Eso es lo que quiere. Nos está llevando a la siguiente trampa.”
“¿A dónde vamos, entonces?” Regent preguntó, impaciente, “¿Luchar contra ella de frente? ¿La atrapamos por sorpresa? Si puedo verla, puedo meterme con su puntería.”
“No. Tiene suficiente potencia de fuego para matarnos, incluso si falla,” Grue negó con la cabeza, “No tenemos muchas opciones. Si saltamos este muro de nuevo, no solo tendremos que lidiar con los matones y el viejo. Corremos al final de este callejón, estamos caminando de frente hacia una bomba. Así que tenemos que dar marcha atrás. Sin elección.”
Ojalá hubiera otra opción. Retroceder significaba volver hacia el centro de la instalación, significaba prolongar nuestro escape, y posiblemente correr de cabeza contra las tropas de ABB.
Nos dirigimos hacia la brecha que la última explosión de Bakuda había creado en los casilleros, y Grue llenó el callejón que estábamos dejando con la oscuridad, para ayudar a cubrir nuestra fuga. El pequeño camino estaba vacío, a excepción de las figuras inmóviles en cada extremo.
Cuando comenzamos a subir la siguiente hilera de depósitos, sentimos más que escuchamos una serie de explosiones desgarrar el área detrás de nosotros. Bakuda estaba bombardeando la nube de la oscuridad con una serie de explosivos. Supongo que no necesitas ver si puedes golpear tan fuerte.
Bajamos de los casilleros y nos encontramos en el mismo lugar en el que estábamos cuando escapamos de la turba. Había tres figuras inmóviles en un extremo del callejón, sin duda una bomba oculta, y la destrucción causada por las explosiones y el agujero negro en miniatura enlatado en el otro. Si escalábamos el casillero, nos arriesgábamos a tirarnos directamente a la muchedumbre de la que habíamos huido. Tendríamos el elemento de sorpresa, pero nos superarían en número, y nuestro poder de fuego era prácticamente nulo.
Por acuerdo tácito, nos dirigimos hacia el final del callejón donde se había activado la bomba holográfica, donde las columnas de polvo aún se estaban asentando.
Fuimos recibidos por el sonido de pistolas siendo martilladas.
Mi corazón se hundió. Veinte o más miembros de los ABB tenían pistolas de varios tipos apuntadas contra nosotros. De rodillas, sentados y agachados frente a los dos grupos, para que estuvieran fuera del camino de las armas y fuera de la vista, había treinta o más personas que Bakuda había "reclutado". Había un hombre de negocios y una mujer que podrían haber sido su esposa, una niña que vestía el uniforme de la escuela Immaculata, de la escuela privada cristiana en el extremo sur de la ciudad, más o menos de mi edad. Había dos hombres mayores, tres mujeres mayores con el cabello canoso, y un grupo de chicos y chicas que podrían haber sido estudiantes universitarios. La gente común.
No eran miembros de pandillas, pero podía pensar en ellos como sus soldados; Cada uno de ellos sostenía un arma de algún tipo. Había cuchillos de cocina, bates de béisbol, pipas, palas, tablas, cadenas, palancas y un tipo incluso tenía una espada que, curiosamente, no era japonesa. Había una expresión de sombría resignación en sus rostros, círculos bajo sus ojos que hablaban de agotamiento, mientras nos miraban.
Detrás de su grupo reunido, de pie sobre el jeep, con un pie apoyado sobre su mortero modificado montado en un jeep, un lanzador de granadas alterado colgando de una correa alrededor de sus hombros, estaba Bakuda. A su alrededor había cajas de granadas especializadas y proyectiles de mortero, atornilladas a la parte trasera del Jeep, parpadeando con varios LED de colores.
Ella puso sus manos en su lanzagranadas mientras inclinaba su cabeza hacia un lado. Su voz robótica crujió a través del aire quieto.
“Jaque mate.”

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2018.03.19 18:35 master_x_2k Insinuación II

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

______________________Insinuación II_____________________

Correr había ayudado a despertarme, al igual que la ducha caliente y una taza de café que mi padre había dejado en la jarra. Aun así, la fatiga no ayudó a la sensación de desorientación que tuve sobre cuán normal parecía el día de camino a la escuela. Hace solo unas horas, había estado en una pelea de vida o muerte, incluso había conocido a Armsmaster. Ahora era un día como cualquier otro.
Me sentí un poco nerviosa cuando llegué a la sala de clases. Habiendo salteado básicamente dos clases el viernes anterior, sin poder entregar una tarea importante, pensé que la señora Knott probablemente ya lo sabía. No me sentí aliviada cuando la Sra. Knott me miró y esbozó una sonrisa tensa antes de volver su atención a su computadora. Eso solo significaba que la humillación se redoblaría si alguien interrumpía la clase al venir de la oficina. Una parte de mí quería perderse esta clase también, solo para evitar la humillación potencial y evitar llamar la atención.
Con todo, me sentí ansiosa mientras me dirigía a mi computadora, lo cual me apestaba porque la clase de Computación era una de las pocas partes de la jornada escolar que por lo general no temía. Por un lado, era la clase en la que me estaba yendo bien. Más al punto, ni Madison, Sophia ni Emma estaban en esta clase, aunque sí algunas de sus amigas. Esas chicas generalmente no sentían la necesidad de hostigarme sin el trío, y estaba aún más alejada de ellas porque era de las más avanzadas de la clase. Unas tres cuartas partes de las personas en la sala eran analfabetas en informática, pertenecían a familias que no tenían dinero para computadoras o familias que no tenían mucho interés en las ellas, por lo que practicaban escribiendo sin mirar el teclado y tenían lecciones sobre el uso de motores de búsqueda. Por el contrario, yo estaba en el grupo que estaba aprendiendo algo de programación básica y hojas de cálculo. No hizo mucho por mi reputación friki, pero soportarlo.
La señora Knott era una buena maestra, si no la más práctica; por lo general, ella se contentaba con darnos una asignación en clase a los estudiantes avanzados y luego enfocarse en la mayoría más revoltosa de la clase. Esto me iba muy bien, por lo general terminaba la tarea en media hora, dejándome una hora para usarla como me pareciera. Había estado recordando y repasando los eventos de la noche anterior durante mi carrera matutina, y lo primero que hice cuando la antigua computadora de escritorio terminó su agónico proceso de carga fue comenzar a buscar información.
El lugar de ir para las noticias y la discusión sobre las capas era Parahumanos en Línea. La portada tenía actualizaciones constantes sobre las recientes noticias internacionales sobre capas. A partir de ahí, podía ir a la wiki, donde había información sobre capas individuales, grupos y eventos, o a los tableros de mensajes, que se dividían en casi un centenar de sub foros, para ciudades y capas específicas. Abrí el wiki en una pestaña, luego encontré y abrí el foro de Brockton Bay en otro.
Tuve la sensación de que Tattletale o Grue eran los líderes del grupo con el que me había topado. Dirigiendo mi atención a Tattletale, busqué en la wiki. El resultado que obtuve fue decepcionantemente corto, comenzando con un encabezado que decía: “Este artículo es un esbozo. Sé un héroe y ayúdanos a expandirlo.” Hubo un anuncio de una frase sobre cómo ella era una supuesta villana activa en Brockton Bay, con una sola imagen borrosa. La única información nueva para mí fue que su traje era lavanda. Una búsqueda en los tableros de mensajes no arrojó absolutamente nada. Ni siquiera había una pista sobre cuál era su poder.
Levanté la vista hacia Grue. En realidad, había información sobre él, pero nada detallado o definitivo. En el wiki se afirmaba que había estado activo durante casi tres años, realizando delitos menores como robar tiendas pequeñas y hacer algún trabajo como matón para aquellos que querían tener un poco de músculo superpoderoso para un trabajo. Recientemente, había recurrido a la delincuencia a mayor escala, incluido el robo corporativo y robo a un casino, junto con su nuevo equipo. Su poder fue catalogado como generación de oscuridad en la barra lateral debajo de su imagen. La imagen parecía lo suficientemente nítida, pero el centro de atención, Grue, era solo una borrosa silueta negra en el centro.
Busqué a Perra después. No hay resultados. Hice otra búsqueda de su título más oficial, Hellhound, y obtuve una gran cantidad de información. Rachel Lindt nunca había hecho ningún intento real de ocultar su identidad. Aparentemente había estado indigente durante la mayor parte de su carrera criminal, viviendo en las calles y mudándose cuando la policía o una capa la perseguían. Los avistamientos y encuentros con la chica sin hogar terminaron hace aproximadamente un año. Supuse que era cuando unió fuerzas con Grue, Tattletale y Regent. La imagen en la barra lateral fue tomada de las imágenes de la cámara de vigilancia: una chica sin mascara, de cabello oscuro, a quien no habría llamado bonita. Tenía un rostro cuadrangular, de rasgos bruscos y cejas espesas. Ella estaba montando encima de uno de sus monstruosos “perros” como un jinete monta un caballo, por el carril central de una calle.
Según la entrada de la wiki, sus poderes se manifestaron cuando tenía catorce años, seguido casi inmediatamente por la demolición del hogar adoptivo en el que ella había estado viviendo, lesionando a su madre adoptiva y otros dos hijos adoptivos en el proceso. Esto fue seguido por una serie de escaramuzas y retiradas de dos años a lo largo de Maine cuando varios héroes y equipos trataron de aprehenderla, y ella los derrotó o evadió con éxito la captura. No tenía poderes que la hicieran más fuerte o más rápida que la mujer promedio, pero aparentemente era capaz de convertir perros ordinarios en las criaturas que había visto en la azotea. Monstruos del tamaño de un auto, puro músculos, huesos, colmillos y garras. Una caja roja cerca de la parte inferior de la página decía: “Rachel Lindt tiene una identidad pública, pero se sabe que es particularmente hostil, antisocial y violenta. Si la reconoce, no se acerque ni provoque. Salga del área y notifique a las autoridades su última ubicación conocida.” Al final de la página había una lista de enlaces relacionados con ella: dos sitios de fans y un artículo de noticias relacionado con sus primeras actividades. Una búsqueda en los tableros de mensajes arrojó demasiados resultados, dejándome incapaz de separar la basura, los argumentos, la especulación y el culto al villano para encontrar cualquier bocado genuino de información. Lo que podía entender es que ella era notoria. Suspiré y seguí adelante, tomando nota mental de hacer más investigación cuando tuviera tiempo.
El último miembro del grupo era Regent. Teniendo en cuenta lo que Armsmaster había dicho sobre que el chico era de bajo perfil, no esperaba encontrar mucho. Me sorprendió encontrar menos que eso. Nada. Mi búsqueda en la wiki solo arrojó una respuesta predeterminada, “No hay resultados que coincidan con esta consulta. 32 direcciones IP únicas han buscado en el Wiki de Parahumanos.net 'Regent' en 2011. ¿Te gustaría crear la página?” No aparecía nada en los foros. Incluso busqué la ortografía alternativa de su nombre, como Regence y Recant, en caso de que lo haya escuchado mal. Nada apareció.
Si mi estado de ánimo había sido algo amargado cuando llegué al salón, los caminos cerrados solo lo empeoraron. Dirigí mi atención a la tarea de la clase, creando una calculadora funcional en Visual Basic, pero era demasiado trivial para distraerme. El trabajo del jueves y el viernes ya nos había dado las herramientas para hacer el trabajo, por lo que era realmente solo trabajo para pasar el tiempo. No me molestaba aprender cosas, pero trabajar por trabaja era molesto. Hice lo mínimo posible, revisé si había errores, moví el archivo a la carpeta “trabajos terminados” y volví a navegar por la web. Al final, el trabajo apenas tomó quince minutos.
Busqué a Lung en la wiki, algo que ya había hecho con bastante frecuencia, como parte de mi investigación y preparación para ser un superhéroe. Quería asegurarme de saber quiénes eran los principales villanos locales y qué podían hacer. La búsqueda de 'Lung' se redirigió a una página general de su pandilla, la ABB, con bastante información detallada. La información sobre los poderes de Lung estaba bastante en línea con mi propia experiencia, aunque no se mencionaba la super audición, o él fuera a prueba de fuego. Consideré agregarlo, pero decidí no hacerlo. Era una inquietud para mi seguridad que mi aporte pueda ser rastreado a Winslow High, y luego a mí. Pensé que probablemente se eliminaría como especulación sin respaldo, de todos modos.
La sección debajo de la descripción de Lung y sus poderes cubrían a sus subordinados. Se estima que tenía cuarenta o cincuenta matones trabajando para él en Brockton Bay, en su mayoría procedentes de la juventud asiática. Era bastante poco convencional que una pandilla incluyera miembros varias nacionalidades como la ABB lo hacía, pero Lung había convertido en su misión el conquistar y absorber cada pandilla con miembros asiáticos y muchos sin ella. Una vez que tuvo la mano de obra que necesitaba, las pandillas no asiáticas fueron canibalizadas por recursos, sus miembros descartados. Aunque no había más pandillas importantes en el este de la ciudad para absorber, todavía estaba reclutando fervientemente. Su método, ahora, era reclutar a cualquier persona mayor de doce años y menor de sesenta. No importaba si eras miembro de una pandilla o no. Si eras asiático y vivías en Brockton Bay, Lung y su gente esperaban que te unieras o que pagaras tributo de una forma u otra. Hubo informes de noticias locales, artículos de periódicos, y pude recordar haber visto carteles en la oficina del consejero escolar que detallaban dónde las personas que fueron un blanco podían buscar ayuda.
Los tenientes de Lung figuraban como Oni Lee y Bakuda. Ya tenía un poco de conocimiento general sobre Oni Lee, pero estaba intrigada de ver que había actualizaciones recientes de su entrada en la wiki. Había detalles específicos sobre sus poderes: podía teletransportarse, pero cuando lo hacía, no desaparecía. Al teletransportarse, su ser original, a falta de un término mejor, se mantendría dónde estaba y permanecería activo de cinco a diez segundos antes de desintegrarse en una nube de ceniza de carbono. Esencialmente, él podía crear otra versión de sí mismo en cualquier lugar cercano, mientras que la versión anterior se quedaría el tiempo suficiente para distraerte o atacarte. Si eso no era lo suficientemente aterrador, había un informe de él granada en mano mientras se duplicaba repetidas veces, con sus duplicados efímeros actuando como terroristas suicidas. Para colmo, la página de la wiki de Oni Lee tenía una caja de advertencia roja similar a la que Bitch / Hellhound tenía sobre la suya, menos la parte de su identidad pública. Por lo que sabían de él, las autoridades habían considerado oportuno señalar que era sociópata. La advertencia cubría los mismos elementos esenciales: excesivamente violento, peligroso para acercarse, no debería ser provocado, y así sucesivamente. Eché un vistazo a su fotografía. Su disfraz consistía en un mono negro con una bandolera negra y un cinturón para sus cuchillos, pistolas y granadas. El único color en él era una máscara de demonio adornada de estilo japonés, carmesí con dos franjas verdes a cada lado. Excepto por la máscara, su disfraz emitía la clara impresión de un ninja, lo que aumentaba la idea de que era un tipo que podía deslizar un cuchillo entre tus costillas.
Bakuda era una entrada nueva, agregada a la wiki del ABB hace solo diez días. La imagen solo la mostraba desde los hombros hacia arriba, una chica con cabello negro lacio, grandes gafas opacas sobre sus ojos y una máscara de metal con un filtro de máscara de gas cubriendo la mitad inferior de su rostro. Una cuerda trenzada de alambres negros, amarillos y verdes se enrollaba sobre uno de sus hombros. No pude identificar su origen étnico con la máscara y las gafas, y su edad no era más fácil de descifrar.
La wiki tenía muchos de los mismos detalles que Armsmaster me había mencionado. Bakuda esencialmente había tenido un tomado de rehén una universidad y lo hizo con su habilidad sobrehumana para diseñar y fabricar bombas de alta tecnología. Había un enlace a un video titulado 'Amenaza de bomba en Cornell', pero no me pareció sensato abrirlo en la escuela, especialmente sin auriculares. Hice una nota mental para verificarlo cuando llegue a casa.
Lo siguiente que me llamó la atención fue el encabezado de la sección titulada 'Derrotas y Capturas'. Me desplacé hacia abajo para leerlo. Según la wiki, aparentemente Lung había sufrido varias derrotas menores a manos de varios equipos, desde el Gremio hasta los equipos locales de Nueva Oleada, los Custodios y el Protectorado, pero logró evadir la captura hasta la noche anterior. En una nota publicitaria, “Armsmaster logró emboscar y derrotar al líder de la ABB, debilitado por un reciente encuentro con una pandilla rival. Lung fue llevado al Cuartel del ERP para encerrarlo hasta el juicio del villano por teleconferencia. Teniendo en cuenta la amplia y bien documentada historia criminal de Lung, se espera que enfrente el encarcelamiento en la Pajarera si se lo encuentra culpable en el juicio.”
Respiré profundo y lo dejé salir lentamente. No estaba segura de qué pensar. Estaba en todo mi derecho de enojarme porque Armsmaster tomó el crédito por la pelea que podría haberme costado la vida. En cambio, sentía una emoción creciente. Sentí ganas de sacudir el hombro del hombre sentado a mi lado y señalar la pantalla, diciendo: "¡Yo lo hice posible! ¡Yo!"
Con un renovado entusiasmo, cambié las pestañas al foro y comencé a buscar lo que la gente decía al respecto. Una publicación de un fan o secuaz de Lung amenazó con violencia a Armsmaster. Hubo una solicitud de alguien pidiendo más información sobre la pelea. Una publicación me hizo detenerme, preguntaba si Bakuda podía o no usar una bomba a gran escala y la amenaza de posibles miles o cientos de miles de muertos, para rescatar a Lung.
Traté de olvidarlo. Si sucediera, sería responsabilidad de héroes mejores y más experimentados que yo.
Me llamó la atención que había una persona que no había buscado. Yo misma. Abrí la página de búsqueda avanzada para el foro de Parahumanos.net e hice una búsqueda de términos múltiples. Incluí insecto, araña, enjambre, insecto, plaga y un caos de otros términos que me habían llamado la atención cuando traté de intercambiar ideas sobre un buen nombre de héroe. Reduje el plazo de las publicaciones para buscar publicaciones realizadas en las últimas 12 horas y presioné Buscar.
Mis esfuerzos resultaron en dos publicaciones. Uno se refería a un villano llamado Pestilence[1], activo en el Reino Unido. Aparentemente, Pestilence era una de las personas que podía usar 'magia'. Es decir, lo era si crees que la magia es real, y no solo una interpretación engañosa o delirante de un conjunto dado de poderes.
La segunda publicación estaba en la sección 'Conexiones' del foro, donde las damiselas rescatadas dejaban su información de contacto para sus héroes gallardos, donde se organizaban convenciones y reuniones de fanáticos y donde las personas publicaban ofertas de trabajo para las capas y los obsesionados con las capas. La mayoría eran crípticos o imprecisos, refiriéndose a cosas que solo las personas en cuestión sabrían.
El mensaje estaba titulado, simplemente, "Bicho"
Le hice clic y esperé con impaciencia a que al sistema obsoleto y el módem escolar sobrecargado cargara la página. Lo que obtuve fue breve.
Asunto: bicho
Te debo una. Me gustaría pagar el favor. ¿Nos encontramos?
Envia un mensaje,
Tt.
La publicación era seguida por dos páginas de personas que comentando. Tres personas sugirieron que era algo importante, mientras que media docena de personas más los criticaron como sombreros de aluminio, término de Parahumanos.net para los teóricos de conspiraciones.
Sin embargo, era importante. No pude interpretarlo de otra manera; Tattletale había encontrado la manera de ponerse en contacto conmigo.
[1]Pestilencia

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2018.03.17 16:48 master_x_2k Caparazón VI

Capítulo Anterior < Indice > [Capitulo Siguiente]()

_________________________Caparazón VI_________________________

No fuimos los únicos que discutían estrategia. Mientras volvía toda mi atención a la pareja, vi a Über y Leet murmurando entre ellos.
Cuando se dieron cuenta de que los estaba mirando, dejaron de hablar. Über limpió de nuevo la sangre bajo su nariz y dio un paso adelante. “Basta de charla”.
Ojalá hubiera más bichos en el área. La instalación de almacenamiento daba una selección decepcionante. Los bichos tenían que vivir de algo, y había poco por aquí excepto pavimento, concreto y ladrillo. Eso me dejó solo cucarachas y polillas que habían vivido del contenido de los depósitos a los que podían acceder, y arañas que moraban en los rincones oscuros. Por muy patéticos que fueran los dos, no estaba feliz de enfrentarme a dos supervillanos con tan poco a mi disposición.
No tuve oportunidad de pensar mucho en eso, porque Über cargó hacia nosotros. Me apresuré a apartarme de su camino. El poder de Über lo hacía talentoso. No importaba si era tocando la armónica, el parkour o el muay thai, podía llevarlo a cabo como si hubiera estado trabajando en él durante horas durante la mayor parte de su vida. Si realmente se concentrara en algo, según lo entendía, podía ser de primera clase.
En resumen, no había una maldita forma en que lo dejaría acercarse a mí.
Grue tenía la perspectiva opuesta. Dio un paso adelante y luego desapareció mientras la oscuridad se hinchaba a su alrededor. Un segundo después, Über salió tambaleándose de un lado de la nube, aterrizó en su parte trasera y luego realizó una maniobra de patada giratoria muy vistosa para ponerse de pie otra vez. La yuxtaposición de torpeza y técnica era francamente extraña.
Mis insectos se estaban reuniendo cerca ahora, pero muy pocos de ellos eran útiles. En algún lugar en la periferia de mi conciencia, me había conectado a un nido de avispas incipiente que colgaba de un armario de almacenamiento cerca del patio de maniobras. Eran más útiles, pero sacarlos del nido y llevarlos a mi ubicación tomaría un minuto. Traje el resto de los bichos a un pequeño enjambre cercano, dejando crecer al grupo hasta que tuviera un uso para ellos. Tanto Kid Win como Lung habían borrado mi enjambre cuando los había atacado, y no podía arriesgarme a ser más o menos impotente si Leet realizaba un truco similar.
Leet intervino mientras Über daba vueltas a nuestro alrededor. Alcanzando detrás de su espalda, Leet tomó lo que parecía una bomba de la vieja escuela; forma redonda de hierro negro con un fusible iluminado que sobresale. Sin embargo, la forma en que rebotaba la luz la hacía verse mal. Como si fuera una foto de una bomba en lugar de una real.
Regent agitó su mano, y la bomba se le escapó del agarre a Leet, rodando unos pocos pies. La boca de Leet se abrió en una gran ‘o’, y él salió disparado. Über no estaba muy atrás.
Mientras se unía al resto de nosotros para correr a cubierto, Regent se dio media vuelta para sacar una mano. Über tropezó y cayó a solo diez pies del explosivo armado.
El radio de explosión fue, afortunadamente, pequeño. La onda de choque que se extendió a través de nosotros ni siquiera me hizo perder pie. Sin embargo, Über salió volando.
Leet vio a su amigo rodar con el impacto, tratar de ponerse en pie y caer de nuevo. Se volvió hacia nosotros con su cara grabada en duras líneas de ira.
“Me sigo preguntando cuándo van a rendirse,” sonrió Tattletale, “Quiero decir, fallas más a menudo de lo que triunfas, ganas más efectivo de tu web show que de crímenes reales, has sido arrestado no menos de tres veces Probablemente termines en la Pajarera[1] la próxima vez que lo arruines, ¿no?”
“Nuestra misión vale la pena,” Leet levantó la barbilla -en la medida en que la tenía- un poco.
“Correcto,” dijo Tattletale, “difundiendo la palabra sobre la noble y subestimada forma de arte que son los videojuegos. Eso es de su sitio web, palabra por palabra. La gente no ve tu programa porque creen que eres justo. Miran porque eres tan patético, que es divertido.”
Leet dio un paso adelante, con los puños apretados, pero Über gritó: “Te está provocando”.
“Demonios, claro que lo hago. Y puedo hacerlo porque no te tengo miedo. No tengo ningún poder que sea útil en una pelea, y ustedes no me intimidan en lo más mínimo. Un tipo que es bueno en todo pero que todavía se las arregla para joderla la mitad del tiempo, y un Artesano[2] que solo puede hacer cosas que se rompen cómicamente.”
“Puedo hacer cualquier cosa”, alardeó Leet.
“Una vez. Puedes hacer cualquier cosa una vez. Pero cuanto más cerca este lo que inventes algo que ya hayas hecho antes, más probabilidades hay de que te explote en la cara o salga el tiro por la culata. Realmente impresionante.”
“Podría demostrar”, amenazó Leet, pasándose el pulgar por encima del hombro.
“Por favor no. Escuché que la ceniza carbonizada de friki es un infierno para sacarla de un disfraz.”
“Dices friki como si fuera algo malo”, dijo Über, en su característico tono sobredramático, “Es una insignia de honor”.
“Entre frikis, seguro”, respondió Regent, “Pero hay payasos por ahí que consideran que ser un payaso es una vocación noble, mientras que el resto de nosotros solo nos reímos de ellos. ¿Me entiendes?”
“Basta”, gruñó Leet, “es obvio que estás tratando de fastidiarnos -”
“Acabo de admitirlo. Eso no es obvio. Eso es un hecho,” señaló Lisa.
“¡No seremos cebados!” Leet alzó la voz, “creo que es hora de nuestra gran revelación, nuestro invitado … “
Fue interrumpido cuando Grue lo golpeó en la cara con una nube de oscuridad. Leet salió de la nube, farfullando.
“Se están riendo de ti, Leet”, le gritó Tattletale, “Estás tratando de ser dramático, todo intenso para tus espectadores, y simplemente están sentados frente a sus computadoras, resoplando sobre cuánto apestas. Incluso Über se está riendo de ti a tus espaldas.”
“¡Cállate!” Leet escupió las palabras, mirando por encima del hombro a su compañero de equipo, “Confío en Über”.
“¿Por qué estás siquiera con este tipo, Über?” Regent preguntó: “Quiero decir, eres un poco patético, pero al menos podrías lograr algo si no estuviera él arruinando la mitad de tu trabajo”.
“Es mi amigo”, respondió Über, como si fuera la cosa más simple del mundo.
“Entonces no niegues que te está frenando”, señaló Lisa.
“¡Cállate!” Rugió Leet. Excepto que él no tenía una voz muy profunda, por lo que probablemente estaba más cerca de un chillido. Sacó otra bomba y nos la arrojó antes de que Regent pudiera hacerle perder el control. Nos dispersamos, con Regent, Tattletale y yo huyendo mientras Grue se cubría a sí mismo y a Über en la oscuridad.
Mientras luchaba por cubrirme, dirigí mis bichos para atacar a Leet. Había hecho algo diferente esta vez, porque la bomba no tardo ni la mitad del tiempo que la primera bomba antes de que estallara. Me atrapó desprevenida y, como resultado, no tuve oportunidad de arrojarme al suelo. La explosión me dio por completo en la espalda.
El aire y el fuego que me rodeaban no estaban calientes. Eso fue lo más sorprendente. Eso no quiere decir que no duela, pero se sintió más como ser golpeada por una mano realmente grande de lo que hubiera pensado que sería una explosión. Podía recordar las explosiones de fuego de Lung, Kid Win destrozando la pared con su cañón. Esto se sintió… falso.
“¿Las bombas son falsas?”, Pregunté en voz alta, mientras me levantaba del suelo. Me dolió, pero no me quemó.
“Son hologramas sólidos”, dijo Tattletale, “en realidad son bastante cool, si ignoras cuán ineficaces son. Supongo que no podría hacer verdaderas bombas sin fregarla.”
Leet gruñó, aunque era difícil decir si habían sido las palabras de Tattletale o las polillas, las avispas y las cucarachas las que se habían posado en él. Como sospechaba, no estaban haciendo demasiado. Incluso arrastrándose por la nariz y la boca, realmente no lo desaceleraron. Tal vez había un inconveniente en ponerlo furioso, como Tattletale y Regent estaban decididos a hacer.
Sacó dos bombas más y Regent fue más rápido esta vez, estiro rápido sus manos. Leet se recuperó antes de soltar las bombas y movió los brazos para tirarlas. Regent estaba listo, sin embargo, y una de las piernas de Leet se sacudió debajo de él. Cayó al suelo, las bombas rodando a pocos metros de él antes de detonar.
Se estrelló contra una puerta lo suficientemente fuerte que pensé que podría haber logrado matarse a sí mismo. Antes de que pudiera acercarme y controlar su pulso, sin embargo, comenzó a luchar para ponerse de pie.
“Qué bueno es que hiciste esas cosas no letales”, murmuré, medio para mí, “Te salió una de cuatro”.
Mirándonos, él se estiro a tomar algo de su espalda y sacó una espada.
“¿La espada de Link?” Regent se burló de él, “Eso ni siquiera es del juego correcto. Estás rompiendo el tema.”
“Creo que hablo por todos cuando digo que acabamos de perder el poco respeto que teníamos por ti”, bromeó Tattletale.
Leet se abalanzó sobre ellos dos. No dio tres pasos antes de que Regent lo hiciera tropezar y caer sobre manos y rodillas. La espada se le escapó de las manos y se deslizó por la acera antes de desaparecer.
Estaba a solo unos metros de mí, demasiado concentrado en Tattletale y Regent para prestarme suficiente atención. Alcancé detrás de mi espalda, retiré mi bastón y lo estiré por completo. Cuando comenzó a ponerse de pie, y alcanzó detrás de su espalda por lo que me di cuenta que era una mochila delgada y dura, golpeé su mano con la longitud del metal. Lanzó un grito y se llevó la mano al pecho para acunarla. Le di un golpe en la pantorrilla, justo debajo de la rodilla, un poco más fuerte de lo que pretendía. Él se desplomó.
Caminé a su alrededor, agarré el extremo del bastón con la otra mano y tiré del metal duro contra su garganta.
Leet comenzó a forzar ruidos sofocantes. Me tomó desprevenida al retroceder, lanzándonos a los dos de espaldas, él encima de mí. Hice una mueca cuando el impacto puso su peso sobre el área magullada de mi pecho donde Glory Girl me había arrojado a Tattletale. Sin embargo, no perdí mi control. Ignorando las ciento treinta libras[3] encima de mí, me alegré por la mejor palanca que me permitía el suelo.
“¿Estás bien?”, Me preguntó Grue con su voz resonante. Dio un paso hacia delante, por lo que estaba parado sobre mí.
“Perfecto,” respondí, resoplando con el esfuerzo.
“No lo presiones contra su tráquea. Te cansarás lo suficiente como para que pierdas el control antes de que se desmaye. Aquí,” se inclinó y obligó a Leet a inclinar la cabeza hacia un lado, moviendo el bastón para que presionara contra el costado del cuello de Leet, “Ahora estás tirando contra la arteria, obstruyendo el flujo de sangre a su cerebro. Dos veces más rápido. Si pudieras ejercer presión sobre ambas arterias, estaría fuera en treinta segundos.”
“Gracias”, resoplé, “por la lección”.
“Buena niña. Über está fuera de juego, pero voy a ayudar a los demás a asegurarme de que no nos va a dar más problemas. Estamos a solo unos pasos de distancia, así que grita si necesitas una mano.”
No fue rápido, incluso con la técnica que Grue había instruido. Tampoco era bonito. Leet emitió muchos pequeños sonidos desagradables, buscando torpemente su mochila. Sin embargo, apreté mi cuerpo contra él, y él se dio por vencido. En cambio, trató de presionar contra la barra, para aliviar la presión. Cuando eso no funcionó, comenzó a rascar inútilmente sobre mi máscara.
Lo solté cuando finalmente se desplomó. Me liberé de debajo de él, ajusté mi máscara, desenvainé mi cuchillo y le corté la mochila de alta tecnología. Cuando lo hice, la revisé. Si vamos a interrogarlo, no sería bueno que él buscara algún pequeño objeto para liberarse o incapacitarnos. Su traje era ceñido, por lo que era bastante fácil verificar que no había bolsillos o dispositivos escondidos en él. Solo para estar segura, corté la antena de su cabeza y le quité el cinturón.
Los demás regresaron con un Über maltratado e inconsciente en sus brazos, con los brazos atados a la espalda con muñequeras de plástico. Lo dejaron junto a Leet.
“Ahora para descubrir dónde escondieron a Bitch y el efectivo”, dijo Tattletale. Ella me miró, “¿Tiene sales aromáticas?”
Negué con la cabeza, “No. Estos tipos tienen secuaces, ¿no? Probablemente los tengan vigilando el dinero. Probablemente encontremos a Bitch en el mismo lugar.”
“Casi, pero no”, me respondió un silbido mecánico.
Dimos la vuelta para ver a una mujer en el mismo conjunto que Über y Leet llevaban puesto. La diferencia era que ella llevaba un accesorio de máscara de gas sobre su cara inferior, y las lentes de sus gafas eran rojas, no negras.
La máscara de la mujer pareció tomar lo que ella dijo y reproducir todo en un silbido robótico y monótono: “Realmente esperaba que sacaran a uno o dos de ustedes del juego, o al menos lastimaran a alguien. Que decepcionante. Ni siquiera llegaron a presentar a su estrella invitada esta noche.”
“Bakuda? “ Tattletale fue la primera en ponerle un nombre a la cara, “Carajo, el juego del que eran sus trajes… ¿Bomberman?”
Bakuda
[4] se puso de pie y se inclinó con un movimiento suave. Regent levantó las manos, pero ella se dejó caer de rodillas, agarrándose al borde del techo con una mano para evitar resbalarse.
“Noh oh oh,” ella movió un dedo hacia él, “soy lo suficientemente inteligente como para aprender de los errores de los demás”.
“¿Dejaste en serio al ABB para unirte a Über y Leet?”, Preguntó Regent, asombrado.
“No exactamente”, dijo Bakuda. Ella chasqueó los dedos de la mano que no estaba usando para sostenerse del techo.
Debajo de ella, la puerta del depósito de almacenamiento se abrió. Tres hombres en colores del ABB salieron, cada uno con un arma. Una pistola, un bate de béisbol, un hacha de incendios.
Luego se abrieron otras puertas, todas en el pasillo de los depósitos de almacenamiento. Treinta o cuarenta puertas, cada una con al menos una persona detrás de ellas. Algunos con tres o cuatro. Todos ellos armados.
“Esos dos eran empleados baratos. Solo querían unos cientos de dólares y tenía que usar este disfraz. Supongo que obtienes lo que pagas.”
“No hace falta decir que todavía estoy con el ABB”, declaró Bakuda lo obvio para nosotros. “A cargo, de hecho. Creo que es apropiado que yo conmemore mi nuevo puesto al tratar con las personas que derrocaron a mi predecesor, ¿no estás de acuerdo?”
Ella no esperaba una respuesta, ni esperó una. Ella nos señaló y gritó: “¡Atrápenlos!”
[1] Birdcage lit. La Jaula de Pájaros o Pajarera
[2] Tinker puede ser interpretado como artesano, reparador, retocador. Alguien que altera, modifica y repara cosas, o más comúnmente en Worm, alguien que crea cosas.
[3] 130 libras = 59 kilos
[4] Bakuda (leída con acento en Bá) es una deformación de 爆弾 o ‘bakudan’, “bomba” en japonés

Capítulo Anterior < Indice > [Capitulo Siguiente]()

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2017.08.18 19:56 Subversivos Es la guerra santa, idiotas.

Después de cada atentado de terroristas islámicos en Europa, cuatro artículos ya clásicos de Arturo Pérez-Reverte sobre el asunto, publicados en los últimos diez años (el primero apareció en febrero de 2006, como lúcido pronóstico de lo que estaba por venir) suelen ser difundidos profusamente en las redes sociales, algunas veces con alteraciones ajenas al autor. Zenda ha reunido para sus lectores los textos originales, por orden cronológico.
POR QUÉ VAN A GANAR LOS MALOS
2 de febrero de 2006
De la movida mahometana me quedo con una foto. Dos jóvenes tocados con kufiyas alzan un cartel: Europa es el cáncer, el Islam es la respuesta. Y esos jóvenes están en Londres. Residen en pleno cáncer, quizá porque en otros sitios el trabajo, la salud, el culto de otra religión, la libertad de sostener ideas que no coincidan con la doctrina oficial del Estado, son imposibles. Ante esa foto reveladora -no se trata de occidentalizar el sano Islam, sino de islamizar un enfermo Occidente-, lo demás son milongas. Los quiebros de cintura de algunos gobernantes europeos, la claudicación y el pasteleo de otros, la firmeza de los menos, no alteran la situación, ni el futuro. En Europa, un tonto del haba puede titular su obra Me cago en Dios, y la gente protestar en libertad ante el teatro, y los tribunales, si procede, decidir al respecto. Es cierto que, en otros tiempos, en Europa se quemaba por cosas así. Pero las hogueras de la Inquisición se apagaron -aunque algún obispo lo lamente todavía- cuando Voltaire escribió: «No estoy de acuerdo con lo que usted dice, pero lucharé hasta la muerte para que nadie le impida decirlo».
Aclarado ese punto, creo que la alianza de civilizaciones es un camelo idiota, y que además es imposible. El Islam y Occidente no se aliarán jamás. Podrán coexistir con cuidado y tolerancia, intercambiando gentes e ideas en una ósmosis tan inevitable como necesaria. Pero quienes hablan de integración y fusión intercultural no saben lo que dicen. Quien conoce el mundo islámico -algunos viajamos por él durante veintiún años- comprende que el Islam resulta incompatible con la palabra progreso como la entendemos en Occidente, que allí la separación entre Iglesia y Estado es impensable, y que mientras en Europa el cristianismo y sus clérigos, a regañadientes, claudicaron ante las ideas ilustradas y la libertad del ciudadano, el Islam, férreamente controlado por los suyos, no renuncia a regir todos y cada uno de los aspectos de la vida personal de los creyentes. Y si lo dejan, también de los no creyentes. Nada de derechos humanos como los entendemos aquí, nada de libertad individual. Ninguna ley por encima de la Charia. Eso hace la presión social enorme. El qué dirán es fundamental. La opinión de los vecinos, del barrio, del entorno. Y lo más terrible: no sólo hay que ser buen musulmán, hay que demostrarlo.
En cuanto a Occidente, ya no se trata sólo de un conflicto añejo, dormido durante cinco siglos, entre dos concepciones opuestas del mundo. Millones de musulmanes vinieron a Europa en busca de una vida mejor. Están aquí, se van a quedar para siempre y vendrán más. Pero, pese a la buena voluntad de casi todos ellos, y pese también a la favorable disposición de muchos europeos que los acogen, hay cosas imposibles, integraciones dificilísimas, concepciones culturales, sociales, religiosas, que jamás podrán conciliarse con un régimen de plenas libertades. Es falaz lo del respeto mutuo. Y peligroso. ¿Debo respetar a quien castiga a adúlteras u homosexuales? Occidente es democrático, pero el Islam no lo es. Ni siquiera el comunismo logró penetrar en él: se mantiene tenaz e imbatible como una roca. «Usaremos vuestra democracia para destruir vuestra democracia», ha dicho Omar Bin Bakri, uno de sus los principales ideólogos radicales. Occidente es débil e inmoral, y los vamos a reventar con sus propias contradicciones. Frente a eso, la única táctica defensiva, siempre y cuando uno quiera defenderse, es la firmeza y las cosas claras. Usted viene aquí, trabaja y vive. Vale. Pero no llame puta a mi hija -ni a la suya- porque use minifalda, ni lapide a mi mujer -ni a la suya- porque se líe con el del butano. Aquí respeta usted las reglas o se va a tomar por saco. Hace tiempo, los Reyes Católicos hicieron lo que su tiempo aconsejaba: el que no trague, fuera. Hoy eso es imposible, por suerte para la libertad que tal vez nos destruya, y por desgracia para esta contradictoria y cobarde Europa, sentenciada por el curso implacable de una Historia en la que, pese a los cuentos de hadas que vocea tanto cantamañanas -vayan a las bibliotecas y léanlo, imbéciles- sólo los fuertes vencen, y sobreviven. Por eso los chicos de la pancarta de Londres y sus primos de la otra orilla van a ganar, y lo saben. Tienen fe, tienen hambre, tienen desesperación, tienen los cojones en su sitio. Y nos han calado bien. Conocen el cáncer. Les basta observar la escalofriante sonrisa de las ratas dispuestas a congraciarse con el verdugo.
ES LA GUERRA SANTA, IDIOTAS
1 septiembre de 2014
Pinchos morunos y cerveza. A la sombra de la antigua muralla de Melilla, mi interlocutor –treinta años de cómplice amistad– se recuesta en la silla y sonríe, amargo. «No se dan cuenta, esos idiotas –dice–. Es una guerra, y estamos metidos en ella. Es la tercera guerra mundial, y no se dan cuenta». Mi amigo sabe de qué habla, pues desde hace mucho es soldado en esa guerra. Soldado anónimo, sin uniforme. De los que a menudo tuvieron que dormir con una pistola debajo de la almohada. «Es una guerra –insiste metiendo el bigote en la espuma de la cerveza–. Y la estamos perdiendo por nuestra estupidez. Sonriendo al enemigo».
Mientras escucho, pienso en el enemigo. Y no necesito forzar la imaginación, pues durante parte de mi vida habité ese territorio. Costumbres, métodos, manera de ejercer la violencia. Todo me es familiar. Todo se repite, como se repite la Historia desde los tiempos de los turcos, Constantinopla y las Cruzadas. Incluso desde las Termópilas. Como se repitió en aquel Irán, donde los incautos de allí y los imbéciles de aquí aplaudían la caída del Sha y la llegada del libertador Jomeini y sus ayatollás. Como se repitió en el babeo indiscriminado ante las diversas primaveras árabes, que al final –sorpresa para los idiotas profesionales– resultaron ser preludios de muy negros inviernos. Inviernos que son de esperar, por otra parte, cuando las palabras libertad y democracia, conceptos occidentales que nuestra ignorancia nos hace creer exportables en frío, por las buenas, fiadas a la bondad del corazón humano, acaban siendo administradas por curas, imanes, sacerdotes o como queramos llamarlos, fanáticos con turbante o sin él, que tarde o temprano hacen verdad de nuevo, entre sus también fanáticos feligreses, lo que escribió el barón Holbach en el siglo XVIII: «Cuando los hombres creen no temer más que a su dios, no se detienen en general ante nada».
Porque es la Yihad, idiotas. Es la guerra santa. Lo sabe mi amigo en Melilla, lo sé yo en mi pequeña parcela de experiencia personal, lo sabe el que haya estado allí. Lo sabe quien haya leído Historia, o sea capaz de encarar los periódicos y la tele con lucidez. Lo sabe quien busque en Internet los miles de vídeos y fotografías de ejecuciones, de cabezas cortadas, de críos mostrando sonrientes a los degollados por sus padres, de mujeres y niños violados por infieles al Islam, de adúlteras lapidadas -cómo callan en eso las ultrafeministas, tan sensibles para otras chorradas-, de criminales cortando cuellos en vivo mientras gritan «Alá Ajbar» y docenas de espectadores lo graban con sus putos teléfonos móviles. Lo sabe quien lea las pancartas que un niño musulmán -no en Iraq, sino en Australia- exhibe con el texto: «Degollad a quien insulte al Profeta». Lo sabe quien vea la pancarta exhibida por un joven estudiante musulmán –no en Damasco, sino en Londres– donde advierte: «Usaremos vuestra democracia para destruir vuestra democracia».
A Occidente, a Europa, le costó siglos de sufrimiento alcanzar la libertad de la que hoy goza. Poder ser adúltera sin que te lapiden, o blasfemar sin que te quemen o que te cuelguen de una grúa. Ponerte falda corta sin que te llamen puta. Gozamos las ventajas de esa lucha, ganada tras muchos combates contra nuestros propios fanatismos, en la que demasiada gente buena perdió la vida: combates que Occidente libró cuando era joven y aún tenía fe. Pero ahora los jóvenes son otros: el niño de la pancarta, el cortador de cabezas, el fanático dispuesto a llevarse por delante a treinta infieles e ir al Paraíso. En términos históricos, ellos son los nuevos bárbaros. Europa, donde nació la libertad, es vieja, demagoga y cobarde; mientras que el Islam radical es joven, valiente, y tiene hambre, desesperación, y los cojones, ellos y ellas, muy puestos en su sitio. Dar mala imagen en Youtube les importa un rábano: al contrario, es otra arma en su guerra. Trabajan con su dios en una mano y el terror en la otra, para su propia clientela. Para un Islam que podría ser pacífico y liberal, que a menudo lo desea, pero que nunca puede lograrlo del todo, atrapado en sus propias contradicciones socioteológicas. Creer que eso se soluciona negociando o mirando a otra parte, es mucho más que una inmensa gilipollez. Es un suicidio. Vean Internet, insisto, y díganme qué diablos vamos a negociar. Y con quién. Es una guerra, y no hay otra que afrontarla. Asumirla sin complejos. Porque el frente de combate no está sólo allí, al otro lado del televisor, sino también aquí. En el corazón mismo de Roma. Porque -creo que lo escribí hace tiempo, aunque igual no fui yo- es contradictorio, peligroso, y hasta imposible, disfrutar de las ventajas de ser romano y al mismo tiempo aplaudir a los bárbaros.
SOBRE IDIOTAS, VELOS E IMANES
29 de septiembre de 2014
Vaya por Dios. Compruebo que hay algunos idiotas –a ellos iba dedicado aquel artículo– a los que no gustó que dijera, hace cuatro semanas, que lo del Islam radical es la tercera guerra mundial: una guerra que a los europeos no nos resulta ajena, aunque parezca que pilla lejos, y que estamos perdiendo precisamente por idiotas; por los complejos que impiden considerar el problema y oponerle cuanto legítima y democráticamente sirve para oponerse en esta clase de cosas.
La principal idiotez es creer que hablaba de una guerra de cristianos contra musulmanes. Porque se trata también de proteger al Islam normal, moderado, pacífico. De ayudar a quienes están lejos del fanatismo sincero de un yihadista majara o del fanatismo fingido de un oportunista. Porque, como todas las religiones extremas trajinadas por curas, sacerdotes, hechiceros, imanes o lo que se tercie, el Islam se nutre del chantaje social. De un complicado sistema de vigilancia, miedo, delaciones y acoso a cuantos se aparten de la ortodoxia. En ese sentido, no hay diferencia entre el obispo español que hace setenta años proponía meter en la cárcel a las mujeres y hombres que bailasen agarrados, y el imán radical que, desde su mezquita, exige las penas sociales o físicas correspondientes para quien transgreda la ley musulmana. Para quien no viva como un creyente.
Por eso es importante no transigir en ciertos detalles, que tienen apariencia banal pero que son importantes. La forma en que el Islam radical impone su ley es la coacción: qué dirán de uno en la calle, el barrio, la mezquita donde el cura señala y ordena mano dura para la mujer, recato en las hijas, desprecio hacia el homosexual, etcétera. Detalles menores unos, más graves otros, que constituyen el conjunto de comportamientos por los que un ciudadano será aprobado por la comunidad que ese cura controla. En busca de beneplácito social, la mayor parte de los ciudadanos transigen, se pliegan, aceptan someterse a actitudes y ritos en los que no creen, pero que permiten sobrevivir en un entorno que de otro modo sería hostil. Y así, en torno a las mezquitas proliferan las barbas, los velos, las hipócritas pasas -ese morado en la frente, de golpear fuerte el suelo al rezar-, como en la España de la Inquisición proliferaban las costumbres pías, el rezo del rosario en público, la delación del hereje y las comuniones semanales o diarias.
El más siniestro símbolo de ese Islam opresor es el velo de la mujer, el hiyab, por no hablar ya del niqab que cubre el rostro, o el burka que cubre el cuerpo. Por lo que significa de desprecio y coacción social: si una mujer no acepta los códigos, ella y toda su familia quedan marcados por el oprobio. No son buenos musulmanes. Y ese contagio perverso y oportunista –fanatismos sinceros aparte, que siempre los hay– extiende como una mancha de aceite el uso del velo y de lo que haga falta, con el resultado de que, en Europa, barrios enteros de población musulmana donde eran normales la cara maquillada y los vaqueros se ven ahora llenos de hiyabs, niqabs y hasta burkas; mientras el Estado, en vez de arbitrar medidas inteligentes para proteger a esa población musulmana del fanatismo y la coacción, lo que hace es ser cómplice, condenándola a la sumisión sin alternativa. Tolerando usos que denigran la condición femenina y ofenden la razón, como el disparate de que una mujer pueda entrar con el rostro oculto en hospitales, escuelas y edificios oficiales –en Francia, Holanda e Italia ya está prohibido–, que un hospital acceda a que sea una mujer doctor y no un hombre quien atienda a una musulmana, o que un imán radical aconseje maltratos a las mujeres o predique la yihad sin que en el acto sea puesto en un avión y devuelto a su país de origen. Por lo menos.
Y así van las cosas. Demasiada transigencia social, demasiados paños calientes, demasiados complejos, demasiado miedo a que te llamen xenófobo. Con lo fácil que sería decir desde el principio: sea bien venido porque lo necesitamos a usted y a su familia, con su trabajo y su fuerza demográfica. Todos somos futuro juntos. Pero escuche: aquí pasamos siglos luchando por la dignidad del ser humano, pagándolo muy caro. Y eso significa que usted juega según nuestras reglas, vive de modo compatible con nuestros usos, o se atiene a las consecuencias. Y las consecuencias son la ley en todo su rigor o la sala de embarque del aeropuerto. En ese sentido, no estaría de más recordar lo que aquel gobernador británico en la India dijo a quienes querían seguir quemando viudas en la pira del marido difunto: «Háganlo, puesto que son sus costumbres. Yo levantaré un patíbulo junto a cada pira, y en él ahorcaré a quienes quemen a esas mujeres. Así ustedes conservarán sus costumbres y nosotros las nuestras».
LOS GODOS DEL EMPERADOR VALENTE
13 de septiembre de 2015
En el año 376 después de Cristo, en la frontera del Danubio se presentó una masa enorme de hombres, mujeres y niños. Eran refugiados godos que buscaban asilo, presionados por el avance de las hordas de Atila. Por diversas razones –entre otras, que Roma ya no era lo que había sido– se les permitió penetrar en territorio del imperio, pese a que, a diferencia de oleadas de pueblos inmigrantes anteriores, éstos no habían sido exterminados, esclavizados o sometidos, como se acostumbraba entonces. En los meses siguientes, aquellos refugiados comprobaron que el imperio romano no era el paraíso, que sus gobernantes eran débiles y corruptos, que no había riqueza y comida para todos, y que la injusticia y la codicia se cebaban en ellos. Así que dos años después de cruzar el Danubio, en Adrianópolis, esos mismos godos mataron al emperador Valente y destrozaron su ejército. Y noventa y ocho años después, sus nietos destronaron a Rómulo Augústulo, último emperador, y liquidaron lo que quedaba del imperio romano.
Y es que todo ha ocurrido ya. Otra cosa es que lo hayamos olvidado. Que gobernantes irresponsables nos borren los recursos para comprender. Desde que hay memoria, unos pueblos invadieron a otros por hambre, por ambición, por presión de quienes los invadían o maltrataban a ellos. Y todos, hasta hace poco, se defendieron y sostuvieron igual: acuchillando invasores, tomando a sus mujeres, esclavizando a sus hijos. Así se mantuvieron hasta que la Historia acabó con ellos, dando paso a otros imperios que a su vez, llegado el ocaso, sufrieron la misma suerte. El problema que hoy afronta lo que llamamos Europa, u Occidente (el imperio heredero de una civilización compleja, que hunde sus raíces en la Biblia y el Talmud y emparenta con el Corán, que florece en la Iglesia medieval y el Renacimiento, que establece los derechos y libertades del hombre con la Ilustración y la Revolución Francesa), es que todo eso –Homero, Dante, Cervantes, Shakespeare, Newton, Voltaire– tiene fecha de caducidad y se encuentra en liquidación por derribo. Incapaz de sostenerse. De defenderse. Ya sólo tiene dinero. Y el dinero mantiene a salvo un rato, nada más.
Pagamos nuestros pecados. La desaparición de los regímenes comunistas y la guerra que un imbécil presidente norteamericano desencadenó en el Medio Oriente para instalar una democracia a la occidental en lugares donde las palabras Islam y Rais –religión mezclada con liderazgos tribales– hacen difícil la democracia, pusieron a hervir la caldera. Cayeron los centuriones –bárbaros también, como al fin de todos los imperios– que vigilaban nuestro limes. Todos esos centuriones eran unos hijos de puta, pero eran nuestros hijos de puta. Sin ellos, sobre las fronteras caen ahora oleadas de desesperados, vanguardia de los modernos bárbaros –en el sentido histórico de la palabra– que cabalgan detrás. Eso nos sitúa en una coyuntura nueva para nosotros pero vieja para el mundo. Una coyuntura inevitablemente histórica, pues estamos donde estaban los imperios incapaces de controlar las oleadas migratorias, pacíficas primero y agresivas luego. Imperios, civilizaciones, mundos que por su debilidad fueron vencidos, se transformaron o desaparecieron. Y los pocos centuriones que hoy quedan en el Rhin o el Danubio están sentenciados. Los condenan nuestro egoísmo, nuestro buenismo hipócrita, nuestra incultura histórica, nuestra cobarde incompetencia. Tarde o temprano, también por simple ley natural, por elemental supervivencia, esos últimos centuriones acabarán poniéndose de parte de los bárbaros.
A ver si nos enteramos de una vez: estas batallas, esta guerra, no se van a ganar. Ya no se puede. Nuestra propia dinámica social, religiosa, política, lo impide. Y quienes empujan por detrás a los godos lo saben. Quienes antes frenaban a unos y otros en campos de batalla, degollando a poblaciones enteras, ya no pueden hacerlo. Nuestra civilización, afortunadamente, no tolera esas atrocidades. La mala noticia es que nos pasamos de frenada. La sociedad europea exige hoy a sus ejércitos que sean oenegés, no fuerzas militares. Toda actuación vigorosa –y sólo el vigor compite con ciertas dinámicas de la Historia– queda descartada en origen, y ni siquiera Hitler encontraría hoy un Occidente tan resuelto a enfrentarse a él por las armas como lo estuvo en 1939. Cualquier actuación contra los que empujan a los godos es criticada por fuerzas pacifistas que, con tanta legitimidad ideológica como falta de realismo histórico, se oponen a eso. La demagogia sustituye a la realidad y sus consecuencias. Detalle significativo: las operaciones de vigilancia en el Mediterráneo no son para frenar la emigración, sino para ayudar a los emigrantes a alcanzar con seguridad las costas europeas. Todo, en fin, es una enorme, inevitable contradicción. El ciudadano es mejor ahora que hace siglos, y no tolera cierta clase de injusticias o crueldades. La herramienta histórica de pasar a cuchillo, por tanto, queda felizmente descartada. Ya no puede haber matanza de godos. Por fortuna para la humanidad. Por desgracia para el imperio.
Todo eso lleva al núcleo de la cuestión: Europa o como queramos llamar a este cálido ámbito de derechos y libertades, de bienestar económico y social, está roído por dentro y amenazado por fuera. Ni sabe, ni puede, ni quiere, y quizá ni debe defenderse. Vivimos la absurda paradoja de compadecer a los bárbaros, incluso de aplaudirlos, y al mismo tiempo pretender que siga intacta nuestra cómoda forma de vida. Pero las cosas no son tan simples. Los godos seguirán llegando en oleadas, anegando fronteras, caminos y ciudades. Están en su derecho, y tienen justo lo que Europa no tiene: juventud, vigor, decisión y hambre. Cuando esto ocurre hay pocas alternativas, también históricas: si son pocos, los recién llegados se integran en la cultura local y la enriquecen; si son muchos, la transforman o la destruyen. No en un día, por supuesto. Los imperios tardan siglos en desmoronarse.
submitted by Subversivos to Albedrio [link] [comments]


2017.08.14 08:53 Subversivos Odio a muerte en la España profunda

Sucedió el domingo 26 de agosto de 1990 a última hora de la tar­de en un lugar llamado Puerto Hurraco, un pueblo profundo de Ba­dajoz con 205 habitantes censados y protegido por dos montes ne­gros con forma de ala. Los hermanos Emilio y Antonio Izquierdo, de 56 y 58 años, se apostaron en un callejón, descargaron sus escopetas de repetición y abatieron a quince personas. Nueve de ellas murie­ron entre esa fecha y el 10 de septiembre y las seis restantes fueron reponiéndose con desigual fortuna: todas han quedado marcadas por la tragedia, pero algunas tendrán que soportar el recuerdo en una silla de ruedas.
LOS SUCESOS DE EL PAÍS Puerto Hurraco, odio a muerte en la España profunda Los reportajes y ensayos de esta veraniega serie han sido extraídos del libro Los sucesos de EL PAÍS, publicado en 1996 como parte de la conmemoración de los 20 años del diario, lanzado el 4 de mayo de 1976. Históricas firmas del periódico, como Rosa Montero, Juan José Millás o Jesús Duva desmenuzan algunos de los crímenes que han marcado la reciente Historia de España, de la matanza de Atocha al crimen de los Marqueses de Urquijo.
En un principio, los hermanos habían venido decididos a asestar un golpe de muerte a la familia Cabanillas —las dos hijas de Antonio Cabanillas, de trece y catorce años, fueron las primeras en caer—, sus enemigos frontales desde los años veinte, pe­ro el olor de la pólvora y la sangre que corría pendiente abajo por la calle principal les dejó clavados en el suelo y en el gatillo. Al final, dispararon sobre todo lo que vieron. Emilio huyó al monte después del primer cargador. Antonio se quedó allí todavía un rato, hasta agotar el segundo. Horas después, de madrugada, la Guardia Civil tuvo que sacar a tiros a los dos hermanos de un cercano olivar en el que se habían refugiado —tanto, que dos guardias civiles resultaron gravemente heridos. Luego, se comentó que por qué no habían huido, por qué habían quedado atrapados en el lugar rabioso de su cri­men. Tal vez, la venganza, que les había atado a Puerto Hurraco du­rante toda la vida, les atara también después de llevarla a cabo.
El suceso se vivió en España con la extrañeza y el temor de quien se encuentra frente a páginas del pasado resucitadas con actores de carne y hueso. La década recién inaugurada quería significar el ine­luctable fin de aquella otra España de oscura conciencia, aislada del mundo y sobreviviendo dificultosamente de recursos escasos y entre penas y culpas que se colaban por los callejones históricos del pesi­mismo y de la tristeza. Eso había terminado. Estábamos en Europa y ya habíamos dado los primeros pasos hacia una modernidad con­sensuada por los propios y arropada por los extraños. Muchos vie­ron en Puerto Hurraco una fotografía antigua o el último latigazo de un mundo que se extinguía, pero muchos otros se enfrentaron, con una perplejidad interrogante, a un suceso real y presente que ponía en cuestión la idea actual de España, siempre vista a través del pris­ma urbano, cubierta por la sombra avanzada de la capital y de las capitales. Aquí se cifraba la incógnita: se trataba del pasado o se tra­taba de ignorancia del presente.
Dos días después de la matanza, el suplemento dominical del dia­rio EL PAÍS envió a quien esto escribe y al fotógrafo Miguel Gener a buscar las claves de un suceso que reunía paradojas suficientes co­mo para pensar que la averiguación no había concluido con la me­ra información del desastre.
Detrás de los visillos
La primera impresión de Puerto Hurraco, una estrecha calle principal en cuesta, a última hora de la tarde espesa y caliente de agosto, con una mujer que todavía fregaba en las paredes y en el cemento las manchas de sangre, y puertas cerradas a cal y canto, fue la de estar visitando un pueblo con gente vigilando detrás de los visillos de la ventana. De vez en cuando se escuchaba, casi exagera­damente, casi como si uno se lo estuviera inventando o esperase in­ventárselo, un cerrojo que recorría la calle, que salía del pueblo y que se perdía en una resonancia entre los omóplatos de los dos mon­tes negros que planeaban siniestramente sobre las casas blanquea­das. No había nadie en la calle y las únicas figuras visibles eran las de dos guardias civiles sentados en un cuatro latas ladeado sobre una cuneta a la entrada del pueblo.
MÁS INFORMACIÓN Puerto Hurraco, odio a muerte en la España profunda Todo lo publicado en EL PAÍS sobre el caso 2015: Puerto Hurraco quiere olvidar 2010: El último de los asesinos se ahorca en su celda 1994: 688 años de cárcel para los hermanos Izquierdo De vez en cuando, algún vecino cruzaba velozmente y miraba al­rededor como si tuviera que cerciorarse del lugar en que vivía. Con el paso del tiempo, se terminaba descubriendo a otros periodistas y fotógrafos, que salían apresuradamente de una casa para entrar en otra y que ya habían adoptado los hábitos clandestinos de la pobla­ción. El día que siguió al entierro de las víctimas, entre el fragor de cepillos que intentaban borrar la sangre del domingo, un vecino pi­dió a los reporteros que no se marcharan, «porque así se sentían más protegidos». Pero, al mismo tiempo, no aceptaba hospedajes «por temor a represalias». La guerra de Antonio y Emilio Izquierdo ha­bía derivado en una guerra interna: a ver quién dice y qué a los pe­riodistas.
En los días siguientes a la matanza, uno de los aspectos más sorprendentes —para un recién llegado— era el clima de tensión que se había creado entre los propios vecinos. Daba la impresión de que la alarma no había dejado de sonar todavía y de que esta vez el peligro no iba a venir de afuera —Emilio y Antonio vivían en Monte­rrubio de la Serena—, sino de los intestinos de la aldea. La razón, sencilla, pero que tardaba en descubrirse, tenía que ver con los in­trincados lazos de parentesco de los habitantes de Puerto Hurraco. Los Izquierdo y los Cabanillas se odiaban, y el hecho es que una buena parte de las familias de Puerto Hurraco eran Cabanillas o Iz­quierdo, pero una parte aún mayor había mezclado sus apellidos con el sistema endogámico tan habitual en las zonas rurales y aisladas del interior de la península. De forma que los Cabanillas Izquierdo o los Izquierdo Cabanillas suponían un verdadero grueso de la po­blación.
El cementerio era una prueba contundente de esta tupida red de peligros. Situado a un costado de la carretera general, rodea­do de un campo que parecía en estío permanente, mostraba con to­da claridad y en letras de molde la hegemonía de los dos apellidos y de sus mezclas. Para mayor enrarecimiento, en la catástrofe del do­mingo había muerto una cuñada del marido de Emilia Izquierdo, la tercera hermana en discordia junto a Luciana y Ángela —a las que más tarde se acusaría de haber inducido a sus hermanos al asesinato.
En esos días, cada cual podía imaginar la amenaza en el interior de su propia casa o lindando con la del vecino. Todo dependía del bando en que cada uno decidiera alistarse o se sintiera incluido, ha­bida cuenta de que todos y cada uno tenían innumerables posibili­dades de pertenecer a ambos. Por tanto, una cierta arbitrariedad surgida de lo que no se sabía del otro, del próximo, cuyos verdade­ros sentimientos podían haber estado escondidos o disimulados para brotar ahora repentinamente, se unía a la conmoción y al miedo generalizado. La ecuación resultante era, pues, miedo más arbitra­riedad y su solución, una incógnita. Curiosamente, esos mismos tér­minos habían estado, como se vería después, en el origen de la tra­gedia.
Los días que siguieron al suceso fueron días temidos. Había mie­do al regreso de las hermanas presuntamente instigadoras, Luciana y Ángela, evaporadas desde la semana anterior; miedo a Antonio Cabanillas, el padre de las niñas asesinadas; miedo a la respuesta de las distintas ramas de las distintas f31nilias, dentro y fuera del pue­blo; y, sobre todo, un miedo contagioso a que la cuerda del último drama tirase de otros dramas sobre los que el olvido había trabaja­do como una lápida. Algunos vecinos hablaban ya de hacer las ma­letas y de cerrar los escasos negocios. Se temía el éxodo.
Fuera de esto, existía también una aprensión —causada por esta estructura de parentesco— relacionada con que ciertas historias sa­lieran a la luz. Una especie de pudor repentino de una aldea endo­gámica acostumbrada a guardar sus conflictos. Y también un tem­blor vergonzoso a aparecer como el reflejo miserable de esa España profunda, tan traída y llevada por los libros, por el cine y por la te­levisión, de niños en las tinajas, campesinos obtusos y sanguinarios, y malevolencia rural.
En el fondo, con unas cosas y con otras, se estaba jugando la su­pervivencia del pueblo. Había algo más que una disputa sangrienta entre familias: se había puesto en peligro la supervivencia colectiva.
Cuando los vecinos se decidían a hablar era para defender esa su­pervivencia. Insistían, de un modo que se dirigía en primer lugar a su propio convencimiento, como si la presencia del interlocutor sir­viera sobre todo para escucharse a sí mismos, en que el estallido no afectaba más que a los «amadeos» y a los «patas pelás», ramas par­ticulares de los Cabanillas y de los Izquierdo. Aceptar la idea de una guerra entre los Cabanillas y los Izquierdo, sin matices y sin reduc­ciones, era transigir con la idea de una guerra universalizada y con la previsión de una hecatombe a la vuelta de la esquina. Fuera co­mo fuese, el primer gesto de la supervivencia consistía en espantar los fantasmas de una contienda colectiva, particularizando el con­flicto hasta contenerlo en su territorio más pequeño.
La supervivencia, además, merecía la pena en términos objeti­vos. Los términos estaban relacionados con la reciente prosperidad del pueblo, tradicionalmente dedicado a la aceituna, el grano, los cerdos y las ovejas. Las subvenciones estatales y el empleo comuni­tario habían hecho crecer el nivel de vida en los últimos cinco años. Se veían casas nuevas y reformadas por todas partes, las calles es­taban asfaltadas y en los pequeños negocios se respiraban aires de beneficio. Para entenderlo mejor, había que remontarse a la historia de una aldea que no conoció la electricidad hasta los años se­tenta, el agua corriente hasta los ochenta y el asfaltado de las calles hasta hacía seis años. Por primera vez, aquella conciencia colecti­va, secularmente cerrada al mundo, había empezado a asomarse a él. Los defensores de la tesis de la tragedia aislada luchaban con­tra la memoria en una atmósfera de pólvora antigua. Era la memo­ria de una aldea fundada por familias Izquierdo provenientes del cercano Helechal en el siglo pasado y que, a principios de la centu­ria, se encuentran conviviendo con extraños que regresan de una emigración cubana.
En ese momento comenzó la guerra, la guerra de los Camariches (Izquierdo) contra los Habaneros (Cabanillas). Es decir, la guerra de los fundadores contra una familia de intrusos llegada de Cuba. A la vista del entramado presente de parentescos, la resurrección de ese conflicto significaría la guerra de todos contra todos. Después de tan­tos años, y estando tan cerca ya del mundo contemporáneo, los habi­tantes de Puerto Hurraco temían, tras el nefasto domingo de agosto, levantarse por la mañana pensando que cualquiera podía ser un ene­migo, que la fiera dormida podía despertar y llenar el aire de zarpa­zos. Como si no hubiera pasado el tiempo o como si hubiera dado igual que el tiempo hubiera pasado. En ese aspecto, sus sentimientos eran muy semejantes a los sentimientos con que el resto del país les contemplaba. Mientras el país entero, a su vez, se sentía observado por los nuevos y modernos amigos europeos, los mismos que habían surtido la leyenda negra española de hechos que la confirmaban ejemplarmente, de hechos muy semejantes a los de Puerto Hurraco. Seguramente, Puerto Hurraco hizo que los españoles se volvieran tan hipersensibles a la observación como los propios vecinos, y también desde esa oscura culpabilidad nutrida por la incertidumbre y la ig­norancia.
La historia olvidada
Existía, por tanto, una historia de Puerto Hurraco, una historia escondida y, al parecer, fatalmente olvidada, a la que se había re­gresado brutalmente a causa de ese mismo olvido.
Hacia 1920. Unos niños juegan en el polvo marrón de una calle­juela. Los hombres arrastran sus mulas en el campo y las dos len­guas de piedra negra que desde la montaña lamen Puerto Hurraco lanzan chispazos de luz. Los niños son Ángel Cabanillas, apodado El Rapa, y los hijos de La Torcía y La Daniela, ambas de familia Iz­quierdo. De pronto, se enredan en una gresca. El Rapa, de catorce años, se marcha a su casa. Al cabo de un rato, cuando quiere salir de nuevo a la calle, La Torcía y La Daniela le esperan armadas. La madre de Ángel Cabanillas no le deja salir. El incidente crea una tensión desproporcionada entre las familias. No hay un previo con­flicto de tierras, ni otro conocido. Pero la tensión alcanza los años si­guientes, cuando las familias aparecen en la historia completamen­te enconadas.
Año 1928 o 1929. Luis Cabanillas se interpone en la amistad de su hermana Matilde con Alejandro García Izquierdo. Alejandro pide ayuda a los parientes Izquierdo y traman esperar a Luis a la salida del salón de baile de Marcelo Merino. Son las últimas horas de la fiesta, el ambiente del salón está espeso y un amigo de Luis abre la ventana. Por encima de los tejados distingue el perfil lunar de los montes y, con la misma luz, a Alejandro y a sus primos apostados en una de las callejuelas. Luis hace cuestión de honor en salir mientras tantea la navaja que lleva en el bolsillo del pantalón. Antes de que los Izquierdo reaccionen, asesta una puñalada en el cuello a Alejan­dro García. El acuchillado nunca llegó a recuperarse totalmente. «Se quedó como atontado.» Luis Cabanillas fue condenado a siete me­ses de cárcel ya posterior destierro en Peñarroya.
Año 1935. Se repite el suceso con distintos protagonistas e inversa fortuna. Un baile en una fiesta cercana. Basilio Cabanillas ronda a Amelia Izquierdo, prima de Daniel Izquierdo, por mote El Dentis­ta. Al parecer, Basilio y Amelia se entienden. El Dentista interrum­pe la escena y discute con Basilio. El clima se caldea a lo largo de la noche. Finalmente, El Dentista lanza una amenaza y se marcha. Ba­silio regresa al pueblo caminando, sorteando pedregales y olivos en una noche cerrada. El Dentista surge de entre unos matorrales y le apalea hasta tumbarlo. Basilio consigue llegar a su casa y de allí a un hospital de Badajoz, donde tardará semanas en reponerse. Daniel Izquierdo, El Dentista, fue encarcelado y años después tuvo que pa­gar fianza para conseguir la licencia de escopeta.
Hasta estas fechas, los conflictos responden al esquema de Ca­mariches contra Habaneros. No hay disputas materiales de ninguna especie. Las disputas tienen trasfondo grupal y las heredan los pa­rientes por extensión consanguínea y cronológica. Se trata de los fundadores y de los emigrantes que legan a su descendencia una probable competitividad a escala local y sólo explicable dentro de un entorno cerrado donde el roce produce una marca cuya exposición continua tiende a pasar por herida.
El resto forma parte de una historia más y mejor manejada por los que todavía viven. Pasaron 26 años desde las andanzas de El Dentista hasta la desgracia siguiente. En ese plazo largo, que no se­ría el único de magnitud que mediaría entre catástrofes, los Cabani­llas y los Izquierdo debieron de fundirse en una maraña de lazos de parentela, que hoy son inextricables y amenazadores. Estos lazos parecían configurar una paz decisiva. Pero en Puerto Hurraco la paz ni se decide ni tiene dueños.
Años 50. Amadeo Cabanillas Caballero y Manuel Izquierdo, llama­do Mal Tiempo, echan ovejas en los tristes pastos de Puerto Hurraco. Las fincas lindan. No hay cercado, sólo un golpe largo de tierra amon­tonada que las separa. Las ovejas entienden mal la delimitación y se la saltan sin reflexionar. Otra gresca, de no grandes dimensiones, pe­ro que se conserva en la memoria como un hito de este prolongado ca­mino de desavenencias. El que algo así se conserve en la memoria es lo más inquietante de todo.
Año 1961. Se produce el primer choque entre Antonio Cabanillas -el padre de las niñas asesinadas-, todavía niño, y los futuros cri­minales de sus hijas, Emilio y Antonio Izquierdo. «Al niño le tupie­ron la boca de hierba.» El padre de las niñas asesinadas negó en esos días aciagos de agosto que tuviera jamás un roce con Antonio y Emi­lio. Aunque lo negaba no como si negara el hecho, sino como si ne­gara cualquier especie de memoria. Mientras se dirigía con su trac­tor al campo, dos días después de las desgraciadas pérdidas, de la boca de Antonio Cabanillas se escapaba la palabra «maldad» con una certeza religiosa.
El caso es que, sin moverse de la fecha, Amadeo Cabanillas Ri­vera, hijo del otro Amadeo y hermano de Antonio, discutió con Jeró­nimo y Luciana, hermanos de Antonio y Emilio por el asunto del chaval. Luciana se rompe un brazo al caer empujada por Amadeo: ésta es toda la historia de amor que vivieron y que en 1990 levanta­ba especulaciones acerca de un despecho sentimental que habría ali­mentado la última fase del resentimiento. Jerónimo esperó en la fin­ca de Las Pelícanas a Amadeo y lo mató de una cuchillada. Años de cárcel, psiquiátrico y destierro a Monterrubio, a seis kilómetros. El pueblo donde vivían y desde el que tramaron los hermanos Izquier­do la matanza.
1984, veintitrés años más tarde. La casa de Isabel Izquierdo, ma­dre de los convictos y hermana de Mal Tiempo, se incendia. La ma­dre muere, y las hermanas, que estaban esa noche en la casa, acusan a Antonio Cabanillas de haber prendido el fuego y al pueblo entero de no haberles ayudado. Lo cierto es que olvidaron a su madre entre las llamas y que muy pocos vecinos llegaron a despertarse esa noche.
  1. Jerónimo repite cuchillada en la Cooperativa de Monterru­bio, esta vez sobre Antonio Cabanillas, que tiene que ser ingresado. A partir de este momento, los Patas Pelás se enclaustran en su feu­do de Monterrubio. Los hermanos se dedican a jugar a las cartas y a toma: helados de corte, una especie de pasión. Luciana y Ángela van clamando justicia por las calles, se arrodillan delante del cuar­telillo de la Guardia Civil y obligan a los vecinos a desenchufar los frigoríficos ya parar los relojes de pared, por temor a que camufla­ran bombas. Una existencia entre la locura y el miedo, alimentada por confidentes y enzarzadores. Después de que la locura y el miedo hubieran fermentado lo suficiente y se hubieran descompuesto en su propio caldo de cultivo, llegó el domingo sangriento, tras las fiestas de agosto. «Vengo a por el Puerto, esto vengo esperando hace seis años», dicen que gritaba Emilio Izquierdo desde el callejón entre descarga y descarga de su repetidora.
Ruido de cerrojos
Esta historia pudo componerse a partir de fragmentos, de confi­dencias a media voz, hechas en el pequeño bar donde los parro­quianos se limitaban a jugar a las cartas y a vigilar permanente­mente a los periodistas o, tras llamar a alguna puerta, atravesar un largo pasillo y quedarse en el patio del fondo mientras los dueños de la casa echaban los cerrojos. Jamás se confiaban en grupo. Las úni­cas posibilidades dependían de encontrar a solas al interlocutor o de sacarle de la proximidad de los otros. Las mujeres y los hombres ha­blaban en su casa sólo a condición de que no estuviera el cónyuge. La mutua vigilancia a que todos se sometían daba como resultado un silencio a medias y, muchas veces, ficciones o falsedades.
Los más proclives a soltarse, y no mucho, eran los emigrantes que habían regresado para las fiestas y los que habían tomado la deci­sión de marcharse. Por lo general, se negaban a dar el nombre y sólo apuntaban la rama de Izquierdo o Cabanillas a la que pertenecían y cuya posición estratégica en el conflicto era prácticamente imposi­ble desentrañar para el forastero. La mayoría hablaba como Caba­nillas en esos momentos, pero un ligero contraste con el siguiente in­terlocutor arrojaba la idea contraria. No decían su nombre, aunque se denunciaban entre ellos. «Ése con el que dice que ha hablado es un Amadeo» o «ese es un Pata Pelá».
Al llegar la noche, los guardias civiles recomendaban severamen­te que los periodistas dejaran el pueblo. Entonces sí que sonaban los cerrojos más allá de toda atmósfera literaria. Miguel Gener hizo unas espléndidas fotografías de lo que era la noche en Puerto Hurraco, aguantando en aquella oscuridad tensa en la que las luces de los fa­roles se pegaban al suelo y dejaban recortado por encima el cielo an­cho, espeso y nocturno, de las tierras pacenses. Esas fotografías con­siguieron reproducir las tenebrosas impresiones que podría haber sentido cualquiera que se acercara a Puerto Hurraco horas después de la, carnicería. Algo así como meterse en un poblado fantasma del viejo Oeste, pero sin épica, cruzado por caminos que se fundían en la noche y con una carretera cercana que parecía el tramo final de todas las carreteras del mundo. Dentro de las casas, las luces se apa­gaban enseguida y entonces el cielo oscuro empezaba a pesar y a desplomarse como la tapa de un ataúd.
En Esparragosa o en Zalamea, a pocos kilómetros, la noche se vi­vía de muy distinta manera. La gente salía a tomar el fresco al qui­cio de la puerta, se veían corros de adolescentes en las puentecillas y paseantes que se adentraban en la tiniebla de los senderos. Eran las horas para respirar un poco de aire, después de los cuarenta gra­dos de secano que habían carbonizado el día. En Puerto Hurraco no se respiraba, los habitantes parecían contener el aliento hasta que pasara algo que se sentía próximo y fatal. Esa noche calurosa de en­cierro daba la verdadera temperatura del ánimo de la gente.
El día 30 de agosto las hermanas Izquierdo, Ángela y Luciana, salieron de un escondrijo de Madrid y tomaron el expreso de Bada­joz. A partir de ese momento iniciaron su escabroso periplo entre las pretensiones del fiscal, que las acusó de conspirar junto a sus her­manos -aunque la Audiencia de Badajoz revocó en febrero de 1992 el auto de procesamiento-, y su inexorable destino psiquiátrico en Mérida. Pero durante los cuatro días en que estuvieron desapareci­das, Ángela y Luciana se presentaban como la clave que podía des­cifrar los enigmas. Y también disolver el sentimiento de amenaza in­mediata que todavía pesaba sobre las gentes de Puerto Hurraco. Su desaparición había prolongado la inquietud, porque, sin lugar a du­das, tanto para los de Puerto Hurraco como para quienes estaban al tanto en Monterrubio de la Serena, había una diferencia sustancial entre el dedo que había apretado el gatillo y el cerebro que había en­viado la orden.
La casa de Monterrubio era una casa de pueblo de dos plantas pe­queñas embutida en una hilera y tan cerrada a cal y canto como, según decían, lo había estado en los últimos años, cuando los hermanos y hermanas Izquierdo vivían en ella. El diagnóstico del vecindario era tan concluyente como lo fue después el de la Audiencia. Eran dos mu­jeres mayores, de 49 y 63 años, prematuramente envejecidas, cuya existencia estaba organizada alrededor de los líos vecinales, que salían dando gritos de su casa y recorrían las calles insultando a sus parien­tes de Puerto Hurraco y a cualquiera de Monterrubio que se cruzara con ellas, que peregrinaban regularmente al cuartelillo y que, simple­mente, «no podían estar bien». En contraste, Emilio y Antonio rara vez protagonizaban un altercado. Parecían bastante pacíficos o quizá sólo tranquilos y, según la opinión del coro popular de Monterrubio, absolutamente dominados por sus hermanas.
Ninguno de los cuatro se había casado. La única pista sentimen­tal relacionaba a Luciana con Amadeo Cabanillas, en el famoso episodio que concluyó con fractura de huesos para la mujer y que inau­guró la última fase criminal entre las familias antagonistas. Luciana negó en días posteriores que hubiera existido semejante posibilidad, como no podía ser de otra manera. Los cuatro hermanos, por lo de­más, apenas salían de la casa de Monterrubio, donde las persianas estaban permanentemente bajadas y los pestillos echados. Allí fue­ron re cociendo su animadversión y sus malos sentimientos durante seis años.
Con todo ello viene el dilema. La matanza de Puerto Hurraco pue­de ser contemplada a la luz de una historia secular de rencillas y con­flictos que culminó de esa manera como podía haber culminado de cualquier otra parecida, o bien esa tragedia hay que observarla a tra­vés de esta última escena, mucho más reducida, mucho más actual, mucho mejor iluminada. Si fuera así, lo que se ofrece a la vista es el cuadro de cuatro hermanos encerrados en sí mismos, con antece­dentes psiquiátricos y con manifestaciones de desequilibrio patentes, aislados en un pueblo de Badajoz que ni siquiera es el suyo, armados hasta los dientes y profiriendo amenazas constantes, ante la pasivi­dad de instituciones y vecinos. Después se conocería el dominio pa­tológico que los mayores ejercían sobre los pequeños y también sal­drían a la luz abultados rumores sobre la vida de los Izquierdo. Pero no había ninguna necesidad de ello, porque un simple vistazo a los historiales clínicos, al entorno familiar en el que habían crecido y aprendido, a su vida cotidiana y a sus hechos cotidianos, habría bas­tado para anticipar un pronóstico de lo que podría ocurrir y de lo que fatalmente ocurrió.
Los desheredados
La historia de la España negra y profunda siempre ha servido ha­cia dentro y desde fuera. Desde fuera, el que más y el que menos ya sabe cómo ha funcionado. Pero, paradójicamente, también ha sido eficaz a la inversa, tapando la desidia de la sociedad civil y de las instituciones públicas, y arrojando al pozo sin fondo de la concien­cia de un pueblo que se ha movido entre la supervivencia y el olvi­do todos los desastres que nadie era capaz de asumir.
Desde un punto de vista literario y dramático conmueve descubrir que un pueblo de doscientos habitantes guarde en su memoria cen­tenaria un arsenal de disputas que van desde lo ridículo hasta lo ca­tastrófico, con nombres y apellidos, con detalles minúsculos trasmi­tidos de padres a hijos como las palabras de una liturgia, y que la tragedia corone finalmente esta memoria. Pero desde el punto de vis­ta de los hechos, lo único que se acerca a los motivos verdaderos —más allá de las leyendas que nos dejan tan enaltecidos como vulne­rables— es la constatación de que cuatro personas enfermas, indivi­dual y socialmente enfermas, armadas, aisladas y sin escapatoria an­te el mundo, explotaron un mal día en un clima colectivo de asombro que sustituyó automáticamente a una colectiva indiferencia.
Como en las malas películas, todo trató de resolverse judicial­mente. Los juicios tienen la virtud de aplicar condenas y de trasfe­rir las ideas de bien y mal a la potestad de un tribunal o de un ju­rado que, en realidad, sólo se ocupa de crímenes y castigos. El juicio de los hermanos Izquierdo causó la misma expectación que la trage­dia y dejó las cosas en el lugar donde se quedan las cosas intocables.
El 17 de enero de 1994, Antonio y Emilio Izquierdo se sentaron en el banquillo de los acusados, cuando ya se había decidido la re­clusión de sus hermanas en el hospital psiquiátrico de Mérida con un diagnóstico de «delirios paranoides». José Gómez Romero, el psi­quiatra que las tenía a su cargo, declaraba en esas fechas, tres años y medio después de su ingreso, que «Luciana y Ángela han mejora­do algo, poco a poco, pasean con otras internas y, sobre todo, Ánge­la ha desarrollado un poco de su personalidad, condicionada por la de su hermana hasta el punto de que, al principio, las cogías por separado y te hablaba utilizando las mismas expresiones que Lucia­na» (EL PAÍS, 23 de enero de 1994). En el juicio, los peritos psiquiá­tricos llegaron a la conclusión de que Emilio y Antonio Izquierdo su­frían «alteración de la personalidad de carácter paranoide». Cosa que, al parecer, «no alteraba el plano de la conciencia», si bien «so­bre esta personalidad, que constituye terreno abonado, hay una vi­vencia (la muerte de la madre) que es vivida de forma muy trau­mática por estas personas y se convierte en una idea sobrevalorada (la venganza) que invade el campo psíquico del sujeto. En este sen­tido estimamos que su capacidad volitiva podría estar disminuida» (EL PAÍS, 18 de enero de 1994). Dado que la psiquiatría se mueve por el mundo como si fuera una ciencia, hay cosas que los legos no pue­den entender. Por ejemplo, el que la conciencia no se altere cuando hay una idea sobrevalorada que invade el campo psíquico del suje­to, disminuyendo además su capacidad volitiva. Misterios del ser.
Los magistrados, en los fundamentos de derecho, afirmaron además que Emilio y Antonio no eran enfermos mentales, exponiendo el he­cho de que ambos «eran capaces de manejar un rebaño de ovejas de unas 1.000 cabezas» y que tenían fincas arrendadas, «consiguiendo, a pesar de la crisis por la que atraviesa el campo, poseer una carti­lla de ahorros con unos diez millones» (EL PAÍS, 26 de enero de 1994). Es decir, habría una relación inequívoca entre la salud mental y la gestión económica y agropecuaria. Estaríamos aquí ante una especie de protestantismo psicológico —visto a través de la doctrina de la predestinación mental.
Así pues, los delirios paranoides de los hermanos y de las herma­nas Izquierdo tuvieron distinto final como consecuencia de la dife­rente relación con el gatillo. La justicia actuó sobre los hechos y se limitó a sancionarlos, salomónicamente, con sus dos espadas con­temporáneas: el psiquiátrico y la cárcel. El 25 de enero de 1994, An­tonio y Emilio Izquierdo fueron condenados a 688 años de cárcel perfectamente divididos entre ambos como autores criminalmente responsables de nueve asesinatos consumados y seis frustrados. Los ponentes afirmaron que los dos hermanos prepararon por «vengan­za» un «plan de exterminio del mayor número de habitantes posible de Puerto Hurraco».
Aunque la Justicia dictó sentencia, y con ella la sentencia del ol­vido o del comienzo del olvido, lo cierto es que, más que disipar la temida imagen de España, la reveló en fotografías nuevas. La mitad locos o idiotas, la mitad asesinos carniceros. Y, sin embargo, habían pasado muchas otras cosas sobre las que no se podía dictar senten­cia como la abrumada existencia de esas cuatro personas encerradas en una casa de Monterrubio de la Serena hablando con sus fantas­mas en un idioma delirante, o la supervivencia en un entorno capaz de trasmitir de generación en generación la forma en que unas ove­jas se saltaron unas lindes de tierra amontonada para provocar una refriega. El mundo es complicado y la ley lo simplifica en términos de habitabilidad convencional, cuando la ley se cumple. Pero, con toda certeza, la masacre de Puerto Hurraco debió servir para llevar a la superficie una imagen de la España actual más allá de los tópi­cos y de las ideas conformadas a las que invita la desidia intelectual de la que somos ancestrales herederos. Muchas regiones rurales es­pañolas están todavía iniciando el siglo XX y esta situación no se re­fiere solamente a medios materiales de vida o a capacidad de pro­mover recursos, sino también al lugar que ocupan en el proyecto de este país. El abandono a su locura de los cuatro hermanos Izquier­do podría ser también el abandono a que se ha sometido a una vas­ta extensión de la vida española que no encuentra su sitio en ningún proyecto y que no se ve reflejada en ningún futuro. La España ne­gra no está hecha de ningún material particular. Si está hecha de al­go es de los ojos que no quieren mirarla.
submitted by Subversivos to Albedrio [link] [comments]


2017.08.06 19:26 EnciclopedistadeTlon Domingo de lectura 56: Bolaño, R. Carson, Denevi, Bukowski y Remender

Cada domingo elegimos al azar cinco textos del documento online en el que cargo las sugerencias de todos.
 
 
Los textos de este domingo (Tirada de números)
 
1) Ficción breve: “El policía de las ratas” de Roberto Bolaño, sugerido por ffuentes.
Roberto Bolaño (1953-2003)​ fue un novelista, cuentista y poeta chileno que vivió la mayor parte de su vida en México y España. Es conocido por sus novelas Los detectives salvajes y 2666 y por su influencia en la literatura hispanoamericana durante los últimos veinte años. Su obra está ligada a una estética melancólica, a la política y a ciertos aspectos de la narrativa policial o noir. Borges y Cortázar están entre sus principales influencias.
 
2) No ficción breve: Capítulos “Fábula para el día de mañana” y “La obligación de resistir” de Primavera silenciosa de Rachel Carson (PDF, pp. 5-17).
Rachel Carson (1907-64) fue una bióloga marina, limnóloga y conservacionista estadounidense que, a través de la publicación de Primavera silenciosa y otros escritos, contribuyó a la puesta en marcha de la conciencia ambiental moderna. Llamó la atención sobre el uso de pesticidas sintéticos y se encontró con la firme oposición de empresas químicas. Impulsó un cambio en la política nacional sobre pesticidas que eventualmente llevó a la prohibición del DDT y otros pesticidas y a la creación de la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos.
 
3) Microrrelato: “El emperador de la China” de Marco Denevi, sugerido por -DAO.
Marcos Héctor Denevi (1922-98), conocido como Marco Denevi, fue un novelista, cuentista, dramaturgo y periodista argentino (bonaerense). Alcanzó el éxito con su primera obra, Rosaura a las diez. En su obra predominan los personajes estrafalarios, la intriga, un humor que tiende al negro y la ambigüedad de la percepción y el conocimiento. Varios de sus textos fueron adaptados al cine y a la televisión.
 
El emperador de la China
 
Cuando el emperador Wu Ti murió en su vasto lecho, en lo más profundo del palacio imperial, nadie se dio cuenta. Todos estaban demasiado ocupados en obedecer sus órdenes. El único que lo supo fue Wang Mang, el primer ministro, hombre ambicioso que aspiraba al trono. No dijo nada y ocultó el cadáver. Transcurrió un año de increíble prosperidad para el imperio. Hasta que, por fin, Wang Mang mostró al pueblo el esqueleto pelado del difunto emperador. “Veis —dijo—. Durante un año un muerto se sentó en el trono. Y quien realmente gobernó fui yo. Merezco ser gobernador.” El pueblo, complacido, lo sentó en el trono y luego lo mató, para que fuese tan perfecto como su predecesor y la prosperidad del imperio continuase.
 
4) Poesía: “The History Of One Tough Motherfucker” de Charles Bukowski (en español), sugerido por GorilaPeronista.
Charles Bukowski (1920-94) fue un prolífico poeta, novelista y cuentista estadounidense nacido en Alemania. Sus escritos fueron fuertemente marcados por el ambiente cultural y socioeconómico de la ciudad de Los Ángeles. Escribe sobre la vida cotidiana de los estadounidenses pobres, el acto de la escritura, el alcohol, las relaciones con mujeres y el tedio de trabajar. Goza de persistente popularidad y es símbolo del realismo sucio y la ficción transgresiva.
 
The History Of One Tough Motherfucker
 
he came to the door one night wet thin beaten and
terrorized
a white cross-eyed tailless cat
I took him in and fed him and he stayed
grew to trust me until a friend drove up the driveway
and ran him over
I took what was left to a vet who said,"not much
chance…give him these pills…his backbone
is crushed, but is was crushed before and somehow
mended, if he lives he'll never walk, look at
these x-rays, he's been shot, look here, the pellets
are still there…also, he once had a tail, somebody
cut it off…"
I took the cat back, it was a hot summer, one of the
hottest in decades, I put him on the bathroom
floor, gave him water and pills, he wouldn't eat, he
wouldn't touch the water, I dipped my finger into it
and wet his mouth and I talked to him, I didn't go any-
where, I put in a lot of bathroom time and talked to
him and gently touched him and he looked back at
me with those pale blue crossed eyes and as the days went
by he made his first move
dragging himself forward by his front legs
(the rear ones wouldn't work)
he made it to the litter box
crawled over and in,
it was like the trumpet of possible victory
blowing in that bathroom and into the city, I
related to that cat-I'd had it bad, not that
bad but bad enough
one morning he got up, stood up, fell back down and
just looked at me.
"you can make it," I said to him.
he kept trying, getting up falling down, finally
he walked a few steps, he was like a drunk, the
rear legs just didn't want to do it and he fell again, rested,
then got up.
you know the rest: now he's better than ever, cross-eyed
almost toothless, but the grace is back, and that look in
his eyes never left…
and now sometimes I'm interviewed, they want to hear about
life and literature and I get drunk and hold up my cross-eyed,
shot, runover de-tailed cat and I say,"look, look
at this!"
but they don't understand, they say something like,"you
say you've been influenced by Celine?"
"no," I hold the cat up,"by what happens, by
things like this, by this, by this!"
I shake the cat, hold him up in
the smoky and drunken light, he's relaxed he knows…
it's then that the interviews end
although I am proud sometimes when I see the pictures
later and there I am and there is the cat and we are photo-
graphed together.
he too knows it's bullshit but that somehow it all helps.
   
La historia de un sufrido hijo de puta
 
una noche llegó piel y huesos a mi puerta, mojado apaleado
temeroso
era un gato blanco bizco rabón
lo dejé entrar lo alimenté fue uno más en la casa
desarrolló hacia mí cierta cariñosa confianza
hasta que un buen día un conocido,
estacionando en mi cochera
pasó con su auto por encima del gato blanco bizco rabón
de inmediato llevé lo que quedaba de él a un veterinario que dijo:
"no hay mucho para hacer…dale estas pastillas… su espinazo
está aplastado, pero fue aplastado anteriormente y de algún modo
logró sanar, si sobrevive no volverá a caminar, mirá
estas radiografías, le metieron un escopetazo,
mirá estos puntos oscuros
son perdigones enquistados…además, alguna vez tuvo una cola
y alguien se la cortó…
me llevé el gato a casa, era un verano caliente, uno
de los más calientes en décadas, puse al gato en el piso del baño,
le serví agua, sus pastillas, no deseaba comer ni beber agua,
yo sumergía mi dedo en el agua, le humedecía la boca el hocico
y le hablaba, ese verano no fui a ningún lado, pasé muchos días
de ese verano en el baño hablándole, acariciándolo suavemente,
él me miraba con esos ojos que se le entrecruzaban
mientras tanto pasaban los días,
una tarde realizó su primer movimiento
arrastrándose con sus patas delanteras
(las traseras no querían moverse)
llegó hasta el rincón donde yo había preparado su cama
se arrastró un poco más y se dejo caer en ella,
fue para mí como el sonido de un clarín presagiando la victoria posible
aturdiendo el baño, desparramándose por la ciudad, yo
le conté entonces a ese gato -que la había pasado mal también, no tan mal,
pero bastante mal…
una mañana se irguió, se paró sobre sus patas, cayendo luego de espaldas,
me observaba mansamente.
"lo podés hacer" le dije.
él insistió, se levantaba y volvía a caer, una y otra vez,
finalmente
caminó unos pocos pasos, era la viva imagen de un borracho
sus patas se negaban a obedecerle, cayó nuevamente, descansó
y nuevamente se levantó.
ustedes conocen el resto de la historia: está mejor que nunca,
bizco casi sin dientes, pero ha recuperado su gracia, y esa mirada
de sus ojos, pícara, no lo ha abandonado…
algunas veces me hacen entrevistas, ellos desean saber
de mi vida, de mi literatura,
yo me emborracho, alzo en brazos a mi gato
bizco, herido de bala, atropellado dos veces, rabón
y digo: "miren, miren esto!!!"
ellos no entienden nada, insisto, nada de nada, preguntan
algo por el estilo de: " "reconoce usted influencias de Celine?".
"no", levanto mi gato, "por lo que sucede, con cosas
como esta, como esta !!!".
sacudo a mi gato, lo llevo
hacia la luz brumosa por el humo y el alcohol, está relajado, él sabe…
este es el momento en que la entrevista finaliza
a veces me siento orgulloso cuando miro las fotografías
ahí estoy yo, ahí está mi gato, hemos sido
retratados juntos
él también comprende que son boludeces, pero que de alguna manera te ayudan.
   
5) Cómic: Deadly Class #1 de Rick Remender, Wes Craig y Lee Loughridge, sugerido por Fran.
Rick Remender (1973) es un historietista e ilustrador estadounidense. Es conocido por su trabajo en Image Comics (con Deadly Class, Fear Agent, Black Science) y en Marvel Comics (Uncanny X-Force). Ha trabajado también en las industrias de animación y videojuegos, como artista y escritor.
submitted by EnciclopedistadeTlon to argentina [link] [comments]


2016.11.13 14:37 EDUARDOMOLINA Führer Trump: el presidente más obsceno emerge de las cenizas demócratas. La desigualdad se aproxima a niveles de los años 30, los demócratas se han hecho defensores del sistema que victimiza a su base electoral. Tenían el apoyo de Wall Street, de la prensa, del lobyy militar y de Silicon Valley.

Álvaro Guzmán Bastida
http://ctxt.es/es/20161109/Politica/9431/elecciones-EEUU-victoria-Donald-Trump-Alvaro.htm
"El Apocalipsis ha sucedido. Donald Trump ha ganado las elecciones. Pero, sobre todo, ha perdido el Partido Demócrata. Se enfrentaba a un candidato que había fracturado a su propio partido e insultado a más de la mitad del electorado; a un multimillonario con oscuras conexiones mafiosas, que ha despedido a su equipo de campaña tres veces durante la misma. Los demócratas tenían el apoyo de Wall Street, de la prensa, del establishment político y militar, de Silicon Valley, Robert de Niro, Michael Moore, Jay-Z, Beyoncé y Bruce Springsteen. Y han perdido con estrépito. No solo la Casa Blanca, sino prácticamente todo el poder del Estado: desde el legislativo –en el que los republicanos van a contar con una cómoda mayoría en ambas cámaras— al judicial, donde Trump nombrará al sustituto del fallecido Antonin Scalia y posiblemente a otros dos jueces, pasando por el poder en los estados federados, de los cuales los republicanos controlan 31, por 18 de los demócratas.
¿Cómo es posible? En los ocho años de gobierno de Obama, se han terminado imponiendo dos características aparentemente contradictorias, que solo analizadas en su conjunto ayudan a arrojar luz sobre el enigma del fracaso demócrata: se trata de la arrogancia y la obsesión por el consenso.
La arrogancia demócrata.- Los demócratas han desplegado una descomunal arrogancia, al menos en dos sentidos. Para empezar, han sido soberbios con su base política tradicional: la clase trabajadora. Lo viene denunciando Thomas Frank, cuyo libro Listen, Liberal está escrito como una desesperada advertencia a los demócratas, y hoy debería ser de lectura obligatoria como manual de instrucciones para la autopsia del cadáver. La arrogancia de clase de los demócratas, documentada exhaustivamente por Frank, que sostiene que el partido se ha convertido en el representante de las élites de profesiones liberales, tiene que ver con un cálculo electoral fundamentado en otra arrogancia: la demográfica.
Los New Democrats abandonaron, ya en los 80 pero de manera decisiva con Bill Clinton, al electorado trabajador blanco que había fundamentado sus mayorías, porque creyeron que el país iba en otra dirección. En poco tiempo, los profesionales liberales de sueldos altos (médicos, ingenieros, agentes de bolsa, economistas…) pasaron de ser el segmento de población más fiel al Partido Republicano a abrazar con igual entusiasmo a los demócratas.
Por la misma avenida por la que circulaban los profesionales liberales, pero en la dirección opuesta, desfiló la clase obrera blanca que anoche hizo presidente a Trump. La arrogancia demográfica consistió en dar por hecho que el agujero electoral que dejaban los trabajadores blancos lo iban a ocupar, con creces, las minorías. Thomas Edsall, veterano periodista de The New York Times, The Washington Post y The New Republic,lleva décadas documentando el creciente desencanto de los obreros blancos con los demócratas, por los que, señala Edsall, se sienten abandonados en favor de los negros, los latinos o el colectivo LGBT.
Dados los flujos migratorios, y sobre todo las tasas de natalidad de diversos grupos, Edsall prevé que para 2043 los Estados Unidos sean un país ‘majority-minority’, en el que los blancos pasen por primera vez a ser minoría. Preparándose para ese momento, los demócratas, que nunca fueron un partido ‘de clase obrera’ pero contaban con los sindicatos para forjar mayorías, eliminaron la justicia económica de su programa y de su horizonte político, a favor de otras justicias. En los sueños de los estrategas del partido, un electorado más diverso, seducido por políticas amables con los derechos civiles, permitiría a los demócratas cuadrar el círculo, representando desde la ‘modernidad’ un bloque electoral que aunara a los ejecutivos de las empresas tecnológicas y a las negras lesbianas del Bronx. El tiempo les daría la razón. Pero la política no es demografía.
En 2008, Barack Obama se convirtió en el primer presidente negro de un país fundado sobre la esclavitud y la segregación racial. Pero, antes de ganar en las urnas, Obama había logrado otro hito: fue el candidato demócrata en recaudar más fondos de Wall Street para su campaña que su contrincante republicano.
Obsesión por el consenso.- Quizá para saldar sus deudas, Obama no tardó en nombrar para su equipo económico a la misma gente que había llevado al mundo al borde del colapso financiero en el año anterior a su elección. Como recuerda en su libro Frank, fue uno de los mayores gatillazos políticos de la era moderna: Obama llegaba a la Casa Blanca empujado no solo los vientos de un enorme entusiasmo dentro y fuera del país (¿recuerdan el Nobel de la Paz?) sino también por el descomunal enfado con las élites que habían estado a punto de hacer saltar el sistema por los aires.
Con mayoría absoluta en ambas cámaras, cuando podía gobernar como quisiera, Obama decidió ser el presidente del consenso. “La elección de personal es política”, reza un viejo refrán de la política estadounidense. Pero la querencia de Obama por desproveer de conflicto partidista a la política trascendió con mucho sus nombramientos para la Secretaría de Estado o el Consejo Nacional de Economía. Obama ofreció a los republicanos, que estaban en la UVI política, un ‘Grand Bargain’, dilapidando sus dos años de mayoría absoluta legislativa demócrata al buscar consensos imposibles en economía, su reforma sanitaria o el cierre de Guantánamo. La Derecha, maximalista por naturaleza, olió la sangre y no cedió ni agua.
Brecha blancos-negros.- Como señaló en 2011 el entonces corresponsal de The Guardian en EEUU, Gary Younge, “la brecha económica entre los blancos y negros ha aumentado desde que Barack Obama llegó al poder”. (La tendencia ha continuado durante sus ochos años de mandato). Younge añadía: “Bajo su presidencia, el desempleo, la pobreza y los desahucios entre los negros están en su niveles más altos en más de una década”. Younge, británico de raza negra y una de las firmas más clarividentes a la hora de entender la división racial en EEUU, sentenciaba: “Millones de niños negros pueden aspirar a la presidencia ahora que hay un negro en la Casa Blanca. Pero dicha trayectoria es menos probable para ellos hoy de lo que era durante el mandato de Bush. Ahí descansa lo que en el mejor de los casos es una paradoja y en el peor la gran contradicción de la base social que aupó al poder a Obama. El grupo que más le apoya –los negros— es al que peor le va bajo su mandato”.
Ese año vio florecer dos movimientos de protesta radicalmente opuestos, pero con un elemento en común. Tanto Occupy Wall Street como el Tea Party reclamaban un rechazo a las élites y una política de confrontación que Obama, estaba claro, no estaba dispuesto a ofrecer.
Mientras tanto, los republicanos escupían sobre el brazo tendido de Obama, negándole cualquier victoria ‘bipartidista’, y afilando los cuchillos para 2010. La estrategia funcionó a la perfección.
Desde la llegada de Obama a la Casa Blanca, tres de las cuatro últimas elecciones –2010, 2014 y ahora 2016— resultaron en debacles demócratas, otorgando cómodas mayorías a unos republicanos que extendían además su poder por todo el país a nivel local y regional.
Obama ganó en 2008 con 69,4 millones de votos. El martes, Clinton obtuvo 59,8. En 2008, los demócratas tenían un poder casi absoluto, y el mandato ciudadano para gobernar sin miedo a las élites. Ocho años después, con diez millones de votos perdidos por el desagüe, están desahuciados. La arrogancia y la obsesión por el consenso han matado al Partido Demócrata.
Rebelión blanca.- La presidencia de Obama está llena de sombras. Presume entre sus méritos del desarrollo del programa de drones, que convierte la guerra en un videojuego, y la instauración de reuniones semanales en el despacho oval en las que el Presidente repasa una ‘kill lists’ y decide a quién se va asesinar sumariamente y –quizá por aquello de honrar a la Academia Noruega— a quién no.
Pero Obama, que ha sido verdugo de muchos, fue también víctima desde su ascenso al poder de una campaña de racismo visceral, que le negaba incluso la legitimidad como presidente. Al frente de esa campaña se situó desde el principio un hombre de tez naranja y tupé platino, el ahora presidente electo Donald J. Trump.
Trump pasó años difundiendo rumores sobre la supuesta nacionalidad extrajera de Obama, agitando así la sombra del pasado racista de un país que tenía a su primer presidente negro. Fue así como el magnate fraguó su transmutación de bufón mediático de la telerrealidad más chusquera a la primera línea política. ¿Era Obama musulmán? ¿Acaso no sería keniano? Trump ya tenía en su historial importantes medallas al xenófobo: en 1989, pagó de su bolsillo para pedir, en anuncios de prensa a toda página, la ejecución de un grupo de menores negros acusados de violar a una banquera blanca. (Aunque los jóvenes terminaron saliendo absueltos e indemnizados por los perjuicios que la ciudad de Nueva York les causó, Trump nunca se disculpó, y sigue manteniendo en público, hasta una semana antes de las elecciones, que los jóvenes eran culpables y tendrían que haber sido ejecutados, lo que hubiera sido ilegal, ya que el estado de Nueva York había eliminado la pena de muerte cinco años antes del crimen).
Cuando Obama se vio obligado a hacer pública su partida de nacimiento, que dejaba claro que llegó a este mundo en Hawaii, Trump se anotó el escarnio público como una victoria personal. Los racistas ya tenían su mesías.
El partido del ‘establishment’.- Pero Trump nunca hubiera llegado a la Casa Blanca si solo fuera el mesías de los racistas estadounidenses, figura que sigue ostentando, pero insuficiente para lograr casi sesenta millones de votos. En un momento en el que la desigualdad se aproxima a niveles de los años treinta, y en el que la Universidad de Princeton declara que los Estados Unidos no son ya una democracia, sino una oligarquía, el partido progresista ha logrado situarse en el imaginario colectivo el defensor del sistema que victimiza a la que un día fue su base electoral.
Para coronar tamaña proeza, el partido eligió a la candidata con más lastre, menos capacidad de ilusión, y probablemente menos conectada con los problemas de la clase trabajadora de su historia: Hillary Clinton. Eran las elecciones del tiempo político abierto por el Tea Party y Ocuppy Wall Street. Los demócratas tuvieron su oportunidad para presentar a un candidato más acorde con los anhelos de la clase trabajadora: Bernie Sanders. La desaprovecharon.
Durante la campaña, Hillary Clinton jugó a empatar un partido que reclamaba encerrar al adversario en su área. Agobiada por los numerosos escándalos que le rodean, rehuyendo el papel de mujer política en un panorama en el que los Estados Unidos podrían haber elegido a su primera presidenta, Clinton y su partido no han sido capaces de ofrecer nada más que ‘más de lo mismo’.
Al Partido Demócrata le toca hacer penitencia y refundarse. El liberalismo corporativo inaugurado por Bill Clinton ha muerto con la derrota de su mujer, Hillary, en las urnas. Habrá voces entre los demócratas que aboguen por un giro a la derecha, por mostrar una cara más dura en inmigración (¿más dura que la de una administración que ha deportado hasta agosto 2,8 millones de inmigrantes, más que ninguna otra en la historia del país?), por ejemplo. Se equivocarán. Los demócratas tienen dos años para ilusionar a su electorado antes de las elecciones de mitad de mandato de 2018. Solo es verosímil que lo logren recuperando la bandera de la redistribución económica.
China, China, China.- Trump, que perdió el voto popular, ganó la presidencia por el paupérrimo resultado de Clinton en los antiguos feudos demócratas del ‘Rust Belt’, el cinturón industrial que era un histórico bastión demócrata. Pero su victoria va más allá. Se entiende todavía mejor si se superpone al mapa de la desindustrialización del país, que ha visto cómo se cerraban en masa minas, fábricas, no solo en Ohio y Pensilvania, o West Virginia, sino también en estados de la región de los Apalaches, como Carolina del Norte, el Medio Oeste, como Iowa, o el Sureste, como Louisiana.
Cuando Trump hablaba obsesivamente de China y México en sus mítines y echaba en cara a Clinton la firma del tratado comercial NAFTA durante los debates, sabía lo que hacía. Estaba activando la pulsión de un electorado que se siente, en palabras de Arlie Russell Hochschild, la autora del otro libro de lectura obligatoria para el momento, extranjero en su propia tierra.
Una vez más, llegó primero el abandono de ese electorado por parte de los demócratas y solo después –-décadas después— el triunfo de Trump en esos feudos. Es una historia conocida, y que no entiende de fronteras: pregúntenselo al Partido Socialista francés o a los laboristas británicos, que tienen en Marine Lepen y Nigel Farage a sus Trumps particulares. Como ellos, Trump utiliza el comercio como subterfugio para afrontar los verdaderos problemas de sus sociedades. Son tan estadounidenses los ricos que deciden producir lo que venden en China como los trabajadores que se quedan sin empleo con la deslocalización de la producción. Pero hincarle el diente a esa contradicción supondría hablar de clase, cosa que los demócratas no hacen desde… Bernie Sanders.
¿Uno de los nuestros?.- Observar la victoria de Trump desde el Nueva York cosmopolita y liberal, y a través de medios como The New York Times o The New Yorker ha sido como ver hundirse al Titanic desde los ojos del director de la orquesta. Las élites liberales no entienden qué ha sucedido. Viven en un país que les es ajeno, como los protagonistas del libro de Arlie Russell Hochschild. La campaña de Clinton y sus aliados en la prensa han pasado meses, acusando –con razón— a Trump de ser un evasor de impuestos, un demagogo racista, un misógino depredador sexual. Le han comparado con Hitler y Mussolini. Y, sin embargo, ahora se apresuran a encontrar un “tono conciliador” en su discurso de la victoria. Clinton, que no dio la cara hasta 24 horas después de la derrota, habló de “respetar el proceso”, y de “la obligación” de aceptar el resultado. ¿No habíamos quedado en que si ganaba Trump llegaba el fascismo a América? ¿Van a hacer Hillary Clinton y el Partido Demócrata de comparsa del ascenso del Führer Trump, que ni siquiera ganó en votos, sino gracias a la disfunción decimonónica del sistema electoral estadounidense?
¿En qué quedamos? ¿Advenimiento del fascismo o todos somos un equipo? Ambas cosas no pueden ser. (Trump pareció devolver el favor por adelantado: si en campaña había prometido hasta la saciedad que nombraría un fiscal especial para meter a Clinton en la cárcel por su supuesta corrupción, en la noche electoral se apresuró a felicitarle (¿por la derrota?) y a dejar claro que tiene con ella una enorme “deuda de gratitud”. Democracy in America.
Bonus y víctimas.- Al Trump que pedía como un energúmeno el certificado de nacimiento de Obama y al que ha llegado a la presidencia de la mano de la promesa de devolver el trabajo a los estadounidenses los une un vector: el miedo al otro. La xenofobia ha ocupado un lugar central en la vida y obra de Donald J. Trump, así como en su campaña electoral. Cuando se presentó, en junio de 2015, lo hizo acusando a los mexicanos que cruzan la frontera de ser violadores, criminales, traficantes de drogas que venían a sembrar el caos en EEUU. Los momentos más calientes de sus mítines eran los que dedicaba a prometer la construcción de un muro en la frontera o la prohibición de entrar en el país a los musulmanes.
Muchos ponen en duda que vaya a implementar ahora dicho programa. Es imposible saber si lo hará. Pero, aunque quisiera frenarlas, ha puesto en marcha fuerzas xenófobas con su retórica incendiaria que serán difíciles de frenar. Si Trump –-como es predecible— no es capaz de contentar al electorado de la clase trabajadora empobrecida al que tanto ha prometido esta campaña, lo lógico para su supervivencia política sería que recurra a la estrategia que mejor le ha funcionado en campaña: la de buscar chivos expiatorios entre los más débiles, léase los negros, los latinos, las mujeres, el colectivo LGBT o los musulmanes. A ellos no les debe nada.
La mañana posterior a la victoria de Trump, una emisora de radio neoyorquina conectaba con la puerta de las oficinas Goldman Sachs, donde "el sentir era sombrío". Acto seguido, el locutor daba paso a un joven trabajador de la firma, cuyo rango no identificó.
“¿Cómo están viviendo un momento político de tanta incertidumbre para la nación?” espetaba el reportero.
"Nos preocupa el descenso que van a sufrir nuestros bonus", declaraba el joven. Solo en esta campaña, Hillary Clinton recibió 945.744 dólares en donativos individuales de trabajadores de Goldman Sachs.
Pocos minutos después, llamaba al mismo programa el profesor de un colegio en Long Island, al Norte de Nueva York. Contaba que la mitad de sus alumnos, guatemaltecos y hondureños en su mayoría, no habían ido a clase. “Sus padres son indocumentados”, contaba con la voz rota. “Tienen miedo”."
submitted by EDUARDOMOLINA to podemos [link] [comments]


2016.05.28 13:05 ShaunaDorothy Mitin en Berlín: ¡Libertad inmediata a Mumia! Mumia Abu-Jamal: El embuste contra un hombre inocente (Verano de 2007)

https://archive.is/yCBZ1
Espartaco No. 28 Verano de 2007
Publicamos a continuación la presentación editada de la abogada del Partisan Defense Committee (Comité de Defensa Clasista, PDC), Rachel Wolkenstein, miembro del equipo legal de Mumia Abu-Jamal entre 1995 y 1999, en un mitin en Berlín el 12 de mayo, originalmente publicada en Workers Vanguard No. 894 (8 de junio de 2007), periódico de nuestros camaradas de la Spartacist League/U.S. El mitin fue convocado por el Comité de Defensa Social, la organización de defensa fraternal del PDC en Alemania, como parte de una campaña internacional para revitalizar las protestas masivas centradas en la clase obrera a favor de Mumia en vísperas de su audiencia ante el Tribunal de Apelaciones del Tercer Circuito de EE.UU. en Filadelfia, que escuchó argumentaciones orales el 17 de mayo en lo que podría ser la etapa final de procedimientos legales para el preso político en la antesala de la muerte Mumia Abu-Jamal.
Mientras más de 500 partidarios de Mumia se manifestaban fuera del tribunal y muchos otros asistían a la audiencia, los fiscales argumentaron reinstalar la pena de muerte que fue revocada por decisión del juez del tribunal federal de distrito William Yohn en 2001, que por lo demás sostuvo cada aspecto de la condena contra Mumia por el cargo falso de haber matado al oficial de policía de Filadelfia Daniel Faulkner en diciembre de 1981. A los abogados de Mumia, encabezados por Robert Bryan, se les permitió plantear sólo dos de más de 20 desafíos legales a la condena embustera: la selección del jurado con base en criterios de raza y la argumentación sumaria prejuiciosa del fiscal ante el jurado de que Mumia presentaría “apelación tras apelación”, lo cual minó el estándar de “duda razonable”.
Tras la audiencia del Tercer Circuito, Wolkenstein advirtió en contra de ilusiones en los procedimientos de apelación federales, y notó que “podrá haber una decisión en el transcurso de algunas semanas, y tal decisión, sea cual fuere, probablemente será apelada ante la reaccionaria Suprema Corte de EE.UU. Esto hace aún más urgente revitalizar las protestas de masas para liberar a Mumia sobre la base de que es inocente y es la víctima de un embuste político racista.”
Han pasado 25 años desde que Mumia fue declarado culpable del asesinato del oficial de policía de Filadelfia Daniel Faulkner, un crimen que la policía, la fiscalía y los tribunales saben que Mumia no cometió. Mumia ha estado en la antesala de la muerte todo este tiempo, aislado en una celda que él describe como vivir en un retrete. Fue víctima de un embuste por su activismo y convicciones políticas, por haber sido miembro del Partido Pantera Negra, simpatizante de MOVE y un periodista que luchó con pasión y convicción contra la inequidad racial, étnica y de clase, contra el terror policiaco y por la justicia social.
Como dijo Mumia hace unos 17 años, en la entrevista del video del PDC, From Death Row, This Is Mumia Abu-Jamal [Éste es Mumia Abu-Jamal, desde la antesala de la muerte], está “luchando por crear revolución en Estados Unidos. Revolución significa cambio total.” Desde entonces las ideas políticas de Mumia no han cambiado. No han logrado intimidarlo para que guarde silencio.
Para los gobernantes capitalistas, Mumia representa el espectro de la revuelta negra y de la oposición desafiante a su sistema de opresión racista. Para ellos, Mumia es un muerto con licencia. Todos los elementos del “sistema de justicia” apoyados por los dos partidos del capitalismo estadounidense, tanto Demócrata como Republicano, se han coludido para matar a este hombre inocente.
¿Por qué es necesario luchar por la causa de Mumia internacionalmente? El PDC retomó el caso de Mumia en 1987, hace unos 20 años, porque el caso de Mumia es la lucha contra el arma definitiva del terror estatal, la pena de muerte. Nos oponemos a la pena de muerte como cuestión de principios. No le concedemos al estado el derecho a decidir quién debe vivir y quién debe morir. En Estados Unidos la pena de muerte es una herencia de la esclavitud, es el linchamiento racista legalizado.
También retomamos el caso de Mumia como parte de la lucha en contra de que el estado juzgue como terroristas a quienes percibe como sus opositores políticos. El Partido Pantera Negra y la organización MOVE eran considerados los terroristas de su tiempo. Y eso quería decir que era legítimo que el estado los liquidara en la oscuridad de la noche y los acusara falsamente con vagos cargos de conspiración. Mumia fue blanco del Programa de Contrainteligencia del FBI (COINTELPRO), puesto bajo vigilancia diaria a los 15 años e incluido en la lista de quienes debían ser capturados e internados en campos de concentración. La condena y la sentencia de muerte de Mumia fueron la continuación de la vendetta del gobierno contra el Partido Pantera Negra que llevó al asesinato de 38 militantes y a las condenas embusteras de cientos, como parte de la ola creciente de embustes legales y tácticas de terror abiertas dirigidas contra la organización MOVE.
La lucha por Mumia Abu-Jamal tiene mucho que ver con la lucha contra la “guerra contra el terrorismo” después del 11 de septiembre, que ha llevado a una cacería de brujas contra inmigrantes, especialmente musulmanes, y ha justificado el desmantelamiento de los derechos democráticos y un aumento masivo en la vigilancia estatal y las medidas represivas, incluyendo el uso abierto de la tortura. La lucha de Mumia es la lucha por todos los inmigrantes, como el refugiado africano de 21 años Oury Jalloh, a quien el 7 de enero de 2005 quemaron vivo en su celda de Dessau, Alemania, atado de pies y manos; por izquierdistas como el militante de la Fracción Ejército Rojo (RAF) Wolfgang Grams, a quien los policías “antiterroristas” de la GSG-9 ejecutaron en 1993 de un tiro en la cabeza, y por sus camaradas de la RAF, que han estado presos por décadas como parte de una cacería de brujas anticomunista; por los izquierdistas perseguidos y arrestados a principios de esta semana a lo largo de Alemania por organizar protestas contra la reunión del G-8 del mes entrante en Heiligendamm; por los obreros que enfrentan mayores ataques a sus salarios, beneficios y derechos.
La lucha de Mumia es contra el terror estatal racista, como el que se refleja en el video de un instructor de la Bundeswehr (el ejército alemán) diciéndole a un soldado que se imaginara ametrallando a negros. En última instancia, el blanco de esta represión estatal es el movimiento obrero multirracial. La lucha por liberar a Mumia es parte de la lucha por la liberación negra, y de la lucha más amplia por la revolución socialista y la consecuente liberación de todos nosotros.
El juicio de Mumia: Un tribunal de pacotilla
Estamos aquí en vísperas de la apelación de Mumia en el tribunal federal que tendrá lugar el 17 de mayo. En cuestión de unos cuantos meses, el tribunal decidirá qué sigue para Mumia: la muerte, una vida en prisión o posiblemente más procedimientos legales. El tribunal federal de apelaciones de EE.UU. no está obligado a considerar todas las cuestiones que Mumia ha planteado —y prácticamente todo derecho democrático, desde la libertad de expresión y asociación hasta un juicio en conformidad con el debido proceso, fue violado en su caso—. El tribunal va a decidir si mantiene o no la sentencia de muerte. El tribunal no está considerando ninguna de las pruebas de la inocencia de Mumia o del embuste estatal. Los tribunales federales y estatales se han negado a considerar siquiera la confesión de Arnold Beverly de que fue él, y no Mumia, quien disparó y mató a Faulkner.
El tribunal federal de apelaciones va a permitir sólo tres de las más de 20 cuestiones legales del caso de Mumia. Éstas son el sesgo racial en la selección del jurado y la argumentación final prejuiciosa del fiscal de distrito que minaba el papel del jurado al afirmar que Mumia presentaría “apelación tras apelación”. Finalmente, el tribunal escuchará un reto a las irregulares y arbitrarias audiencias de linchamiento que siguieron a la condena de 1995 a 1997, ante el infame juez Albert Sabo, conocido popularmente como el Rey de la Antesala de la Muerte. Al momento del juicio de 1982, Sabo declaró abiertamente: “Voy a ayudar a freír a este n----r [epíteto racista en inglés remanente de la esclavitud].”
De hecho, los argumentos legales que se presentarán ante el tribunal de apelaciones ya habían sido investigados, desarrollados y formulados en tribunales inferiores por mí y por Jon Piper, otro abogado asociado con el PDC que formaba parte del equipo legal de Mumia. En abstracto, considerando las cuestiones de ley y factuales aplicables al caso de Mumia, no hay razón para que no gane la apelación. Pero la realidad es que los tribunales capitalistas no imparten justicia imparcial —y Mumia es un hombre que el estado quiere ver muerto—.
Para tener impacto en la decisión del tribunal tras las próximas apelaciones, es necesario y urgente, ahora más que nunca, que haya movilizaciones masivas basadas en la clase obrera internacional y en sus aliados. Las movilizaciones deben basarse en que Mumia es un hombre inocente, es “la voz de los sin voz”, alguien que está en la antesala de la muerte debido a un embuste político y racista. ¡Mumia nunca debió haber sido arrestado, condenado, sentenciado a muerte, ni debió haber pasado un solo día en la cárcel! ¡Nuestra lucha —y nuestra exigencia— es por la libertad inmediata de Mumia!
Pero en lugar de ello, la lucha por Mumia ha sido desmovilizada, y sigue siéndolo, por una política impulsada por los liberales y por la izquierda reformista de apelaciones impotentes a la justicia e imparcialidad de los tribunales capitalistas, representada por el llamado por un nuevo juicio, un proceso más justo. Para entender la política que está detrás de esta desmovilización —y para revertirla— examinemos primero las cuestiones legales y factuales en el caso de Mumia.
El embuste
La versión de la fiscalía es que en la madrugada del 9 de diciembre de 1981 había dos personas en la esquina de la calle Locust y la calle 13 de Filadelfia: Billy Cook, que es el hermano de Mumia, y Daniel Faulkner. Mumia, que entonces tenía 27 años y que era conocido por su afabilidad y su ecuanimidad, supuestamente vio al policía golpeando a su hermano, atravesó corriendo el estacionamiento y le disparó al policía en la espalda. Mientras éste caía, supuestamente le disparó a Mumia en el pecho. Entonces Mumia supuestamente se paró sobre el policía, que yacía de espaldas, y le disparó en la cabeza varias veces, “estilo ejecución”. Todas éstas son mentiras, un embuste fantástico por parte de la policía y la fiscalía.
En las audiencias del tribunal posteriores a la condena en el caso de Mumia, celebradas en 1995, 96 y 97, hace más de diez años, las pruebas de la fiscalía fueron refutadas una y otra vez; se demostró que se basaban en testigos que habían sido amenazados o corrompidos, pruebas balísticas inexistentes y una confesión completamente fabricada por la policía cerca de dos meses después del tiroteo.
Como explicaré más adelante, a nivel de los hechos, no hay ni un átomo de pruebas contra Mumia. ¿Qué es lo que el jurado tendría que escuchar y considerar?
Respecto a los testigos: Durante el juicio, la fiscalía produjo un supuesto testigo, la prostituta Cynthia White, que, según la policía, ahora está muerta. Ningún testigo, ni siquiera ella, testificó que Mumia le hubiera disparado a Faulkner. En el juicio de 1982, Cynthia White dijo haber visto a Mumia cruzar corriendo el estacionamiento pistola en mano. Pero desde entonces dos prostitutas y otra mujer que conocían a White han declarado que ella admitió que este testimonio era falso, producto de amenazas de la policía. Dos de estas mujeres enfrentaron un despiadado contrainterrogatorio en las audiencias posteriores a la condena. Dos testigos oculares, William Singletary y Dessie Hightower, declararon que White no estaba en la esquina durante el tiroteo.
El otro supuesto testigo ocular, un taxista llamado Robert Chobert, admitió en las audiencias posteriores a la condena haber recibido favores de los fiscales. Y admitió ante los investigadores de la defensa que su taxi no estaba estacionado donde la fiscalía afirmaba y que él no había estado en posición de ver nada. Esto ha sido confirmado por las fotografías de la escena recientemente dadas a conocer por Michael Schiffmann.
Respecto a la supuesta confesión de Mumia: La confesión que Mumia supuestamente hizo en el hospital la noche del tiroteo fue definitivamente expuesta en la audiencia de 1995 como una total fabricación de la policía y la fiscalía, inventada en una reunión con el fiscal de distrito en la que se preparó a los agentes para testificar durante el juicio, cerca de dos meses después del tiroteo. Ningún informe policiaco de esa noche menciona la confesión de Mumia y, de hecho, un policía que estuvo con él toda la noche dijo directamente que Mumia “no hizo ningún comentario”.
Respecto a la balística: La absoluta inexistencia de pruebas balísticas u otras pruebas físicas es clarísima. No hay prueba de que la pistola de Mumia haya sido disparada esa noche, y mucho menos de que la bala en la herida de la cabeza de Faulkner coincidiera con ella. Hay fotografías recientemente descubiertas que muestran a un policía en la escena tocando una pistola. Hay discrepancias en los reportes policiales sobre el tipo de balas en la pistola de Mumia. Falta un fragmento de bala de la herida de Faulkner y falta una radiografía forense del cuerpo. No hay ninguna prueba física de que se le haya disparado a Faulkner como dice la policía: directo a la cabeza mientras él yacía de espaldas en la banqueta. No hay marcas de bala en la banqueta. Las balas halladas en la escena no apoyan la trayectoria con la que Mumia habría disparado al policía, sino que muestran que hubo más de un tirador y que una de las balas vino de una dirección totalmente diferente a donde estaba Mumia.
Más aún, existen pruebas que apoyan directamente la inocencia de Mumia que ya fueron presentadas en las audiencias de 1995, 96 y 97. El veterano de Vietnam William Singletary fue testigo ocular del tiroteo y en 1995 declaró que Mumia llegó a la escena cuando ya le habían disparado a Faulkner y que el tirador, que llevaba una chamarra verde militar, salió del VW estacionado y luego huyó de la escena. Esto fue lo que Singletary dijo a la policía la noche del tiroteo, y fue amenazado repetidas veces, su gasolinera fue destruida y durante el juicio de 1982 le hicieron abandonar la ciudad. Otros testigos, incluyendo a Dessie Hightower, que declaró en el juicio, dijeron haber visto a alguien huir de la escena. En la audiencia posterior a la condena de 1995, Hightower contó que fue escogido a propósito para pasar por el detector de mentiras y otras formas de coerción en un intento para evitar que declarara en el juicio.
En 1996, Veronica Jones testificó haber visto a alguien salir corriendo de la escena y que la policía la había amenazado con un largo tiempo en prisión por cargos de hurto, a menos que en el juicio testificara lo contrario. En 1997, la prostituta Pamela Jenkins testificó que había otros policías presentes durante el tiroteo, incluyendo a un tal Larry Boston. También declaró en el tribunal que la prostituta Cynthia White era una informante de la policía y realizaba favores sexuales a oficiales. También apareció otro testigo que declaró haber visto a policías de civil presentes al momento del tiroteo.
La confesión de Beverly
Incluso dentro de los límites del totalmente sesgado tribunal de Sabo, las pruebas del fiscal de distrito fueron hechas añicos hace más de diez años. Sería razonable esperar que, conforme van surgiendo más y más pruebas de un encubrimiento deliberado por parte de la policía en los procedimientos del tribunal, un movimiento que defendiera a Mumia Abu-Jamal acogería bien estos acontecimientos legales. Las nuevas pruebas no podrían sino ayudar a una movilización en defensa de Mumia, sobre la base de su inocencia y del hecho de que un activista político negro fue víctima de un embuste por un estado decidido a verlo muerto. ¡Pero en los hechos estas pruebas legales fueron rechazadas! La supuesta izquierda en EE.UU., que tan tardíamente había tomado el caso de Mumia en 1995 y posteriormente no aceptó el llamado por la libertad inmediata de Mumia, en torno al cual se movilizó el PDC, rechazó esa exigencia como base para las protestas masivas, y en su lugar centró sus exigencias en el llamado por un nuevo juicio.
A principios de 1999, conforme nos preparábamos para la muy probable negativa a las apelaciones ante el tribunal de Pennsylvania y para los procedimientos federales de habeas corpus, Jon Piper y yo, junto con otros abogados, volvimos a revisar detalladamente los registros de los procedimientos anteriores y las pruebas del estado, y también renovamos los esfuerzos de investigación. En 1999, el hermano de Mumia admitió que el pasajero en su VW, Ken Freeman, dijo que estaba involucrado en el asesinato de Faulkner y que huyó de la escena después del tiroteo.
Arnold Beverly confesó que él, y no Mumia, le disparó a Faulkner y lo mató. Más aún, Beverly declaró que fue contratado para hacerlo, junto con alguien más, por la policía y la mafia porque Faulkner era un problema para los policías corruptos, al interferir con los sobornos, estafas, tráfico de drogas, etc. Beverly afirma que llevaba una chamarra verde militar y que él mismo también recibió un tiro esa noche. El contacto de la policía para el asesinato, según Beverly, era Larry Boston, a quien Pamela Jenkins dijo haber visto en la escena del crimen en las audiencias de 1997.
Cuando ocurrió el asesinato de Faulkner en 1981, había al menos tres investigaciones federales en curso respecto a la corrupción policiaca en Filadelfia, incluyendo las conexiones entre la policía y la mafia. Hace poco me enteré de que el Departamento de Justicia tenía pruebas contra casi 400 policías de Filadelfia por esas investigaciones, y quería formular acusaciones. Pero el juez federal que supervisaba la investigación dijo que escogieran sólo las 20 principales. De los agentes involucrados en el caso de Mumia, al menos un tercio fue acusado en uno u otro momento durante los siguientes años bajo cargos de corrupción.
Un informante del FBI que era clave para esas acusaciones federales confirmó que en el momento del asesinato de Faulkner, se sabía que los federales tenían un informante en la policía. Un antiguo fiscal federal reconoció que tenían un informante en la policía cuyo hermano también era un agente, como en el caso de Faulkner. El oficial en jefe de la División Central de Policía, donde tuvo lugar el asesinato de Faulkner, el jefe de la división de homicidios y un tal inspector Alfonzo Giordano estaban bajo investigación por cargos de corrupción. Estos agentes fueron la cadena de mando en el embuste contra Mumia.
El inspector Giordano era el oficial al mando en la escena y fue el testigo principal contra Mumia en la audiencia preliminar que tuvo lugar tras el arresto. Él no sólo era uno de los policías investigados por corrupción, sino que había sido la mano derecha de Frank Rizzo, antiguo jefe de policía y alcalde de Filadelfia. Giordano estuvo implicado en la vigilancia diaria de los militantes del Partido Pantera Negra y fue quien dirigió al escuadrón policial “de vigilancia” durante el ataque policiaco de 1970 contra los panteras de Filadelfia. Giordano fue el supervisor del sitio policiaco que durante un año se impuso a la casa de MOVE en Powelton Village. Él sabía exactamente quién era Mumia.
Debemos tener esto en mente al evaluar la confesión de Arnold Beverly. Recuerden las pruebas mentirosas de la fiscalía. Beverly declaró que hubo más de un tirador y que huyeron de la escena. Esto explica el que los testigos hayan visto a un pasajero en el VW y que hayan visto huir al tirador. La confesión de Beverly explica la falta de pruebas balísticas que apoyen la versión de la fiscalía: cómo ocurrió el tiroteo, la dirección de los disparos, los conflictos sobre el calibre del arma. Beverly afirma que no fue Faulkner quien le disparó a Mumia, sino otro policía en la escena. Eso concuerda con la trayectoria del disparo que recibió Mumia y la declaración de un policía de homicidios presente en la escena que afirmó que Mumia recibió el disparo de un policía que llegaba. La confesión es apoyada también por un testigo que afirmó que la pistola de Faulkner estaba en su funda cuando se lo llevaron de la escena. La pistola que supuestamente le pertenecía a Faulkner era probablemente una en desuso: estaba sucia e inoperable.
Más aún, cinco testigos, incluyendo a dos policías, afirmaron que el tirador llevaba una chamarra verde militar. Aquella noche, tanto Beverly como Freeman llevaban chamarras verdes militares. Pero Mumia llevaba una chamarra acolchonada de esquí roja con franjas anchas azules en el frente, y Billy Cook llevaba un saco estilo Nehru con botones de latón. Esto es una prueba incontrovertible de que en el lugar del tiroteo había al menos otra persona más aparte de Billy Cook y Mumia. Este hecho, junto con la trayectoria de la bala y la ausencia de pruebas balísticas de los disparos a Faulkner o a Mumia, refuta totalmente la versión de la policía y la fiscalía.
El que Mumia apareciera en la escena dio a los policías la oportunidad de matar dos pájaros de un tiro. Mumia era bien conocido. Había pasado poco tiempo, menos de diez años, entre la prominencia de Mumia como pantera negra y que se volviera un periodista y partidiario reconocido de MOVE. Y los juicios contra los militantes de MOVE, incluyendo los juicios que siguieron al sitio policiaco de Powelton Village, tuvieron lugar apenas un par de meses antes del asesinato de Faulkner.
Tras el asesinato de Faulkner, los policías trataron de matar a Mumia en la escena. Lo dejaron gravemente herido de un disparo en el pecho, que le perforó los pulmones y el hígado. Lo estrellaron contra un poste de luz y lo arrojaron a una vagoneta policiaca. Ahí, Giordano mismo golpeó a Mumia, y más tarde dijo que este último había confesado ahí haber matado a Faulkner y haber arrojado su pistola al suelo. El otro policía que viajaba en la vagoneta dijo que no hubo tal confesión. Giordano arregló la supuesta identificación de Mumia por parte del taxista Robert Chobert prometiéndole favores y protección de la policía. Giordano fue el agente que reportó que el arma de Mumia fue hallada en la calle (según los registros de radio de la policía, unos catorce minutos después de la llegada de hordas de policías a la zona). Esto contradice la versión oficial policiaca de que la pistola de Mumia fue hallada en el primer minuto. La intención de Giordano era terminar con él llevándolo al cuartel de policía para un interrogatorio. Esa noche, el crimen de Mumia fue también el haber sobrevivido al intento de los policías de matarlo.
Para completar la imagen: Pese a que Giordano era el oficial de más alto rango en la escena que supuestamente escuchó confesar a Mumia y que encontró el arma homicida, en el juicio nunca testificó. Renunció a la policía al día siguiente de terminado el juicio. En 1986, aceptó un trato por cargos federales basados en que había recibido decenas de miles de dólares en partidas ilegales entre 1979 y 1980. No pasó ni un día en la cárcel.
Los reformistas desmovilizan la lucha por Mumia
Así pues, las pruebas de la inocencia de Mumia son abrumadoras. Pero sus anteriores abogados suprimieron la confesión de Beverly y la totalidad de las pruebas que la apoyan. El por mucho tiempo “abogado de movimientos sociales”, Len Weinglass, rechazó estas pruebas por ser demasiado calientes e increíbles, y el coabogado Dan Williams dijo que llevarían a argumentar ¡que la policía había incriminado a sabiendas a un hombre inocente! Pero esto no es increíble, y decir que lo es niega la realidad de los policías y los tribunales.
De hecho, no tienen límite los ejemplos de inocentes conscientemente incriminados en los tribunales burgueses. Antes de que sus condenas fueran expuestas como completas fabricaciones del gobierno, los Cuatro de Guildford pasaron quince años en prisión, y los Seis de Birmingham estuvieron 16 años presos tras ser sentenciados en 1970 como parte de la guerra terrorista del imperialismo británico contra los nacionalistas irlandeses. Antes de ser liberado en 1997, el antiguo líder pantera negra Geronimo ji Jaga (Pratt) pasó 27 años en prisión por un asesinato que las propias grabaciones secretas del FBI probaban que no pudo haber cometido, mientras que el líder de los panteras negras de Nueva York, Dhoruba bin Wahad fue encarcelado 19 años por cargos embusteros hasta su liberación en 1990. La represión que vino con la “guerra contra el terrorismo” también ha cobrado muchas víctimas inocentes.
Además, el caso de Mumia ha sido presentado en un tribunal tras otro, y todos ellos han rechazado las pruebas del embuste y de su inocencia. Esto incluye tres audiencias donde se presentaron pruebas, tres mociones y dos apelaciones a la Suprema Corte Estatal de Pennsylvania, una petición federal de habeas corpus en el Tribunal de Distrito de EE.UU. y una petición federal actualizada y otra petición al tribunal estatal, así como tres solicitudes de audiencia en la Suprema Corte de EE.UU. Cuando un juez federal revocó la sentencia de muerte de Mumia en diciembre de 2001, la fiscalía presentó inmediatamente una apelación, de manera que Mumia no ha salido de la antesala de la muerte desde su condena en 1982.
Como abogada de Mumia, había luchado en el equipo legal por que se utilizaran las pruebas del embuste policiaco y de su inocencia. Cuando quedó perfectamente claro, con el rechazo de la confesión de Beverly, la declaración de Billy Cook y todo el resto de las pruebas respaldatorias, que el abogado principal de Mumia, Len Weinglass, no aceptaría esto, Jon Piper y yo renunciamos al equipo legal en julio de 1999. El negarse a llevar al tribunal la prueba de que es inocente fue una traición a la defensa legal de Mumia. Y esa traición halló un paralelo en los supuestos izquierdistas que están detrás de las coaliciones que operan bajo el título de “Libertad a Mumia” pero que se movilizan sobre la base de la confianza en la justicia e imparcialidad de los tribunales y llaman por un nuevo juicio justo para Mumia.
¿Cuál es el propósito de estos izquierdistas al exigir que este hombre, claramente inocente, sea sujeto a un nuevo juicio? Como ven, no hay pruebas a considerar. Mumia mismo presentó su propia declaración jurada afirmando su inocencia cuando la confesión de Beverly y otras pruebas fueron finalmente presentadas al tribunal en 2001, con un nuevo equipo legal. Mumia declaró: “No le disparé al oficial de policía Daniel Faulkner. No tuve nada que ver con el asesinato del oficial Faulkner. Soy inocente.”
Se ha levantado el argumento fraudulento de que la evidencia de Beverly es “divisionista”; pero desde 1995, mucho antes de la confesión de Beverly, la supuesta izquierda rechazó las pruebas sobre la magnitud del embuste estatal y las lecciones políticas que se desprenden de ello. Esto se hizo explícito en una “reunión de dirección” de unos 100 grupos e individuos —incluyendo al Workers World Party, Socialist Action, Solidarity y Refuse & Resist (organización asociada al Revolutionary Communist Party)— que debatieron la cuestión. La decisión impulsada por la izquierda reformista, representada también por la International Socialist Organization, fue “ampliar” el movimiento y acudir al “público en general”. Renunciaron a la exigencia de liberar a Mumia y de abolir la racista pena de muerte a favor de la consigna: Nuevo juicio para Mumia.
En todas las etapas del caso, la línea política de los reformistas ha sido que el próximo tribunal va a ser el justo. Cuando los tribunales estatales fallaron en contra de Mumia, se extendieron ilusiones de que el tribunal federal estadounidense fallaría de manera justa sobre su petición. Ahora están difundiendo ilusiones en la imparcialidad de los tribunales estadounidenses de apelaciones, pues el tribunal federal estadounidense confirmó la condena. Y entre un procedimiento de tribunal y otro, los reformistas no emprendieron movilizaciones significativas.
Éstas fueron, pura y simplemente, decisiones políticas. No se basaban en los hechos: la inocencia de Mumia y la enormidad del probado embuste. En lugar de ello, la izquierda reformista trató de limitar la movilización política en defensa de Mumia a un llamado a la imparcialidad de los tribunales. Apelan a fuerzas liberales burguesas que ven el caso de Mumia no como un embuste político y racista contra un hombre inocente, sino como un “error de la justicia” aislado, una aberración que amenaza con manchar el proceso democrático.
¡Incluso los papeles legales que presenté en 1995-97, aprobados por el abogado principal de Mumia de ese momento, Leonard Weinglass, no se centraban en el llamado por un nuevo juicio! Llamamos por que se retiraran los cargos debido a la magnitud del embuste. Porque si lidiáramos solamente en el plano de lo que dice la ley en Estados Unidos, la supresión y la falsificación de evidencia son tales que todo el caso debe anularse. Esto es parte de la razón por la que dije que llamar a la gente a movilizarse en torno a la exigencia de un nuevo juicio no se guía por preceptos legales, como se argumenta con frecuencia, sino por un programa político.
El sistema de injusticia capitalista
El de Mumia es un caso de la vida real de un embuste policiaco, un caso de estudio de la naturaleza de clase del estado capitalista que no es neutral. El estado, con sus policías y apoyado por los tribunales, es una máquina de violencia organizada al servicio de una clase, la clase capitalista, y existe para defender el sistema de producción de ganancias contra la clase obrera y contra las minorías. La función de los tribunales es impartir la injusticia capitalista. Ésa fue la lección de los mártires de Haymarket, anarquistas que en 1887 fueron ejecutados en Chicago por dirigir las luchas por la jornada de ocho horas; de los obreros anarquistas Sacco y Vanzetti, víctimas de un embuste en Massachusetts por cargos de homicidio y ejecutados en 1927; de los Muchachos de Scottsboro, nueve jóvenes negros arrestados en 1931 que pasaron casi dos décadas en los calabozos de Alabama por cargos falsos de violación, con ocho de ellos sentenciados a muerte; de Julius y Ethel Rosenberg, ejecutados en 1953 por cargos de espionaje como parte de la Guerra Fría antisoviética.
En la historia alemana ustedes tienen a Eugen Leviné, líder del levantamiento espartaquista en Bavaria, ejecutado en 1919 por el contrarrevolucionario gobierno socialdemócrata. Está el caso de Max Hoelz, un obrero autodidacta que organizó un Ejército Rojo en el área del Vogtland durante el derechista Putsch de Kapp de 1920 y estableció una fuerza de dos mil 500 partisanos en la Alemania Central durante la Acción de Marzo de 1921, por lo que fue sentenciado a cadena perpetua. Después de siete años en prisión se le otorgó una amnistía como resultado de un movimiento masivo en su defensa.
La consigna por un “nuevo juicio” representa un programa de confianza en los racistas tribunales capitalistas que en todos los niveles han mantenido la embustera condena de Mumia. En el infame caso Dred Scott de 1857, que santificó la esclavitud en EE.UU., la Suprema Corte dijo que un hombre negro no tiene ningún derecho que el hombre blanco esté obligado a respetar. El estado capitalista y sus tribunales han dejado claro que Mumia no tiene ningún derecho que los tribunales estén obligados a respetar.
De ahí la importancia de la evidencia de Beverly y el por qué ha sido suprimida en las batallas legales, así como en el plano político, tiene una respuesta simple. La evidencia de Beverly expone el fraude de que el sistema legal burgués estadounidense pueda impartir justicia. Demuestra la unidad de propósito de los policías, la fiscalía y los tribunales en sostener el interés de los gobernantes capitalistas. Deja claro que la injusticia contra Mumia no fue la acción de algún policía, fiscal o juez mal portados, sino de todo el funcionamiento del sistema de injusticia capitalista. La función de la izquierda reformista es actuar como un obstáculo al desarrollo de ese entendimiento. Promueven las mismas ilusiones en la “justicia de los tribunales” que los periodistas liberales David Lindorff y Michael Schiffmann, cuyos escritos, supuestamente a favor de Mumia, de hecho minan la lucha por su libertad (ver: “Defensa clasista contra fe en la ‘justicia’ capitalista”, WV No. 892, 11 de mayo).
Su propósito es promover la noción de que el estado burgués es inviolable. Esto significa negar la inocencia de Mumia. Significa negar la magnitud del embuste estatal, así como la razón por la cual se llevó a cabo. Todo esto sirve para desmovilizar y desarmar políticamente a quienes han sido atraídos por la causa de Mumia. Estas medidas políticas sirvieron para desmovilizar un movimiento internacional de masas. Han significado el rechazo a las razones mismas por las que millones alrededor del mundo han abrazado la causa de Mumia: la repulsión a las injusticias inherentes al capitalismo —la pobreza, la opresión racial, los prejuicios étnicos y la guerra—; la identificación con la lucha de Mumia en contra de “el sistema” y por justicia para toda la humanidad.
Para liberar a Mumia ahora, para salvarlo de la ejecución o de una muerte lenta en prisión, es necesario organizarse sobre la base de una defensa clasista. Si bien eso implica utilizar todos los procedimientos legales posibles, la defensa clasista se basa en el entendimiento de la naturaleza del estado capitalista, y de que no puede haber confianza alguna en los tribunales, sino que toda la confianza debe ponerse en el poder de la clase obrera y sus aliados.
Los tribunales no juzgan y llegan a un fallo en aislamiento. Puede ejercerse presión sobre ellos. Pero hace falta una movilización internacional de las masas, centralmente del movimiento obrero y sus aliados —la juventud, las minorías y los inmigrantes— para cambiar la marea y obtener la libertad de Mumia. Fue una movilización internacional, que de manera crucial incluyó sindicalistas desde Sudáfrica hasta Europa y Estados Unidos, lo que detuvo la mano del verdugo cuando Mumia estaba a diez días de su ejecución en 1995. Fue necesaria esa movilización para lograr que se suspendiera la ejecución y para empujar a los tribunales a cumplir con su obligación legal de permitirle a Mumia continuar sus apelaciones legales. Ahora, ante la posibilidad de que los tribunales reviertan la cancelación de la sentencia de muerte, lo que está en juego es la vida misma de Mumia: ya sea por ejecución o por la lenta muerte de la cadena perpetua.
El trabajo que ha asumido el PDC, nuestras organizaciones fraternales y la Liga Comunista Internacional en los últimos meses por reavivar la lucha por la libertad de Mumia sobre la base de que es un hombre inocente es un paso adelante. Cientos de individuos y organizaciones, incluyendo sindicatos que representan a decenas de miles de trabajadores, han firmado nuestra declaración enfatizando la inocencia de Mumia y exigiendo su libertad. Pero necesitamos un movimiento de masas basado en el poder de la clase obrera, el poder que se ve en su capacidad de retirar su fuerza de trabajo mediante la acción huelguística. Imaginen, por ejemplo, lo que significaría que los trabajadores de tránsito de Filadelfia y Nueva York se declararan en huelga, no sólo para conseguir un salario, atención médica y condiciones laborales decentes, sino también ¡para exigir la libertad de Mumia! Imaginen lo que significaría que el movimiento obrero retirara su fuerza en otros centros capitalistas, deteniendo las comunicaciones, los transportes y la industria, exigiendo: ¡libertad inmediata a Mumia!
Mumia enfrenta los vastos recursos del estado capitalista. Pero hay un camino a la victoria de Mumia, a su libertad. Éste parte del entendimiento de que el enemigo de clase no se detendrá ante nada —recurriendo a las mentiras así como al terror— en las calles y en los tribunales. La libertad de Mumia yace en entender que el poder de luchar y vencer está en la lucha de clases, en la movilización del proletariado multirracial y multiétnico. ¡Libertad inmediata a Mumia!
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/28/mumia.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.05.23 22:34 ShaunaDorothy ¡Romper con los Demócratas! ¡Forjar un partido obrero! Huelga del transporte público paraliza Nueva York ¡La acción obrera unida puede aplastar la Ley Taylor! (Primavera de 2006)

https://archive.is/ut7F8
Espartaco No. 25 Primavera de 2006
El siguiente volante fue publicado originalmente el 20 de diciembre pasado por nuestros camaradas de la Spartacist League/U.S. y reimpreso en su periódico Workers Vanguard No. 861, 6 de enero de 2006, bajo el título de “¡Victoria a la huelga de los trabajadores del transporte!”. El 20 de diciembre más de 30 mil trabajadores del metro y los autobuses urbanos de Nueva York, organizados en la Sección 100 del Sindicato de Trabajadores del Transporte (TWU, por sus siglas en inglés) y las secciones 726 y 1056 del Sindicato Unido del Transporte (ATU), se fueron a huelga en defensa de sus planes de jubilación y atención médica y otros derechos sindicales, no sólo para sí mismos, sino para los futuros trabajadores. Mostrando la falsedad de la ideología nacionalista generalizada en el Tercer Mundo, que sostiene que no hay lucha de clases al norte del Río Bravo, los poderosos sindicatos del transporte paralizaron durante tres días la capital financiera del monstruo imperialista y del mundo entero en una lucha en defensa de conquistas elementales que en México y casi todo el mundo han sido blanco de la ofensiva patronal.
Esta huelga demostró el potencial de vincular el poder social de la clase obrera a la furia de las masas negras de los guetos e inmigrantes de los barrios. Los huelguistas fueron vitoreados por la ciudad entera y, durante el segundo día de huelga, residentes del empobrecido vecindario de East New York en Brooklyn alzaron sus puños en apoyo a los cientos de piquetes del TWU que marchaban por la zona. Sin embargo, la demagogia antisindical del gobierno y los patrones sí ayudó a alimentar algo de sentimiento antihuelga, incluyendo entre tenderos e inmigrantes desesperados y temerosos de perder sus empleos.
Invocando la rompehuelgas Ley Taylor —que prohíbe huelgas en los servicios públicos— el estado y la patronal amenazaron con multas de dos días de pago por cada día en huelga a cada trabajador huelguista, multas millonarias al sindicato mismo e incluso con encarcelar a sus dirigentes. En este contexto, los dirigentes obreros de la ciudad y los traidores de la Internacional del TWU le dieron una puñalada por la espalda a los huelguistas. Los mencionados traidores “notificaron” a los huelguistas que tenían que “cesar toda actividad huelguística o relacionada a la huelga y presentarse a trabajar”. Abandonado por el resto de los dirigentes obreros, enfrentando multas y posible encarcelamiento, y con sus falsos “amigos de la clase obrera” Demócratas principalmente buscando dónde esconderse, el presidente de la Sección 100 del TWU, Roger Toussaint, levantó la huelga la tarde del día 22, sin tener siquiera un nuevo contrato y sin haber ganado la amnistía para los huelguistas.
Aunque la huelga hizo retroceder a los patrones en cuanto a sus exigencias respecto a las pensiones y a combinar trabajos para reducir la planta laboral y obligar a cada obrero a trabajar más y bajo condiciones más peligrosas, los dirigentes sindicales acordaron una nueva propuesta con los patrones que otorgaba a éstos concesiones importantes respecto a los planes de atención médica para los jubilados. El resentimiento de los huelguistas ante el despilfarro de su poder creció conforme se fueron enterando de los términos del nuevo contrato. A pesar de la campaña de los dirigentes sindicales a favor de la propuesta, ésta fue rechazada por la membresía a finales de enero por un estrecho margen de siete votos entre más de 22 mil. Sin embargo, el 14 de marzo, ¡Toussaint anunció que presentaría el mismo contrato a la membresía para que se votara otra vez!
Las membresías de las tres secciones huelguistas ya han sido golpeadas con multas, y los trabajadores de la Sección 100 del TWU siguen trabajando sin contrato. Además, sus dirigentes siguen bajo la amenaza de ir a prisión y los sindicatos bajo la amenaza de pauperización. La clase obrera mexicana —y del mundo entero— tiene un interés vital en apoyar a sus hermanos en lucha en las entrañas del monstruo imperialista.
Al irse a huelga por primera vez en 25 años, la Sección 100 del TWU (Sindicato de Trabajadores del Transporte) está desafiando la Ley Taylor y al poder represivo del gobierno capitalista. Todo trabajador —en Nueva York y alrededor del país— toda persona negra, todo latino, todo inmigrante tiene un interés directo en el resultado de esta batalla de clase. Si el TWU gana, comenzará a revertir años de derrotas de los trabajadores y de ataques racistas. Si los patrones no son detenidos, esto significará más ataques a los derechos sindicales, pensiones y prestaciones médicas para otros trabajadores de la ciudad y el estado. La clave para ganar esta huelga es forjar una alianza combativa de todos los sindicatos que dirija a las masas trabajadoras de la ciudad y a los pobres de los guetos y los barrios. Para empezar, eso significa parar las líneas regionales de LIRR, PATH y Metro-North hacia dentro y fuera de la ciudad de Nueva York. Los trabajadores ferroviarios en Metro-North se comprometieron a respetar las líneas de piquete del TWU. ¡Bien! ¡Rodeen Grand Central y Penn Station con piquetes masivos reforzados por todos los sindicatos! Los trabajadores del transporte no deben estar solos —¡por acción unida de los trabajadores para aplastar la Ley Taylor!—.
Con la antiobrera administración de Bush y su arsenal de la “guerra contra el terrorismo” erigido tras ellos, el gobernador Republicano Pataki, el multimillonario alcalde Bloomberg, los barones de los bienes raíces y los obscenamente ricos financieros que componen el consejo de administración de la MTA (Autoridad Metropolitana de Transporte) provocaron esta confrontación. Ellos quieren dividir a la fuerza laboral con esquemas multinivel, imponiendo condiciones más onerosas en la cobertura médica y las pensiones para los nuevos empleados. Pataki y compañía denuncian como “codiciosos” y “criminales” a los industriosos trabajadores miembros del TWU que mantienen esta ciudad andando y que están peleando no sólo por ellos mismos sino por la siguiente generación. Los criminales en esta sociedad son los gobernantes capitalistas que cruelmente dejaron a decenas de miles de negros y pobres pasar hambre y morir en Nueva Orleáns, que cierran escuelas y echan a nuestros jóvenes a infiernos en prisión, que masacran mujeres y niños en Irak y otros países en búsqueda de ganancias y poder. ¿Y qué hay de la criminalidad de los jefes de la MTA, que dejaron morir en el trabajo al operador de trenes Lewis Moore a principios de este mes al negarle atención médica por más de 20 minutos?
Si no tenemos el derecho a huelga, entonces no tenemos sindicatos en cualquier sentido verdadero. Pataki, el Demócrata procurador general estatal Eliot Spitzer y la MTA ya han invocado la Ley Taylor en contra de los trabajadores transportistas. Ahora los tribunales han seguido la demanda de Bloomberg por masivas multas de un millón de dólares al día, intentando hacer quebrar al sindicato y a sus miembros. Mientras tanto, el anterior alcalde Demócrata y completo cerdo racista Ed Koch chilla por duplicar estas multas cada día. En vista de posibles arrestos de funcionarios sindicales, es necesario organizar comités de huelga electos. Esto asegurará que la huelga no pueda ser decapitada y también que será dirigida por la membresía en su conjunto. Los abogados de la ciudad fueron capaces de usar la oposición criminal de la Internacional del TWU a la huelga de la Sección 100 para reforzar el ataque rompehuelgas contra el sindicato. ¡Todo miembro del TWU alrededor del país debe demandar que la Internacional repudie esta traición y apoye la huelga hasta el fin!
Bloomberg no puede arrestar a todos los 34 mil trabajadores del transporte, y Wall Street sabe que no puede dirigir el centro financiero del capitalismo estadounidense y mundial sin el metro y los autobuses. La única huelga “ilegal” es la que pierde: ¡ninguna represalia, ninguna multa y ninguna victimización! El TWU tiene un poder social verdadero —puede paralizar la Ciudad de Nueva York, y puede convertir a la Ley Taylor en letra muerta, justo como la huelga de 1966 hizo con la Ley Condon-Wadlin, la predecesora de la Ley Taylor—.
Pero no será fácil. Para que esta huelga gane, como puede y debe, el sindicato debe tener claro quiénes son sus amigos y quiénes sus enemigos. La sociedad entre el capital y el trabajo es una mentira. Cada huelga se reduce a una lucha frontal entre dos fuerzas —el trabajo y el capital— cuyos intereses son irreconciliables y están contrapuestos. El TWU debe contar solamente con el apoyo del resto del movimiento sindical y de los millones de pobres y trabajadores que usan los metros y autobuses. La solidaridad obrera no es una cuestión de discursos de aire caliente y donaciones simbólicas, sino la acción sindical conjunta en las líneas de piquete. ¡El sindicato de transportistas puede movilizar un amplio apoyo levantando su histórica demanda por transporte de masas gratuito y de calidad!
En el otro lado están los enemigos de la clase obrera: son el gobierno capitalista, los políticos capitalistas, los tribunales capitalistas y los policías que hacen cumplir los mandatos de los tribunales. Toda huelga muestra cómo el estado no es neutral sino un instrumento de coerción que salvaguarda los intereses capitalistas. Demandar al sindicato ante los tribunales, tal como casi cada fracción en la dirección del TWU lo ha hecho, es como tomar veneno de acción lenta. El PBA y los otros “sindicatos” de policías son enemigos de los obreros cuyo trabajo es salvaguardar la propiedad privada de los jefes. Patrick Lynch, dirigente del PBA, dijo que sus miembros, “aunque están del otro lado de las barreras ahora están con ustedes en sus corazones”. Claro que están en el otro lado de las barreras de la huelga, y quebrarán las cabezas de los trabajadores del transporte para demostrarlo —como lo hacen cada día con la gente en los guetos y los barrios—. Los policías, los guardias de seguridad y los Agentes de Protección de la Propiedad de la MTA no son trabajadores; ellos no tienen lugar en el movimiento obrero.
La membresía del TWU refleja que los negros, hispanos e inmigrantes de Nueva York, y muchos de los pobres y los obreros de la ciudad, simpatizan activamente con el sindicato y saludarían una victoria de éste como suya. Los ataques al sindicato, incluyendo la cruel disciplina de la administración que los trabajadores del TWU correctamente han denunciado como “justicia de plantación”, subrayan una verdad básica en los racistas Estados Unidos capitalistas: el destino del proletariado organizado está estrechamente unido al de las masas negras.
Al Sharpton, Jesse Jackson y las otras celebridades del Partido Demócrata que fueron invitados a adornar los templetes de las manifestaciones contractuales del TWU, promueven al partido de la Ley Taylor, del procurador general Spitzer y de la senadora Hillary Clinton, quien saludó el uso por parte de Spitzer de la Ley Taylor en contra del TWU en 1999. Jackson vincula la “seguridad laboral” con la “seguridad nacional”, como si los trabajadores debieran tomar parte en la reaccionaria “guerra contra el terrorismo” —una guerra contra los trabajadores, los inmigrantes y los negros—. Los Demócratas se presentan como “amigos de los trabajadores” para tomar una mejor posición para estrangular la lucha obrera, como lo hizo Jackson en el caso de la huelga de transportistas de L.A. en el año 2000.
Los trabajadores necesitan un partido que represente sus intereses de clase, un partido obrero que defienda la causa de todos los explotados y oprimidos. Los transportistas están demandado correctamente una parte del enorme excedente que su trabajo ha producido para la MTA. Pero no se trata sólo de la MTA. Todos los miles y miles de millones en ganancias que actualmente van a los cofres de un puñado de banqueros y corredores de Wall Street y acaudalados industriales es plusvalía generada por el sudor y la sangre de los trabajadores. En una sociedad socialista, ese excedente sería usado para reconstruir el decadente sistema del metro, las escuelas y los hospitales; para proporcionar transporte masivo y cuidado médico gratuitos, y educación gratuita, de calidad y racialmente integrada para todos; para proporcionar vivienda decente y accesible para todos. Pero para asegurar todas estas cosas se requiere una revolución obrera dirigida por un partido obrero multirracial que derroque el sistema capitalista y lo remplace con una sociedad socialista igualitaria al nivel internacional. La Spartacist League busca educar a los trabajadores en el entendimiento marxista de su papel histórico como los sepultureros de este sistema de explotación, racismo y guerra. ¡Victoria a la huelga de transportistas!
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/25/twu.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.05.21 17:35 ShaunaDorothy ¡Defender a Afganistán contra el ataque imperialista! ¡Por lucha de clases contra los gobernantes capitalistas en México y EE.UU.! (invierno de 2002) (1 - 2)

https://archive.is/8uSaM
¡Defender a Afganistán contra el ataque imperialista! ¡Por lucha de clases contra los gobernantes capitalistas en México y EE.UU.! ¡Ninguna ilusión en el PRD nacionalista burgués!
Reproducido de Espartaco No. 17, invierno de 2001-2001.
17 de noviembre—El siguiente artículo ha sido adaptado de Workers Vanguard No. 768, (9 de noviembre de 2001), periódico de la Spartacist League/U.S., sección estadounidense de la LCI. Aunque los ataques imperialistas no han cesado, los talibanes han sido echados de la parte norte de Afganistán por la Alianza del Norte respaldada por EE.UU., y ésta ha tomado Kabul, mientras que los imperialistas se aprestan a formar un nuevo gobierno títere. Sea lo que sea que tramen Washington y sus aliados, hay muy poca probabilidad de estabilidad en Afganistán en cualquier caso. Las fuerzas que integran la Alianza del Norte no son menos reaccionarias que el Talibán y fueron infames durante su gobierno en Afganistán de 1992 a 1996, perpetrando asesinatos y violaciones masivas, y estuvieron envueltos en disputas sanguinarias que finalmente llevaron a su caída. Un gobierno centrado en la Alianza del Norte, que se basa en su mayor parte en las minorías étnicas tajika y uzbeka, sería aun menos estable que el Talibán, que se basa en las tribus pashtún dominantes.
Las semanas de implacable bombardeo de Afganistán con miles de bombas han producido el resultado deseado. Poblados han sido reducidos a escombros y reducidos consecutivamente a escombros más pequeños, con hospitales destruidos, instalaciones de la Cruz Roja arrasadas, familias enteras voladas en pedazos. “Ayuda humanitaria”, es decir, mantequilla de cacahuate, es lanzada envuelta en color amarillo, el color de las bombas de dispersión, siendo el único propósito de las últimas mutilar y masacrar al azar. La guerra ha sembrado discordia en las filas del bloque de aliados del imperialista EE.UU., primordialmente aquellos en el mundo árabe/musulmán y en Europa. Estos son perturbados por una serie de “qué tal si”. ¿Qué tal si la guerra desestabiliza a Pakistán, poniendo su capacidad nuclear al alcance de cualquiera? ¿Qué tal si ésta desata una guerra posterior entre India y Pakistán, hundiendo a la región en el caos? ¿Qué tal si el acceso al petróleo es interrumpido violentamente? ¿Qué tal si estas potencias son inexorablemente movidas de su condición actual de porristas hacia una guerra en la cual no tienen ningún interés directo?
La destrucción del World Trade Center fue un acto criminal que incineró a miles de personas ordinarias inocentes. Pero no es la muerte de personas ordinarias la que impulsa a los gobernantes estadounidenses. Después de todo, bin Laden es el monstruo de Frankenstein que se volteó contra su creador, el imperialismo estadounidense, que lo desató junto con otros reaccionarios islámicos, como el Talibán, en contra del Ejército Rojo en Afganistán en los años ochenta como parte de su campaña, que duró décadas, para aplastar a la Unión Soviética. En su cruzada en contra del “Comunismo ateo”, Washington aceptó de buena gana la reesclavitud de las mujeres afganas como un “daño colateral”. Hace pocos años, Madeleine Albright también hizo claro que la muerte por inanición y enfermedades de más de un millón de iraquíes en la defensa de los intereses imperiales de EE.UU. en el Cercano Oriente fue un daño colateral aceptable. Utilizando ese cálculo brutal, es justo preguntar si los miles de muertos en el World Trade Center fueron también un “daño colateral aceptable” en la victoria del imperialismo de EE.UU. en la Guerra Fría.
Los gobernantes de EE.UU. se valen del horror real de la población estadounidense causado por el ataque al World Trade Center. Como escribieron nuestros camaradas de la SL/U.S. en su declaración inicial sobre el ataque al WTC (ver Espartaco No. 16, otoño-invierno de 2001): “Es una oportunidad para que los explotadores azucen el patriotismo de la ‘nación única e indivisible’ para tratar de encauzar la creciente rabia en el fondo de la sociedad lejos de ellos mismos y hacia un indefinible ‘enemigo’ extranjero, así como hacia inmigrantes en Estados Unidos, y reforzar su propio arsenal de represión estatal en el propio país contra todos los trabajadores.” Desde la perspectiva de los imperialistas, el crimen del 11 de septiembre fue que se perpetró un insulto a sus apetitos para la dominación mundial, representado por el ataque al centro nervioso del poder militar de EE.UU., el Pentágono. La respuesta de la administración de Bush a los ataques fue proclamar que el mundo tenía que decidir: o estar con “nosotros” o contra “nosotros” en una guerra planeada para que dure, tal vez de por vida, en contra de cualquier y cada reto al imperialismo estadounidense. Ésta es la respuesta de un bravucón. Los gobernantes estadounidenses buscan asegurar que su campaña para obtener ganancias, basada en la explotación de la clase obrera en EE.UU. y en el extranjero, no encuentre obstáculos.
Los empleos que a veces, en el corto plazo, son disponibles como resultado de las aventuras y guerras imperialistas, hoy, en el contexto de la depresión mundial, no están por ningún lado. Más de 600 mil trabajos han sido eliminados en todo EE.UU. sólo desde septiembre, y esos desempleados se unirán a las filas de millones más en medio de una recesión que se profundiza.
Más de mil 100 personas sin ciudadanía estadounidense han sido detenidas, la mayoría privadas del acceso a abogados o a sus familias. La cínicamente etiquetada “Ley Patriota de EE.UU. 2001” autoriza la detención preventiva de personas sin ciudadanía por siete días sin cargos y de hecho indefinidamente una vez que son acusadas, y legaliza los allanamientos del FBI y autoriza a la CIA a que se involucre en espionaje interno. También define “terrorista” para incluir a cualquiera que sea considerado oponente del gobierno. La siniestra naturaleza de esta ley ya es evidente para muchos estadounidenses negros. Reflejando tales aprensiones, el congresista del área de Chicago, Jesse Jackson Jr. señaló: “Los terroristas no atacaron la Estatua de la Libertad, la Constitución o la Declaración de Derechos o la Declaración de Independencia. Atacaron los símbolos de nuestro poder económico y militar en el mundo. Son los partidarios de esta iniciativa los que están atacando realmente las libertades estadounidenses que están contenidas en nuestros documentos históricos más sagrados.”
El “terror” que le preocupa a los imperialistas estadounidenses es cualquier resistencia a sus prerrogativas y a su dominio de clase. La defensa de Afganistán contra el ataque imperialista está íntegramente ligada a la defensa de las masas obreras en EE.UU. contra la explotación y la opresión crecientes, lo que requiere el derrocamiento del orden imperialista a través de la revolución obrera. La tarea que hacen suya nuestros camaradas en EE.UU. es educar y movilizar al proletariado con ese fin. Y eso requiere romper la lealtad de los trabajadores hacia sus dirigentes socialchovinistas y colaboracionistas de clase.
México: Crisis económica y represión capitalista
El gobierno de Fox, enfrentado a una grave crisis económica y desesperado por atraer inversión, está haciendo su mejor esfuerzo para mostrar su servilismo a sus amos imperialistas. El gobierno se solidarizó con los bombardeos imperialistas contra Afganistán y ayuda a cerrar las fronteras de Estados Unidos contra los inmigrantes. Desde el 11 de septiembre, los blancos principales de las deportaciones han sido personas originarias del Medio Oriente, particularmente iraquíes, mientras continúa la cacería de inmigrantes centroamericanos que tratan de llegar a los Estados Unidos. Tan sólo este año, han habido ya más de 72 mil deportaciones, la mayoría de ellas de centroamericanos (La Jornada, 15 de octubre).
Temiendo un estallido social, todas las alas de la burguesía mexicana están de acuerdo en utilizar los ataques contra el WTC para impulsar su supuesta “guerra contra el terrorismo”. La burguesía está reforzando su aparato represivo para utilizarlo contra cualquier cosa que perciba como una oposición, desde obreros descontentos hasta activistas estudiantiles. Tan sólo en lo que va del año los despidos ascienden a cientos de miles, especialmente en la zona de las maquiladoras, golpeando primero y sobre todo a las horriblemente oprimidas y superexplotadas obreras, que forman la mayoría de la fuerza laboral en la franja fronteriza. Ahora algunas plantas en la zona están siendo vigiladas por el ejército. Al mismo tiempo, la UNAM ha sido caracterizada repetidamente por funcionarios del gobierno y jefes militares como un “semillero” de supuestos “terroristas” y de la “delincuencia organizada”, haciendo blanco de las organizaciones estudiantiles y de izquierda. Como los espartaquistas hemos advertido, la “guerra contra el terrorismo” es en realidad una guerra contra los obreros, los inmigrantes y los izquierdistas.
Con el descontento de mucha de la población respecto a la situación económica en casa y la agresión del imperialismo a Afganistán, el PRD burgués trata de parecer más izquierdista e incluso “antiimperialista” para recuperar algo de la autoridad que ha perdido. ¡Pero este partido burgués ni siquiera se opone al TLC de la rapiña imperialista contra México! Su propósito es bloquear cualquier oposición real a la guerra y llevar a los elementos en movimiento a la izquierda de regreso al nacionalismo burgués. El interés del PRD no es otro que perpetuar este sistema capitalista de explotación y opresión.
Es muy barato para los voceros “izquierdistas” del PRD, como Adolfo Gilly, o el periodista Luis Hernández Navarro, denunciar a los imperialistas por su previo apoyo a los talibanes en sus ataques contra la Unión Soviética ahora que ésta y su Ejército Rojo han dejado de existir (La Jornada, 9 de octubre). Pero la crítica central de estos nacionalistas burgueses es que el gobierno de Fox ha roto con la supuesta (inexistente) “política internacional mexicana de no intervención, autodeterminación y solución pacífica de los conflictos”. ¡Se necesita mucha desvergüenza para hablar de la vocación “pacifista” de los gobernantes mexicanos! Si estos no han participado en más guerras, es porque los imperialistas no necesitan de su apoyo militar. De hecho, México participó en la Segunda Guerra Mundial interimperialista al lado de los aliados, y hubo redadas y ataques antijaponeses dentro de México en la misma época. Sobre todo el estado mexicano ha dirigido su fuego salvajemente contra la propia población mexicana, abatiendo a sangre y fuego a estudiantes, campesinos, indígenas y obreros en lucha. El PRD mismo ha tenido amplia oportunidad de mostrar la realidad de su propia “vocación pacifista”, desatando a sus granaderos en la Ciudad de México para romper las cabezas de los estudiantes huelguistas del CGH, los trabajadores de Chapingo, los maestros de la CNTE, etc.
El asesinato político de la abogada Digna Ochoa el 19 de octubre muestra la brutal realidad del “nuevo México democrático”: que el terror brutal contra la izquierda es inherente al México capitalista y un propósito central del estado burgués. Digna Ochoa defendía ante los tribunales a estudiantes huelguistas, campesinos ecologistas, e izquierdistas acusados de “terrorismo”. Nos solidarizamos con quienes protestan contra este asesinato y buscamos movilizar la fuerza de las masas trabajadoras para detener los ataques a los derechos democráticos y defender a quienes luchan contra la injusticia capitalista, mientras impulsamos en la clase obrera y la izquierda el entendimiento de que es sólo mediante la lucha por el poder obrero y un estado obrero que la represión del estado capitalista se detendrá para siempre. En cambio, los organizadores de varias protestas en el D.F. tratan de encauzar la indignación y rabia contra este asesinato hacia fútiles apelaciones por “justicia” dirigidas a Fox y su gobierno que, tratando de mantener su careta de “democracia”, ha liberado subsecuentemente a varios prisioneros políticos.
Centristas y renegados
Nosotros los marxistas decimos que sólo la revolución obrera puede acabar con la guerra imperialista, y como parte de esa tarea nuestros camaradas de la SL/U.S. buscan que el proletariado rompa con el “frente nacional” chovinista; internacionalmente, los espartaquistas buscamos movilizar una oposición a la guerra basada en la lucha de clases.
Nuestra perspectiva está basada en la experiencia de la Revolución de Octubre de 1917, que triunfó en medio de la carnicería de la Primera Guerra Mundial gracias al programa bolchevique de convertir la guerra imperialista en una guerra civil. La oposición proletaria a la depredación imperialista de los explotadores puede, en palabras de León Trotsky, ser llevada a cabo “sólo a través de la movilización revolucionaria de las masas, es decir, ensanchando, profundizando y agudizando esos métodos revolucionarios que constituyen el contenido de la lucha de clases en ‘tiempos de paz’” (“Aprendan a pensar”, mayo de 1938).
El principal obstáculo ideológico que tenemos que vencer en el camino a la revolución es la ideología del nacionalismo burgués, que incluye un gran componente de craso antiamericanismo, identificando falsamente a las masas explotadas estadounidenses con sus explotadores y gobernantes imperialistas. Muchos supuestos “izquierdistas” celebran absurdamente los ataques contra el WTC como un “golpe” al imperialismo, y es común escuchar afirmaciones estúpidas como que “todos los estadounidenses son culpables” de la explotación en el mundo. Lo que hacen realmente es retratar la carnicería de miles de personas inocentes como “antiimperialismo”. En realidad es una expresión sedienta de sangre de la mentira de una supuesta unidad de intereses entre los obreros y sus burguesías.
El grotescamente mal llamado Grupo Internacionalista (GI), un puñado de renegados centristas que huyeron de nuestra organización a mediados de los 90 bajo las presiones del triunfalismo imperialista de la “muerte del comunismo”, es un nítido ejemplo de la seudoizquierda que se adapta a la conciencia nacionalista, disfrazándola bajo palabrería hueca supuestamente “combativa”. Recientemente, el GI de Estados Unidos criticó a nuestros camaradas de la Spartacist League por haber “vacilado” frente al belicismo patriotero ahora rampante en EE.UU. En un manifiesto de internet, fechado octubre de 2001, el GI reprende a nuestros camaradas por su supuesta “oposición a llamar por la derrota de ‘su propia’ burguesía en una guerra imperialista. Toda la palabrería acerca de la revolución socialista se reduce a nada si no estás claramente por la derrota de ‘tu propia’ burguesía en una guerra imperialista”.
En el fondo, el GI deliberadamente embrolla la cuestión de la derrota militar en una guerra particular con la derrota proletaria de la “propia” burguesía a través de la revolución socialista. Esto último es el programa que anima a cualquier partido auténticamente revolucionario tanto en tiempos de paz como de guerra. Las consignas utilizadas para proceder hacia ese fin —para dirigir a las masas trabajadoras de su actual nivel de conciencia a la toma del poder estatal— son, sin embargo, necesariamente coyunturales. De ese modo, después de regresar a Rusia tras el derrocamiento del zar a principios de 1917, Lenin tuvo que luchar contra aquellos en el Partido Bolchevique que querían darle apoyo al Gobierno Provisional burgués. Habiendo ganado esta batalla, entonces tuvo que advertir a los elementos proletarios de izquierda que querían llamar de inmediato por el derrocamiento del Gobierno Provisional. El 5 de mayo de 1917, el Comité Central aprobó la siguiente moción escrita por Lenin: “La consigna ‘¡Abajo con el Gobierno Provisional!’ es incorrecta en el momento actual, porque en ausencia de una sólida (es decir, consciente de clase y organizada) mayoría del pueblo del lado del proletariado revolucionario, una consigna así es o una frase vacía, o, objetivamente, equivale a intentos de un carácter aventurero.”
El GI, en un esfuerzo por respaldar su palabrería vacía, ofrece el siguiente ejemplo: “La derrota francesa a manos de los luchadores por la independencia argelinos que culminó en 1962, desmoralizó a la burguesía francesa y ayudó a llevar a la revuelta obrero-estudiantil de 1968, que planteó la primera crisis potencialmente revolucionaria en Europa en años.” En realidad, la guerra colonial de ocho años en Argelia no tiene similitud alguna con lo que está sucediendo hoy en Afganistán.
Es interesante examinar nuestra posición de defensa de Afganistán contra la embestida estadounidense, comparada con una situación que era, en cierto modo, similar: la invasión de Etiopía en 1935 por parte de la Italia imperialista. Etiopía bajo el emperador Haile Selassie era una sociedad cruelmente opresiva —uno de los últimos bastiones de la esclavitud en el mundo— caracterizada por el atraso tribal, la subyugación de los pueblos minoritarios y la explotación sin freno de las masas campesinas. Los revolucionarios defendieron a Etiopía contra la Italia de Mussolini, porque esta última era una potencia imperialista, sin importar el hecho de que la forma de gobierno imperialista era fascista en vez de democrático.
Al llamar a la clase obrera a defender a Afganistán contra el imperialismo estadounidense, aplicamos el mismo principio leninista de ponerse del lado de los países atrasados contra el ataque imperialista. Eso dicho, la guerra de EE.UU. contra Afganistán es diferente en cuestiones importantes de la invasión italiana de Etiopía, que estaba dirigida a cumplir la intención de mucho tiempo por parte de Italia de colonizar ese país. EE.UU. no busca ocupar Afganistán —al menos no en este punto— aunque ahora que están en Asia Central los imperialistas van a arrebatar lo que puedan. Al atacar Afganistán, los EE.UU. buscan venganza por un insulto a su poder imperial.
Eso no siempre es fácil, incluso para la potencia imperialista más poderosa. En el siglo XIX, cuando Gran Bretaña era el principal estado imperialista en el mundo, su embajador a Bolivia desdeñosamente rechazó una copa de cerveza boliviana. Los representantes de gobierno bolivianos se ofendieron tanto por su actitud que lo arrastraron por las calles de La Paz amarrado a la espalda de un burro y después lo obligaron a beber un barril entero de la cerveza. Enfurecida por este acto de lesa majestad, la Reina Victoria insistió en que la Marina Real bombardeara Bolivia en represalia. Cuando uno de sus asesores finalmente reunió el coraje para informarle que Bolivia no tenía salida al mar, la reina exigió un mapa y, sumergiendo su pluma en el tintero, marcó una gruesa X a lo largo del país, declarando “¡Bolivia no existe!”.
Independientemente de la analogía espuria del GI con las guerras coloniales, parece improbable actualmente que EE.UU. inicie una invasión terrestre significativa de Afganistán. De hecho, sus esfuerzos pioneros en este sentido, el ataque por parte de un comando en octubre, dio resultados que deben haber inducido pesadillas de la humillante derrota estadounidense en Vietnam entre la oficialía del Pentágono. El Independent de Londres (30 de octubre) reportó: “El ataque fue puramente cosmético para beneficio de los medios y el público, sobre un blanco que, según había asegurado inteligencia, estaría pobremente defendido.”
La variante más probable de Washington en este momento es el bombardeo incesante, continuo y sin propósito, al cual el Talibán no tiene respuesta militar posible. De nuevo,al éste no era el caso en la guerra entre Italia y Etiopía en 1935. Italia era una potencia imperialista de segundo nivel dividida por agudas contradicciones de clase y restringida en sus intenciones por sus rivales imperialistas más grandes. Aunque al fin y al cabo Italia obtuvo la victoria después de una guerra terrestre de siete meses de duración, no era irracional para el entonces trotskista Socialist Workers Party de EE.UU. prever una posible victoria militar por parte de Etiopía:
“Se puede decir sin exageración que una derrota de Italia y una revolución en la península apenina puede tener resultados inesperados. Todo el sistema europeo de alianzas y estados se vendría abajo. El proletariado en Alemania, Austria, España, en los Balcanes, y sin ninguna menor importancia en Francia, recibiría un enorme impulso; la cara de Europa se vería alterada. Eso recae en los intereses de clase directos del proletariado internacional. Pero aún más. Una derrota de Italia en África, una victoria de Etiopía, podría asestar un grandioso golpe a los bandidos imperialistas en África.”
—“Cuestiones sobre la Guerra Ítalo-Etiope”, New International (octubre de 1935)
Ninguno de estos factores restringe actualmente a EE.UU., aunque, seguramente, la guerra exacerbará las tensiones entre las potencias imperialistas, y su precio en la miseria en EE.UU. mismo podría despertar la combatividad de clase en el proletariado estadounidense. Es por eso que el llamado por la derrota militar de EE.UU. es, en este momento, puro e ilusorio aire caliente y fraseología “revolucionaria” —y que se deriva de renunciar a la movilización del proletariado de EE.UU. con el propósito de la conquista del poder estatal—.
A diferencia de la fraudulenta “internacional” del GI, el GEM combate sin cuartel al venenoso nacionalismo burgués que mantiene al proletariado encadenado a sus explotadores y separado de su aliado potencial más poderoso en el norte, el proletariado estadounidense, como parte estratégica de nuestra lucha por la revolución proletaria en este país. Mientras que el GI se pinta como muy revolucionario en el éter del ciberespacio, nosotros de hecho luchamos por una perspectiva internacionalista, revolucionaria y proletaria sobre la tierra. Después de semanas de simplemente distribuir la declaración que su “sección” estadounidense produjo tras los ataques al WTC sin una palabra sobre la burguesía mexicana, un vocero del GI mexicano asistió a un foro espartaquista en la Ciudad de México el 6 de octubre para acusarnos estúpidamente de “socialpatriotas” proimperialistas, sin mencionar siquiera al principal enemigo que los obreros mexicanos enfrentan: su “propia” burguesía. Y cuando el GI mexicano finalmente publicó un suplemento propio, ¡aún no dice ni media pa-labra contra el burdo antiamericanismo que permea las protestas en México! Es muy fácil para cualquier nacionalista tercermundista señalar los crímenes de los imperialistas, pero es en la actitud hacia su “propia” burguesía que se conoce al verdadero revolucionario. El GI se rehusa a combatir las expresiones concretas del atraso nacionalista en la conciencia de los obreros y estudiantes izquierdistas en México porque ve en ello algo inherentemente “progresista”. De hecho, el GI “denuncia” al GEM como “idealista” por combatir al nacionalismo burgués como el principal obstáculo ideológico en el camino a la revolución obrera en México.
http://www.icl-fi.org/espanol/oldsite/Afghan17.htm
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.01.10 16:46 felipustero De fuera vendrán y a nuestras mujeres violarán: racismo y xenofobia disfrazados de feminismo

La jugada, en este caso, consiste en hacerle un lavado de cara feminista a políticas represivas de corte fascista y racista: alimentar la xenofobia para defender a “nuestras mujeres”, de pronto amenazadas por esa masa de machos violentos que vienen de más allá de nuestras paradisíacas fronteras (Brigitte Vasallo)
Los medios de comunicación se han volcado en informar sobre una “ola” de violaciones en Colonia, Alemania. ¿Qué tiene este caso de especial? ¿Alzamos ya las copas para celebrar que ¡por fin! los medios dan la importancia que merece a las agresiones en entornos de fiesta? ¿Que por fin la violencia sexual es una cuestión de Estado? ¿O estamos ante un caso típico de ‘purplewashing’, donde las luchas de las mujeres se utilizan para criminalizar a segmentos de la población y aplicar políticas racistas?
La noticia de mil de hombres organizados para robar y violar a mujeres en Colonia durante la celebración de la Nochevieja ha saltado los periódicos. Mil hombres que, a medida que transcurren las horas, van tomando forma de “árabes o norteafricanos” y cuyo fantasma ha ido azuzando el racismo y la xenofobia de la población blanca, ahora bajo una “nueva dimensión de la delincuencia”, como han titulado algunos medios. La noticia ha tenido una inusitada repercusión en los espacios de comunicación convencionales, siempre reacios a nombrar como tal la violencia de género. “Indignación en Alemania por la ola de agresiones a mujeres en Nochevieja”, titulaba El País, o “Conmoción en Colonia por la ola de agresiones sexuales en Nochevieja”, en El Mundo, por citar algunos.
Sobre este caso hay un baile de cifras que arriesga a desviar el debate de donde realmente hace daño. No dudo que en los próximos días los mil hombres iniciales se rebajen a unos cuantos, como tampoco dudo que las 90 denuncias presentadas son completamente reales. Mil, noventa o cinco no cambia el hecho de que hubo agresiones y de que es escandaloso que se sigan produciendo. Y las hubo, sin duda alguna; para que no las haya es necesario establecer un protocolo específico y hacer un esfuerzo colectivo. Y aún así, se siguen produciendo, como bien sabe cualquiera que haya organizado eventos con mirada de género. Tampoco dudo que sigan apareciendo denuncias, cuando en este caso, por fin, se ha creado un ambiente receptivo en el sistema policial y judicial a las denuncias por tocamientos, algo generalmente impensable y que debería ser la norma.
Lo específico de este caso es que ha puesto el foco en el origen supuesto de los agresores. Norteafricanos. Extranjeros. Incluso hay medios que apuntan a que eran refugiados, así, directamente. Bajemos las copas, pues, porque el acento puesto en esa particularidad es extremadamente preocupante. Y es una trampa. Europa no se ha vuelto feminista con el Año Nuevo, sino que sigue siendo tan racista como siempre. Porque lo que tienen en común las agresiones sexuales en espacios de fiesta, todas, las que suceden en Colonia, en Cairo o en Barcelona, no es el origen o el color de los agresores, sino la construcción que les permite pensar a estos hombres que la agresión puede formar parte de su sexualidad. Los agresores no son blancos o negros, cristianos o musulmanes: son hombres construidos en la masculinidad hegemónica. Sin más. Ni menos.
Esta lectura que propongo, claro, no contará con el aplauso de la extrema derecha, de la derechona tradicional y del machismo de izquierdas, que se han vuelto feministas por un rato para denunciar la violencia que vivimos cada día las y los que somos leídos como violables (con el masculino que incluye también a hombres trans, a niños y a homosexuales). Y, sin embargo, es la lectura que nos permite plantarnos, como feministas, contra el racismo y seguir exigiendo medidas contundentes contra estas agresiones.
De la cultura de la violación, desgraciadamente, no se libra nadie. Ni los norteafricanos. Todos los hombres del mundo globalizado, desde que nacen, son alentados a violar. Todos los que crecen con el cine mainstream, los que tienen conexión a internet, los que tienen como única educación sexual los manuales de biología y el porno online más chusco. Todos los que han crecido en sociedades patriarcales donde la demostración de la masculinidad pasa por una sexualización agresiva y conquistadora. Todos son incitados a violar de una u otra manera, con violencia, por insistencia, o por cansancio, todos aprenden que un “no” es un tal vez, que tocarle el culo a una chavala en el autobús sale gratis y que si te pones caliente tienes derecho a exigir tu recompensa. Que “robar un beso”, es decir, besar a alguien en contra de su voluntad, es un acto romántico y pedir permiso es símbolo de debilidad (y le quita el morbo al asunto).
Que todos sean incitados a violar, claro, no quiere decir que todos violen. Porque los hay que resisten a toda esa mierda, los hay que se deconstruyen, y los hay que, simplemente, no quieren ser machos así. Y todos estos saben de las violencias que supone resistir a lo hegemónico. Porque lo que se premia es violar, no lo contrario.
El terror renovado que produce la idea de hordas de señores venidos de fuera dispuestos a violarnos a la primera de cambio es una trampa de la cultura de la violación, que ha logrado naturalizar que, realmente, cada vez que salimos de fiesta hay hordas de chavales programados para esperar que estemos lo bastante borrachas como para dejarnos follar sin consentimiento alguno. Que cuando denunciamos una violación se busca primero en nosotras la causa de los sucedido (que si la ropa que llevamos, que si nos habíamos drogado, que si habíamos tonteado con el violador). Generar el terror en los otros hace que pensemos que esa amenaza no existe más allá de los otros. Que no vivimos en esa amenaza constantemente.
Si la caverna se ha encabritado esta vez, es porque son otros los que nos violan. Y a nosotras solo tienen derecho a violarnos nuestros hombres. La cultura de la violación está en plena salud, y cualquier intento de denunciarla genera una enorme violencia. Así, mil hombres agrediendo a mujeres en una noche de fiesta no es una nueva dimensión de la delincuencia: es la misma dimensión de siempre.
La jugada, en este caso, se llama purplewashing: hacerle un lavado de cara feminista a políticas represivas de corte fascista y racista. Alimentar la xenofobia para defender a “nuestras mujeres” a “nuestros homosexuales”, “a nuestras personas trans”, de pronto amenazadas por esa masa de machos violentos y LGTBI-fóbicos que vienen de más allá de nuestras paradisíacas fronteras. Cuando hace apenas una semana del asesinato de Alan por parte de compañeros y compañeras acosadoras de un instituto de Barcelona con el beneplácito de todo el entorno silencioso, no podemos permitir que se use nuestro nombre en vano. No son ellos: somos todos.
El racismo y la xenofobia que quiere encender la caverna apunta y criminaliza a toda una franja de población, también mujeres, hombres homosexuales, personas trans y de hombres que reniegan de esas construcciones hegemónicas, un sinfín de identidades que son nuestras aliadas, y que sufren en su día a día la violencia de la masculinidad guerrera, de la masculinidad violenta, del macho conquistador. Desviar la atención de las agresiones sexuales hacia el color, el origen, la clase o la religión del agresor solo hace obviar la cruda realidad: que las agresiones sexuales son sistémicas, y es el sistema el que hay que cambiar. Por entero. Y eso a la caverna ya no le hace tanta gracia.
Tan inútil será el feminismo que no atienda a opresión de raza, como una lucha antirracista que no atienda al género. Precisamente porque se está utilizando el género para alimentar el racismo, y el racismo para alimentar el machismo más casposo. Porque son parte del mismo desastre, necesitamos alianzas urgentes para parar esto con todos los brazos, todos los gritos y todos los cuerpos posibles. Para que denunciar las violaciones no se utilice para construir racismo, para que podamos denunciar siempre, para que siempre salga en los periódicos, para que siempre los alcaldes y las alcaldesas tomen medidas de urgencia. Para que esas medidas apunten a donde tienen que apuntar: ni la clase, ni la raza, ni el origen. Sino a la construcción de la masculinidad guerrera, conquistadora y violadora.
Brigitte Vasallo
http://elventano.es/2016/01/de-fuera-vendran-y-a-nuestras-mujeres-violaran-racismo-y-xenofobia-disfrazados-de-feminismo.html
submitted by felipustero to podemos [link] [comments]


THE HOLLIES - LA MUJER DE NEGRO - SUBTITULADA AL ESPAÑOL ... LA CHICA DE NEGRO ESTA WOW Bailazo Con ARKANGEL MUSICAL ... CHULISIMA Mujer De NEGRO Te ENCANTARA Como Baila Esta ... 20 Mujeres De Negro-La Herencia De Tierra Caliente Sexo mas caliente rica mujer - YouTube 20 Mujeres de Negro - Tierra Caliente Musical LA MUJER DE NEGRO Esta Hermosa  Que Bailazo En La Expo ... 20 mujeres de negro - Los Huaches

Camiseta de la marca Michael Kors de color Negro para mujer

  1. THE HOLLIES - LA MUJER DE NEGRO - SUBTITULADA AL ESPAÑOL ...
  2. LA CHICA DE NEGRO ESTA WOW Bailazo Con ARKANGEL MUSICAL ...
  3. CHULISIMA Mujer De NEGRO Te ENCANTARA Como Baila Esta ...
  4. 20 Mujeres De Negro-La Herencia De Tierra Caliente
  5. Sexo mas caliente rica mujer - YouTube
  6. 20 Mujeres de Negro - Tierra Caliente Musical
  7. LA MUJER DE NEGRO Esta Hermosa Que Bailazo En La Expo ...
  8. 20 mujeres de negro - Los Huaches

Bienvenidos a mi canal gente bonita...📹🎞 Aqui les dejo este bailazo con Arkangel Musical en la Expo Feria Altamirano 2019... Suscríbete para más videos así &... Los huaches de tierra caliente en vivo en una FP con la raza de guayameo guerrero. La Sangre De Tierra Caliente ' 20 Mujeres de Negro' - Duration: 4:01. Rosendo Vega 7,395 views. ... Veinte Mujeres de Negro - Grupo Impacto de Tierra Caliente - Duration: 3:42. 20 Mujeres De Negro-La Herencia De Tierra Caliente ladymorenita5. Loading... Unsubscribe from ladymorenita5? ... 20 Mujeres De Negro - Voces Salvadoreñas - Duration: 13:23. Clásica rola de los 70´s, conocida como 'La Mujer de Vestido Negro', 'Mujer de Negro' o 'Vampiresa de Negro'. Xxx Hola amigos aquí les dejamos este nuevo video de esta chica de vestido negro que esta increíble esperemos sea de su agrado y se sigan suscribiendo a este can... Bienvenidos Sean A Su canal #RANGELOCUS No Olviden Darle Like, Comentar, Suscribirse Al Canal Y Compartirlo :D Activen La Campanita De Notificaciones, Par qu...